Las playas de Aqaba en el mar rojo de Jordania

Google +TwitterFacebook
Las tranquilas aguas del mar rojo en Aqaba

Las tranquilas aguas del Mar Rojo en Aqaba

Aqaba es el resort turístico marítimo de Jordania por excelencia. Con Israel y Egipto a tan sólo unos minutos de distancia a pie y Arabia Saudí a apenas 20 kilómetros de distancia convierten Aqaba en un cruce de caminos dando lugar a las compras, los casinos, la diversión, la noche animada y el disfrute de sus playas en las espléndidas aguas del Mar Rojo.

Muchos saudíes, israelíes y jordanos de Amman vienen a este enclave para disfrutar de sus vacaciones. Las temperaturas en diciembre se mueven por los 20 grados y la espectacular costa del Mar Rojo jordano, aunque ciertamente reducida en comparación a sus países vecinos, atrae a una considerable multitud de submarinistas de todo el mundo. Efectivamente, Egipto se lleva la fama y las masas. No obstante, las costas del sur de Aqaba se llevan la tranquilidad y no echaréis de menos la calidad y riqueza del fondo marino con un llamativo coral y multitud de especies marinas.

Jordania es un país ideal para visitar con coche alquilado. No obstante, existe una buena red de autobuses que conectan las ciudades más importantes del país. Tras mi visita a Petra me desplacé hasta Aqaba en bus público en un trayecto de unas 3 horas y disfrutando de una buena charla con mis nuevos compañeros de viaje locales.

Escena familiar en las playas de Aqaba

Escena familiar en las playas de Aqaba

La estación de autobuses de Aqaba se encuentra al norte de la ciudad a unos cinco minutos caminando hasta el centro. Tras contemplar desde la distancia los hoteles de gama alta de la ciudad encontré una habitación doble por 15 dinares en un hotel más acorde con mi presupuesto. El hotel se llamaba Almira. Era sencillo pero lo más importante es que estaba bien limpio así que no lo dudé. Se encuentra en un callejón a tocar de la bulliciosa calle Raghadán a pocos minutos andando hacia la playa.

La playa que nos encontramos justo frente al centro de Aqaba no es especialmente llamativa. Eso sí, merece la pena darse un buen paseo y echar una ojeada al paisaje humano que se divisa. La playa, como prácticamente en todo el litoral mediterráneo, es el reclamo ideal para familias y jóvenes para pasar el rato y disfrutar en compañía. Si además añadimos el aliciente que en Aqaba la temperatura apenas baja de los 20 grados durante los meses invierno, tenemos un espacio abierto y asequible para todos los públicos durante todo el año. Como en cualquier país árabe los locales llegan con sus shishas, sus cestas de comida y té, se meten al agua vestido aunque como mucho veréis que se bañan los pies. La gente no va a la playa para broncearse o darse largos chapuzones, se trata de un entorno social y veréis cómo los chavales alardean frente a las chicas y los mayores se montan unas buenas timbas de cartas tanto de día como de noche.

Lee:
Un viaje a Egipto de una semana (El Cairo y el Mar Rojo)

Buceo en el Mar Rojo de Jordania

SNORKELING-aqaba

Si quieres hacer snorkel o submarinismo lo ideal es desplazarte unos kilómetros al sur de Aqaba.

Existe toda una serie de playas con arrecifes de coral dignos de admiración. Tras el muelle y la terminal de ferries que parten a Egipto empieza lo bueno.

La playa con arrecifes que encontraréis más al norte y por tanto más cercana a Aqaba se encuentra a la altura del Aquamarina Diver Center. Un poco más al sur se levanta el centro de información turística –Visitor’s Center-. Frente a él podréis disfrutar de un maravilloso manto de coral asequible incluso para los que practican el buceo a pulmón libre.

Reserva tu viaje al mejor precio:

El litoral de Aqaba, extenso y con buenas infraestructuras

El litoral de Aqaba, extenso y con buenas infraestructuras

En el mismo centro de información turística os podéis llevar un mapa gratuito -el mismo mapa escaneado que podéis ver a continuación- con el perfil de la costa de Aqaba donde se detallan cada uno de los lugares dignos de mención.

Así que por la mañana me llevé la toalla y tomé uno de los minibuses que parten en frente del fuerte de Aqaba en dirección a las playas del sur y a la frontera con Arabia Saudí que se encuentra a apenas 20 kilómetros de distancia.

Paré en el centro de información turístico y me di cuenta que me había olvidado el bañador. Encontré una pequeña tienda y tras un corto regateo me llevé un bañador con tiburones pintados y unas gafas y tubo para bucear de alquiler por 10 dinares. Ya tenía lo necesario para explorar los arrecifes de coral del Mar Rojo jordano hasta donde mis pulmones lo permitieran.

El mar rojo en Aqaba con vistas al litoral egipcio

El mar rojo en Aqaba con vistas al litoral egipcio

Lee:
Donde comer en Dahab

Empecé submergiéndome en la costa del Gorgon I y II, disfruté de los arrecifes de coral que se encuentran a pocos metros de la costa y descubrí un montón de peces de distintos colores. Me sorprendió la variedad de especies que pude contemplar en apenas unos metros. Alguno de ellos se asemejaban a una anguila, otros tenían colores turquesa, otros violeta y un montón de bancos de pequeños peces en formación. Perseguí a un par de pulpos y también puede ver una especie de serpiente de mar de color marrón con lunares violeta.

Me subí nuevamente a la carretera e hice autostop para acercarme un poco más al sur. En esta ocasión paré en la zona de Eel Canyon, Yellowstone Reef y Blue Coral y nuevamente descubrí preciosas formaciones de coral y montones de peces revoloteando a su alrededor.

Mapa de las playas de Aqaba

Mapa de las playas de Aqaba

Las temperaturas en diciembre en el mar rojo oscilan entre los 20 y 25 grados. Ideal para un bañito y pegarse una buena siesta sin que el sol abrase.

En todo momento dejé la bolsa sobre mi toalla en la playa con mi pasaporte incluido y en ningún momento observé peligro alguno. No obstante, mientras buceaba no dejaba de mirar a la costa por si acaso, algo que haría en cualquier otra parte del mundo excepto desde la bañera de mi casa. Verdaderamente, la afluencia de gente era escasa en comparación con las famosas playas del Mar Rojo egipcio, solo corría por las playas una docena de locales y alguna pareja de turistas.

Volví a Aqaba haciendo autostop -ofrecí un par de dinares- y disfruté de una buena comilona en una de las terrazas que se encuentran en la calle Raghadán.

Disfrutando de un buen repertorio de platos jordanos

Disfrutando de un buen repertorio de platos jordanos

Por la tarde me aseguré del horario de los autobuses que parten a Wadi Rum y me regalé una buena sesión de shisha viendo un partido de fútbol donde mi querido Barça era animado por los locales en una terraza con pantalla gigante.

Lo del fútbol en este país es de miedo. Cuando les dices de dónde vienes te sacan el tema Barça – Madrid a la primera y se saben el nombre de casi todos los jugadores. Los sábados y domingos los hombres se sientan en las terrazas con pantallas gigantes y se dedican a ver fútbol todo el santo día mientras le pegan a la shisha: ¡Primero la Premier y luego la Liga! En Aqaba tienes playa durante el día y fútbol por la tarde, para algunos este binomio está muy cerca del paraíso.

Puntúa este artículo
,
Google + Twitter Facebook
5 Comentarios
  1. Maria 9 julio 2015
  2. Avistu 9 julio 2015
  3. Mara 18 septiembre 2016
  4. Mara 18 septiembre 2016
  5. Quique Cardona 19 septiembre 2016

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *