Mis islas favoritas en el mundo (Parte 2)

Tramore Beach, Irlanda

Tramore Beach, Irlanda

Continuo con la segunda parte de mi listado subjetivo de islas favoritas de mi mundo conocido.

Tras haber pasado por Chile, Nueva Zelanda, Tailandia y España, ahora viajamos a:

Irlanda

donegal irlanda

Acantilados en Donegal

Imposible ser imparcial con la isla que ha sido mi segunda casa en esta vida. Viví en Dublín algo más de 8 años y siempre llevaré a Irlanda y los irlandeses en mi corazón.

Aunque, a mi juicio, los irlandeses y su cultura suponen el mayor atractivo de la isla, los paisajes, tradiciones, monumentos arqueológicos y su magnífica cerveza, suman mucho al conjunto.

La isla se halla dividida, políticamente, en Irlanda del Norte y la República de Irlanda. Lo siento, pero a pesar de que también hay lugares bellos en la del Norte (como la Calzada del Gigante y el Condado de Down), me quedo con la República. La gente es más afable en el sur, teniendo un gran parecido a los latinos.

Paisajísticamente, Irlanda ha inspirado a escritores, poetas, pintores y otros artistas. Bosques milenarios, acantilados afilados, playas desiertas donde algunos locos practican el surf, valles, colinas peladas por el viento, etc. Entre ellos destacos los acantilados de Slieve League y Moher, el Parque Nacional de Connemara, el Anillo de Kerry, el Condado de Donegal, las islas de Aran y las montañas de Wicklow.

En cuanto a su legado histórico y arquitectónico, muchos son los castillos que encontrarás devorados por la vegetación; tumbas neolíticas; abadías (como la de Kylemore, en Galway) y mucho más.

La Irlanda más profunda la encontrarás en Donegal pero ciudades como Cork, Galway y Dublín harán que te lo pases en grande. Lugares cosmopolitas donde cada noche puedes disfrutar de música en directo y una buena pinta en sus cálidos pubs.

Lee también:  Småland: descubriendo la isla de Öland

Irlanda lo tiene todo. Alquila un coche y recórrela sin prisas en unas 3 semanas.

Ilha de Moçambique, Mozambique

ilha-mozambique

Cuando me preguntan cuál ha sido el país que más me ha enomarado en mis viajes, Mozambique siempre se encuentra en mi top 3.

Entré en el país, procedente de Sudáfrica, con intención de quedarme tan sólo algunos días disfrutando de la marcha de su capital, Maputo, y las playas del sur. Sin embargo, la gente me enganchó y agoté mi visado de un mes intentando empaparme del país.

Una de mis últimas paradas fue Ilha de Moçambique, el primer asentamiento europeo en África. Fueron los portugueses, a principios del siglo XVI, los que establecieron un fuerte defendido por una pequeña guarnición de soldados. Y aquí se quedaron hasta 1975, año de la independencia de Mozambique.

Durante estos 400 años largos de ocupación, Ilha de Moçambique llegó a ser capital de la colonia y sus bellos edificios y casas, hoy prácticamente en ruinas, dan fe de ello.

La isla es minúscula. En su parte sur se encuentran las chabolas y viviendas precarias de la mayoría de sus habitantes, mientras que en el centro y norte se levantan los coloridos edificios coloniales. Ilha se abastece gracias al puente que la une con la costa. Sus ingresos provienen de la pesca y el turismo, aunque en Mozambique no existe el concepto de “turismo de masas”.

Aquí pasé 5 días donde mi día a día se redujo a estar en la playa con los chavales (hay decenas de niños solos por la isla), comprar algo de pescado para comer, echar un partido de fútbol antes de sentarme en algún lugar especial a ver atardecer, y tomar unas cervezas con mi amigo Ophir por las noches.

Lee también:  Dónde salir de fiesta en Alicante

Ilha de Moçambique es un lugar que, por su sencillez y la hospitalidad de su gente, te atrapa.

Tioman, Malasia

playa-tioman

Una pequeña y solitaria playa cercana a Monkey beach en Tioman

Mientras las islas de Tailandia se llenan de mochileros con ganas de fiesta que lo arruinan todo, su vecino, Malasia, posee un buen número de ellas que se pueden visitar con menor aglomeración de gente.

En mi estancia en el país, en el 2011, pasé unos días en Tioman. Para llegar a esta isla desde Kuala Lumpur tomé un bus que me llevó a la ciudad costera de Mersing y después un ferri.

La mayoría de turistas que encontrarás en Tioman son malayos que aprovechan sus días libres para escapar de la ciudad y relajarse en las playas de la isla, dándole un aire local y auténtico.

Las mejores playas de Tioman se encuentran en el lado oeste. La isla y las aguas que la rodean fueron declaradas Reserva Natural y es que no puedes dejar de explorar el fondo marino practicando el snorkel. Os recomiendo, especialmente, que buceéis en la zona de corales que rodea al pequeño islote de Renggis, justo frente a la playa sobre las que se levanta el resort de lujo de Berjaya. Allí pude ver (yendo por mi cuenta) tiburones, tortugas gigantes, rayas moteadas, una infinidad de peces de colores y bonitas camas de coral. Todo ello a una profundidad inferior a los 5 metros.

La densa selva que ocupa la parte central de Tioman se puede atravesar en un bonito trekking que te lleva de la playa ABC, en el lado oeste, a la de Juara, en el este. Merece la pena, aunque te recomiendo hacerlo durante las primeras horas de la mañana. El calor de mediodía puede ser realmente asfixiante entre los árboles.

Lee también:  Alojamiento de lujo en Malta: Grand Hotel Excelsior de cinco estrellas en La Valletta

Tabarca, Alicante, España

tabarca

Y bueno, tenía que barrer para casa.

La isla de Tabarca es la única habitada en la Comunidad Valenciana y sus aguas forman parte de una de las primeras reservas marinas declarada en España (en 1983)

A pesar de su minúsculo tamaño, durante los meses de verano está atestada de gente que llega a bordo de embarcaciones privadas o los grandes barcos y lanchas que parten de los puertos de Alicante y Santa Pola.

Hay una playa principal y unas cuantas calas más pequeñas; un pequeño cementerio; el faro; un museo; una iglesia; el pueblo viejo; algunos hostales y hoteles; y un gran número de restaurantes en los que no te puedes perder el típico caldero de arroz.

Aunque la mayoría de visitantes ven Tabarca como el lugar perfecto para pasar el día, hay una población perenne de unos 60 habitantes y no hay nada como disfrutar de la isla cuando se han marchado los barcos llenos de domingueros.

De hecho, te recomiendo que visites Tabarca en los meses de abril, mayo u octubre. El clima en Alicante es ideal esos meses y apenas hay turistas. Quédate un par de noches y bucea bajo sus aguas, descubre sus cuevas en kayak, degusta su rica gastronomía basada en arroces, pescados y mariscos, y pasea en la tranquilidad de la noche. Sin ruidos, sin cobertura… Empapándote de la historia y leyendas de esta isla ocupada por fenicios y piratas.

Y tú, ¿qué islas nos recomiendas?

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Mis islas favoritas en el mundo (Parte 2)
1 (20%) 1 voto
,
3 Comentarios
  1. paquetes vacacionales 19 agosto 2016
  2. Dorismilda Flores-Márquez 6 septiembre 2016
  3. guiaviajes 13 septiembre 2016

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *