Malta, un tesoro en el mediterráneo

Texto e imágenes: Fernando Pérez

En pleno mar mediterráneo, entre Italia y Grecia, existe un país llamado Malta (República de Malta) formado por tres pequeñas islas: Malta, Gozo y Comino. Colonia inglesa hasta 1964 y cuya historia comienza 5.000 años antes de Cristo.

Como un gran salto al pasado, o mejor dicho, a muchos momentos del pasado, Malta se encuentra entre su historia milenaria y un futuro prometedor. A cada paso, en cada rincón o cada fachada, puede esconder secretos y misterios de todos los pueblos y civilizaciones que han pasado por ella.

La gastronomía es muy rica y variada, una mezcla entre la italiana y la griega con características propias y muy peculiares como son el queso de cabra con pimienta, el guisado de conejo, unos pastelitos de rellenos de cualquier cosa… y tienen su propio vino. Es extraño que tenga su producción de vino teniendo en cuenta lo pequeño que es.

Una de las practicas más comunes en Malta es el submarinismo, donde existen un montón de empresas que te ofrecen equipamiento, cursos, guías, etc. para que puedas ver las maravillas de los fondos marinos malteses, ya no sólo naturales si no también, los restos de naufragios que han tenido lugar allí desde hace siglos.

Los dos idiomas oficiales son el maltés y el inglés, por lo que se convierte en un destino muy aconsejable para aprender este idioma o mejorarlo, tanto en la calle como en las decenas de academias que hay por toda la isla.

Tanto para realizar una escapada como para pasar más días, Malta es un destino muy recomendable en muchos sentidos.

Lee también:  Crucero por el Mediterráneo: embarcando en el M/V Zenith

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
,