Lo mejor de un viaje a Alaska

Google +TwitterFacebook

Dicen que para conocer bien Alaska es preciso escaparse de la ruta marcada para poder gozar de la naturaleza de este enorme y virgen lugar del planeta en su más pleno estado. A continuación desgranamos los mejores lugares y cosas que hacer en Alaska a través de un artículo de la revista MSNBC

Iditarod y Fur Rendezvous
¿Te imaginas un lugar donde el horizonte parece imposible de abarcar? Pues bien, eso es más o menos lo que sienten los perros de nieve al atravesar esta parte más salvaje de Alaska. Casi 24 horas de oscuridad al día, ríos helados y temperaturas capaces de congelar al desprevenido.

Isla Admiralty
Favourite Bay Lodge es el único lugar donde dormir en la isla de Admiralty. Un sitio donde existen más osos que personas. En su interior se encuentra un hotel donde poderse alojar y disfrutar de las aguas cristalinas de un lago privilegiado para pescadores. En él podréis encontrar salmones de 35 kilos y meros de hasta 135 kilos.


Servicio de Cabinas Forestales

Una de las mejores experiencias en Alaska es adentrarse en el interior de la región y dormir en cabinas. Se trata de alojamientos rústicos que acostumbran a estar únicamente conectados con barcos o avionetas. Estas cabinas se encuentran por muchos lugares del estado. Tienen un estilo básico y con prestaciones mínimas: Cuatro paredes, un techo, una especie de cama y una cocina. Si deseas escapar del mundanal ruido, sin duda, este es el lugar.

Chárters de yates
La distancia en las costas de Alaska no se miden por millas o kilómetros sino por cuánto tiempo se tarda en llegar de un sitio a otro en barco. Aprovecha los servicios de chárter para vivir una experiencia en el mar disfrutando de las vistas.

Lee:
5 lugares que te estás perdiendo en Siria

Reserva tu viaje al mejor precio:


Isla Kodiak
Un alojamiento llamado Zachar Bay es el único lugar habitable que se encuentra en la isla Kodiak. Una isla que muestra los colores verdes más intensos y en su interior se pasean los osos más grandes del mundo. Esta isla únicamente puede albergar a 22 personas en total.

Las montañas de Chugach
El restaurante Seven Glaciers goza de vistas privilegiadas a las montañas de Chugach. Además existe un resort de esquí en las inmediaciones y los colores intensos del azul de los glaciares aturdirá a más de uno.


Observatorio de osos Anan
Todos los amantes de los osos y la fotografía se van a Katmai pero para encontrar un lugar más tranquilo puedes optar por el observatorio de osos Anan, muy cercano a Wrangell en el sudeste de Alaska.

Picnic en el monte McKinley
El monte McKinley es el más alto de Norteamérica superando los 6000 metros de altura. Pero en realidad, sería la montaña más alta del mundo si contáramos únicamente el desnivel directo de la montaña. Aquí encontrarás bosques naciendo en el interior de los glaciares, rocas que ni un escultor sería capaz de imaginar. La mejor manera de disfrutar del paisae es viajando con una avioneta y sobrevolando el lugar. Se puede hacer en la localidad de Talkeetna. Por otro lado, puedes hacer como los locales, agarrar una tienda y subirte al viejo autobús de la escueta y dirigirte al parque nacional de Denali.

El glaciar de Tracy Arm
Para visitor glaciares generalmente la gente suele dirigirse a Glacier Bay. No obstante, los mismos habitantes de Alaska prefieren llegar a Tracy Arm, al sur de Juneau, ya que se trata de un lugar menos concurrido y más íntimo. Las focas disfrutan del hielo y los glaciares de rompen con rugidos como truenos. Si las mareas son las adecuadas, aprovecha para visitar la remota región de Ford’s Terror: un lugar donde uno parece adentrarse en el tiempo y tiene la sensación de encontrarse en la mismísima Prehistoria.

Lee:
Cinco países donde desconectar este verano
Puntúa este artículo
,
Google + Twitter Facebook
4 Comentarios
  1. Prognatis 21 octubre 2008
  2. gonzalo 28 enero 2010
  3. Quique 28 enero 2010
  4. lily 27 junio 2012