Museo de las Relaciones Rotas

Casi todo ser humano llega a vivir en sus carnes, una o varias veces a lo largo de su vida, el daño que causa ese arma de doble filo que es el amor. Un jóven croata – que acababa de pasar por una ruptura de pareja- se dio cuenta de lo difícil que es superar la fase depresiva de la post-ruptura cuando te obcecas en conservar las cosas que te recuerdan a la relación fracasada. Que si la primera carta; que si el posavasos del bar donde nos dimos el primer beso; que si su primer regalo de cumpleaños…

Pensando en éso tuvo la idea de que en lugar de tirar todos esos objetos a la basura, ¿por qué no utilizarlos de forma creativa?. Donándolos a su Museo de las relaciones rotas, la persona donante deja de sentirse vinculada al sentimiento que se encuentra detrás de ese objeto y deja que su historia de amor vague por distintos rincones del Mundo cuando llega a los ojos de los visitantes del museo.

Y es que todos los objetos que se exponen vienen acompañados de la historia de amor que les hizo acabar en esas vitrinas. Se pueden encontrar desde trajes de novia hasta aceites de masaje , pasando por las clásicas cartas de amor. Sin embargo, también se encuentran objetos e historias curiosas como una moto Vespa y una pierna artifical donada por un veterano de guerra que se enamoró de la enfermera que le cuidaba.

La cosa empezó como algo entre amigos pero se ha convertido en un gran evento que ahora incluso se encuentra de gira por diferentes ciudades de todo el Mundo como Berlín, Singapur o Estocolmo. Si no te convienen las fechas o lugares de esta gira – disponibles en su website – siempre puedes ir a verlos a Zagreb, su base.

Lee también:  Visita a la cueva de Altamira: conversaciones sensoriales con nuestros antepasados

Desde luego algo fuera de lo convencional en cuanto a museos se refiere y que sería curioso ver. Además, seguro que en muchos casos alivia el maltrecho corazón de algunas personas que se consuelan al ver que no son los únicos que han sufrido un desengaño amoroso. Si ya lo dice el refranero: mal de muchos, consuelo de tontos. Y con el amor, nos ponemos muy tontos.

Vía, bbc

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo