La victoria de Obama y el futuro del pin canadiense


Viajando por Asia, Europa o África conocí a unos cuantos estadounidenses fingiendo ser ciudadanos de Canadá con un pin de la bandera con la hoja de arce colgando de la mochila. Una vez tuve una charla con un mochilero excusándose al pretender ser del país vecino para evitar así indeseadas discusiones políticas en su viaje.

Hay que tener en cuenta que los mochileros acostumbran a ser jóvenes de clase media cuyas ideas probablemente van más enfocadas al lado demócrata.

Los ocho años y especialmente la reelección del presidente Bush han dañado la imagen pública de los norteamericanos según una buena parte de la comunidad internacional.

Tras la victoria de Obama, muchos contemplan la posibilidad que el cambio reparará en la reputación de sus ciudadanos especialmente en lugares críticos con la política exterior de los Estados Unidos hasta ahora como en Europa.

Parece que una renovada ilusión entre los jóvenes mochileros a su patria pueda hacerles quitar la dichosa banderita canadiense de sus mochilas y viajar por el mundo sin necesidad de esconder su procedencia.

¿Acabará Obama con la venta de pins canadienses en Estados Unidos?

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo