Muere Edmund Hillary: El hombre que conquistó el Everest

Google +TwitterFacebook

Edmund Hillary Hoy nos hemos levantado con la noticia de la muerte de Edmund Hillary, el famoso escalador que por primera vez puso sus pies en la cima del mundo allá en el año 1953. Iba de la mano del sherpa Tenzing Norgay y desde entonces convirtieron el sagrado pico del Everest en el símbolo del desafío, la conquista y el poder de superación del hombre por excelencia.

Hillary a su vez siguió escalando picos en el Himalaya y creó una fundación para la ayuda de las condiciones del pueblo nepalí con hospitales, escuelas, etc.

Ha traído cosas buenas y otras no tan buenas. La popularización del Everest y el dinero que las administraciones -tanto chinas como nepalíes- reciben de los permisos han convertido uno de los lugares mágicos de la tierra en un estercolero de bombonas de oxígeno y un concurrido sendero que en ciertas zonas parece el mismisimo paseo de Gracia.

Reserva tu viaje al mejor precio:

Se trata del triunfo de las masas que vino tras la consecución del hito histórico de Edmund Hillary y Tenzing Norgay. Por supuesto, no iré a culpabilizarlos a ellos por realizar semejante logro histórico en el mundo del alpinismo, sino más bien a la naturaleza humana que ha conseguido cargarse otro trozito mágico del mundo.

Cuando subí al campo base del Everest hace un par de años tuve un encuentro mágico. Me encontraba a unos 4,000 metros de altura en medio de picos con vistas al Lothse y al Ama Dablam. Paré en una choza para hacer un breve descanso y tomarme un té. El sherpa que vivía allí me ofreció el té y vino a sentarse conmigo. Charlamos un rato y de golpe entró en la choza de nuevo y volvió con un album de fotos. Se trataba de fotografías en blanco y negro de dos escaladores, uno europeo y el otro sherpa. Con lágrimas en los ojos me contó orgulloso que aquél era su abuelo, el mismismo Tenzing Norgay, acompañando a Edmund, el la primera ascensión a la cima del mundo.

Lee:
El Festival O Marisquiño en Vigo (y no es gastronómico)

Edmund Hillary, ¡descansa en paz!

En Viajablog, Travesía al campo base del Everest

Puntúa este artículo

Google + Twitter Facebook
2 Comentarios
  1. Mary 11 enero 2008
  2. Roger 12 enero 2008