McDonald’s en tus viajes: La derrota anímica del viajero

nevera chinaEs una opción que utilizo en casos extremos. De viaje por países exóticos siempre tiendo a darme una vuelta por el pueblo o la ciudad en busca del lugar donde los locales son mayoría. Pocas veces hago caso de la guía. Me gusta mezclarme con la gente y descubrir cosas nuevas.

El plato va a ser una sorpresa, especialmente en lugares donde el inglés no aparece ni por asomo y a uno solamente le queda la opción de jugar a la ruleta con el menú, señalar el plato del vecino del lado o incluso meterse en la cocina, abrir la nevera y señalar lo que veas en condiciones sanas por ahí dentro y realizar un movimiento de sartén inexistente con tus manos.

A veces existen mostradores al estilo cantina donde se nos hace mucho más fácil esa labor comunicativa pero en lugares como el interior la mímica y las artes interpretativas se imponen.

Hay días, no obstante, en los que uno se siente con pocas fuerzas. Después de una buena temporada escenificando situaciones para comer alguna cosa acabas anímicamente derrotado y buscas alguna situación fácil para comer. Es en ese momento en que entro en McDonald’s mode y me meto en uno de ellos y simplemente con las palabras mágicas “Regular Big Mac menú with Coke” la comida aparece por arte de magia.

Lo curioso es que acostumbra a salirte más caro que la mayoría de platos que ofrecen en los restaurantes locales.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Lee también:  De tapas por Sevilla
Puntúa este artículo