Navega con seguridad desde cualquier parte del mundo

Uno de los muchos beneficios de la globalización es la posibilidad de mantenerse en contacto, vía Skype, Gmail o Blogspot entre otros, con amigos o familiares que pueden estar a miles de kilómetros de distancia de nosotros, incluso en otro continente. Los cibercafés, Internet cafés o ciberlocutorios, se pueden encontrar en las montañas más frías y altas (vía satélite, por ejemplo, en los Annapurna nepalíes), en las playas más cálidas (como en la, hasta hace poco tiempo, salvaje y tranquila Koh Li Pe, al suroeste de Tailandia) y en mitad de la jungla (como en Taman Negara, en Malasia). Entre esos extremos, han crecido como setas los locales dedicados a satisfacer la creciente necesidad del viajero moderno de contar lo bien que se lo está pasando uno, y lo aislado que está de todo el mundo. O casi.

Aunque a veces un solo ordenador baste para que en la puerta de un establecimiento se cuelgue el cartel de “Internet”, y comparemos unos sitios con otros en función de su precio y la rapidez de la conexión, suele pasar desapercibido el factor más importante: la seguridad.

En un mundo lleno de contraseñas, PINs y claves, los cibercafés pueden ser lugares peligrosos. El trotamundos usa el acceso a Internet para acceder a su cuenta de correo electrónico, subir fotos y textos a su blog, comprar billetes de avión, reservar habitaciones y comprobar cuentas bancarias. Esa información es vulnerable y es muy grande la posibilidad de que alguien intente acceder a ella. Para evitarlo, aquí van ocho simples y fáciles consejos que os ayudaran a protegeros:

escaparate cibercafé1 Usa Firefox Portátil (Portable Firefox)

El primer paso para asegurar tu conexión a Internet es asegurar tu navegador. La mejor manera es instalar Firexox Portátil en una memoria externa USB (esos pequeños aparatitos, ya con varios Gb de capacidad, que se conectan al puerto USB y permiten llevar de un ordenador a otro, fotos, vídeos, textos, etc.).

Cuando te sientes en el ordenador, conecta la memoria al puerto USB y lanza tu propia versión del navegador desde allí.

2 Conéctate con seguridad

Una vez que tienes tu propia versión de Firefox en marcha en el ordenador del ciber café, es el momento de conectarse a Internet. Para asegurar tu seguridad en línea, es imperativo que uses una conexión segura cuando accedas a sitios sensibles, como a los datos de tu cuenta corriente.

En la mayoría de los casos, cuando Firefox establece una conexión segura, un candado cerrado aparece a la derecha de la barra de direcciones. Si no ves este icono, intenta teclear de nuevo la dirección usando “https” en lugar de “http”. En este caso, “s” significa que estás usando una conexión especial, segura y encriptada, a la página web.

Lee también:  Carga tu portátil de viaje con un maletín solar

Si siempre olvidas añadir al “s”, intenta añadir a “Favoritos” el sitio “https” y usa ese enlace en lugar de teclear la dirección. Si usas una memoria USB con tu propio navegador Firefox, tus favoritos estarán disponibles en cualquier sitio al que vayas.

3 Confunde a los keyloggers

Una vez que has establecido una conexión segura, es tiempo de logarse. Gracias al uso de “https” es significativamente más difícil, sino imposible, que gente que esté “controlando” la conexión desde otro ordenador, pueda robar tus datos.

Dicho eso, la conexión segura no evita que un programa instalado subrepticiamente en el ordenador que usas, pueda grabar todo lo que tecleas. Estos programas, llamados “keyloggers”, son especialmente peligrosos cuando se teclean nombres, contraseñas, y números de tarjeta o pasaporte. Afortunadamente, hay algunas cosas que se pueden hacer.

Primero, al usar direcciones almacenadas en tu navegador Firefox portátil para conectarte a sitios sensibles, en lugar de teclear manualmente la dirección, se elimina el método común que los keyloggers usan para organizar los datos. Esto hace mucho más difícil asignar, por ejemplo, una contraseña a un determinado email.

Un truco sencillo que engañará a la mayoría de los keyloggers es esconder tu contraseña en un mar de caracteres sin sentido. Para hacer esto, haz clic en la casilla de la contraseña y teclea el primer carácter de la misma. Después haz clic en cualquier otro sitio de la página, y así se deselecciona la casilla de la contraseña, y teclea algunos caracteres aleatorios antes de volver a la casilla de la contraseña e introducir el segundo carácter. Repite este proceso para cada carácter de tu contraseña.

Este truco funciona porque la mayoría de los programas no pueden distinguir el teclear aleatoriamente de teclear en un campo específico de la pantalla.

4 Cambia tus contraseñas

Cambiar tus contraseñas con regularidad es algo que debería hacerse siempre, pero en este caso es aún más importante. En función del tiempo que estés viajando, los días que pasen entre tus conexiones y las veces que accedas a sitios sensibles, planea una rutina de cambio de las mismas. Y ten en cuenta donde te vas a encontrar en cada momento, por si tienes que resolver telefónicamente un problema: llamar por teléfono a tu banco para denunciar un fraude en tu tarjeta es infinitamente más fácil en Bangkok o Wellington que en Rangún o Xi´ian.

Lee también:  Móviles a bordo de aviones: autorizado el uso de aparatos electrónicos

Respecto a las nuevas contraseñas, que no se parezcan a las anteriores y que incluyan dígitos y letras aleatorios para reforzar su seguridad.

5 Comprueba la seguridad del ordenador

Los propios, y generalmente honrados, propietarios de los cibercafés son los primeros interesados en que los turistas no tengan problemas de seguridad. En bastantes sitios te encontrarás que al cerrarse tu sesión, un programa borra todos los datos de la misma, teóricamente eso incluye el historial y las cookies.

Así mismo, todos tienen instalado algún antivirus gratuito, generalmente correctamente actualizado, y que en la mayoría de los casos coincide con el que tú puedes tener en tu casa, el AVG (de la checa Grisoft) o el germano Avira.

pizarra internet6 Cifra tus datos

Ya se que parece algo sacado de una película de espías, con sus mensajes en clave y los ordenadores, o los cerebros de algunos, intentando descifrar la clave, pero no hay que pertenecer al CNI para poder hacerlo de una manera fácil, sencilla y, sobre todo, efectiva.

Ten en cuenta que, sin importar lo bien que hayas planeado tu viaje, te puedes ver en la tesitura de tener que enviar información privada y sensible a un amigo de confianza o familiar. Si te encuentras en una situación en la que debes enviar por email el número de pasaporte, DNI, los datos de tus tarjetas de crédito o el PIN de los mismos, es una muy buena idea usar un correo electrónico encriptado.

Encriptar un email codifica tu mensaje de tal manera que sea indescifrable. Cuando se hace eso, se genera una “llave” electrónica especial (una clave) que puede ser usada para abrir el mensaje codificado. La forma más sencilla de enviar email cifrado es con Gmail Encryption un script que es, obviamente, específico del servicio de correo gratuito de Google.

Si no usas Gmail y te aferras a Hotmail, Yahoo mail u otro servicio, un add on de Firefox llamado Encrypt this! codificará cualquier texto en tu navegador.

7 Que no te pesquen con el Phishing

El phishing es un tipo de estafa que se basa en emails y páginas web que imitan casi a la perfección la apariencia de los auténticos. El caso más conocido sería el del email que parece que viene de tu Banco, en el que te solicita que, por motivos de mantenimiento de su base de datos, actualizaciones de los servidores u otra razón técnica similar o promoción comercial, accedas a una página web en la que has de introducir tu número de cuenta, tu contraseña para banca on line o el número, fecha de caducidad y PIN de tu tarjeta de crédito.

Lee también:  Google City Tours: nueva aplicación para personalizar itinerarios de viaje

Si cometes el error de hacerlo, cuando introduces tu información en el sitio fraudulento, se envía a una tercera parte que, por descontado, no le dará buen uso a la misma.

Firefox también viene con alguna protección integrada. Para activarla, vete a la opción “Herramientas” y, en la pestaña “Seguridad”, marca la casilla que pone “Avisarme si la página que visito es sospechosa” y selecciona la opción “comprobar con Google”.

Examinar con cuidado la dirección de las páginas web que visitas, o usar las que tengáis guardadas en la carpeta “Favoritos” de vuestro Firefox Portátil, es la mejor defensa contra este tipo de timos. Recordad que todos los bancos, serios, han incorporado en los emails que os mandan ese aviso de que “Nunca le solicitaremos por correo electrónico sus claves de seguridad”.

8 Cierra tu sesión antes de levantarte

Viajando por otros países, no os podéis imaginar la cantidad de veces que me he sentado delante de un ordenador y, antes de que pudiera mirar mi correo, se me abría una ventanita del Messenger…que el usuario anterior no se había molestado en desconectar. Y lo mismo me ha ocurrido con Gmail, Facebook o Skype.

Antes de levantaros, aseguraos de que habéis cerrado cualesquiera aplicaciones o webs en las que hayáis iniciado sesión.

Además, usando Firefox, habituaos a ir a “Herramientas” y seleccionar “Borrar datos privados” cuando terminéis de navegar.

Con un poco de preparación y cuidado podemos navegar sin problemas. Tomando precauciones, te puedes preocupar menos por tu tiempo conectado a Internet y concentrarte en disfrutar de tu viaje.

Como se que más de uno se ha echado las manos a la cabeza (“¡Exagerado!” me parece oír por ahí), si no seguís los ocho puntos que aquí os he dejado, me conformaría con que al menos os quedaran claros, y formaran parte de vuestra rutina, cinco o seis de ellos.

Millones de personas se conectan a Internet a diario sin ser objeto de ningún timo, pero hay una minoría de gente a la que se estafa ¿a que grupo quieres pertenecer tú?

Via, Brave New Traveler

Fotos, avistu

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo