La Tierra Purpúrea: literatura de viaje

Google +TwitterFacebook

Tierra_PurpureaHay libros que llegan a tus manos casi por casualidad y que ni siquiera estás muy interesado en leer porque no lo elegiste tú.

Un día, en un trayecto en bus de casi 30 horas de duración entre Buenos Aires y Florianópolis, sin embargo, decides darle una oportunidad ante las otras alternativas que te ofrece el viaje como entrenimiento: una película del Superagente 86 -el auténtico, un remake malísimo que se llamaba Get Smart Again– una de Van Damme o la oscuridad total a través de la ventanilla.

Escogí el libro y, leerlo, me ayudó a mantener la cordura en ese largo viaje pero además me enganchó de una manera inesperada y lo acabé hace tan sólo un par de días, mientras leía tumbado en la playa de la ciudad de Montevideo, capital de la República Oriental del Uruguay que es el país sobre el que trata la novela.

Reserva tu viaje al mejor precio:

W.H. Hudson escribió un relato ambientado en el Uruguay salvaje de la mitad del siglo XIX -el vivió aquella época- contando una historia mezcla de sus propias vivencias y su imaginación donde un personaje de origen inglés recorre las tierras de Uruguay enfrascado en sus prejuicios propios de personas venidas del industrializado, clasista y superdesarrollado Reino Unido, en un tiempo en que Uruguay es un caos total con derramamiento de sangre por doquier y dos partidos -Blancos y Colorados, que existen aún a día de hoy- luchando por el poder mediante las armas.

El protagonista va conociendo una amplia variedad de personajes mientras busca un trabajo con el que ganarse la vida tras huir de Buenos Aires con la hija menor de un hombre poderoso. En la novela encontré aventuras, amor, pasión, naturaleza, muchas risas por las elocuentes frases y dichos de los gauchos uruguayos, batallas y sobre todo aprendí bastante sobre el país en el que me encontraba y asentí mientras leía afirmaciones del autor que compartía enormemente.

Lee:
Desde la Costa de la Muerte: un libro de viajes

El personaje de Hudson – o Hudson mismo, porque es en parte autobiográfico- termina sus andanzas por la Tierra Purpúrea – le da ese nombre por la cantidad de sangre derramada en el país- con una mentalidad totalmente diferente a la que tenía cuando comenzó. Gracias a los personajes con los que corre sus aventuras se da cuenta de la valía de la libertad del campo, del poder de la naturaleza, de la intensidad de los sentimientos que no se deben retraer como lo hacía la estricta sociedad anglosajona y se plantea la realidad de que la gente del Viejo Continente, que camina bajo el paraguas del progreso y de la Revolución Industrial, es mucho más seria, preocupada e infeliz que la que puebla aquellas praderas interminables barridas por la pasión de los sentimientos.

La Tierra Purpúrea es un libro que sin duda te hace reflexionar sobre muchas de sus frases, que te ayuda a conocer mejor la idiosincrasia de la Banda Oriental -como se refirieron al Uruguay por mucho tiempo al estar al este del Río de la Plata- y, lo más importante, que te incita a tomar la mochila y salir a correr aventuras por este precioso Mundo que tenemos.

Puntúa este artículo

Google + Twitter Facebook