La sala TAP Premium Lounge en el Aeropuerto de Lisboa

TAP Premium Lounge Lisboa

TAP Premium Lounge Lisboa (C) Avistu

Si estás buscando un sitio donde darte una ducha en el aeropuerto de Lisboa, el lugar adecuado es la sala Premium Lounge, la Sala VIP de TAP. Bueno, no es que sólo por las duchas merezca la pena acercarse hasta ella, también está la comida, la prensa, las televisiones y la bebida. Y los cómodos sofás. Y el ambiente tranquilo y relajado. Y el café.

El acceso a la TAP Premium Lounge, situado en la zona de salidas cerca del área de restauración, se hace a través de un pasillo cuyas paredes cambian secuencialmente de color.

Dado que no hay luz natural en la bien iluminada sala, es una experiencia curiosa que te hace pensar que estás llegando a una atracción futurista de un museo. En realidad llegas, tras ver a la derecha la puerta por la que se entra en los baños y ducha, a una recepción.

TAP Premium Lounge Lisboa

TAP Premium Lounge Lisboa (C) Avistu

TAP Premium Lounge Lisboa

TAP Premium Lounge Lisboa (C) Avistu

Allí comprobarán que efectivamente el cliente reúne cualquiera de las condiciones* que le permiten disfrutar de la sala y su equipaje será, si así lo desea, guardado en una zona de almacenaje hasta que se vaya.

También le proporcionarán, si lo solicita, una tarjeta con una contraseña para el acceso gratuito al WiFi de la sala.

A la izquierda de la recepción hay un área separada por una pequeña pantalla de cristal, con sillones y reposapies en torno a una mesa redonda. Tuve que probar si eran tan cómodos como parecían y se confirmaron mis sospechas. Me hubiera quedado un rato allí de no ser porque se me pasó por la cabeza una pregunta, ¿tendrían en la zona de comida los famosos pasteis do Belem?.

Lee también:  Un concierto improvisado en un avión en retraso
TAP Premium Lounge Lisboa

TAP Premium Lounge Lisboa (C) Avistu

TAP Premium Lounge Lisboa

TAP Premium Lounge Lisboa (C) Avistu

Curvas, óvalos y el color blanco son los tres puntos más característicos de la sala, como podía apreciar desde el sillón y cuando me levanté de este. Justo detrás de recepción se esconde un modulo cerrado donde, fuera de la vista de los usuarios, se prepara la comida (detrás de la estética y el sabor está la mano del reputado chef Vitor Sobral, consultor gastronómico de la aerolínea lusa). Lo rodeé, dejando a mi izquierda dos zonas con sillas individuales, y llegué al área de comida y bebida.

Las bandejas, con productos que se renovaban con frecuencia, aparecían todas bien surtidas de productos de consumo frío.

En un lado de la mesa había empanadas, quiches (¡y pasteis do Belem!), pastel y croissants rellenos. Al otro, una pequeña selección de quesos y embutidos eran eclipsados por el espacio dedicado a productos delicadamente servidos en pequeñas rebanadas de pan. Salmón, gambas o pollo compartían con queso, espárragos o tomate el reducido espacio sobre las mismas.

TAP Premium Lounge Lisboa

TAP Premium Lounge Lisboa (C) Avistu

TAP Premium Lounge Lisboa

TAP Premium Lounge Lisboa (C) Avistu

“Tienes tiempo hasta tu vuelo” me dije, “así que no cargues la bandeja como si fuera el buffet del desayuno de un hotel”.

Con aire confiado, como si pasara por salas VIP cada vez que piso un aeropuerto, esquivé la mesa para madrugadores (con cereales), la de sibaritas (con botellas de champán), y me acerqué a lo que ocupaba toda la pared exterior de la zona de cocina: la destinada a las bebidas.

Nada de refrescos, me fui al armario donde estaban los vinos blancos, a 6,9º según marcaba el termómetro en una pantalla, y me serví una copa de un D.O.C. Alentejo. Como un señor.

TAP Premium Lounge Lisboa

TAP Premium Lounge Lisboa (C) Avistu

TAP Premium Lounge Lisboa

TAP Premium Lounge Lisboa (C) Avistu

Me quedaba por explorar aún la mitad de los 500 metros cuadrados de la TAP Premium Lounge (bastante nueva, pues fue inaugurada en Diciembre de 2008) así que rodee recepción, por el lado contrario al que vine, y pasé la zona de periódicos y revistas. Allí, antes del pasillo, unas cortas escaleras dan acceso a una zona diáfana (excepto por, a la derecha, un área con ordenadores e impresora).

Lee también:  Smintair: una aerolínea para la clase business fumadora

A la izquierda según se suben las escaleras hay mesas, sillas y taburetes, y en el techo sobre ellos, varios proyectores se encargan de que aparezcan las imágenes de distintos canales de televisión en la pared.

No hay ruidos. Quien quiera prestarles atención puede hacerlo usando los correspondientes auriculares para no molestar al resto de viajeros.

TAP Premium Lounge Lisboa

TAP Premium Lounge Lisboa (C) Avistu

TAP Premium Lounge Lisboa

TAP Premium Lounge Lisboa (C) Avistu

TAP Premium Lounge Lisboa

TAP Premium Lounge Lisboa (C) Avistu

Como la televisión no es lo mío – aunque siempre presto atención a las noticias – me fui a la zona de butacas de piel y me dejé hundir en una de ellas, no sin antes conectar mi portátil al enchufe de la mesa adyacente y, dejando sobre la misma el plato, llevarme a la boca la primera de las tapas que me comería esa mañana.

Y, mientras me ponía cómodo, no pude evitar que se me pasara por la cabeza un pensamiento completamente opuesto al que tuve días antes, cuando volé de Madrid a Estoril, el comprensible “No me importaría que mi vuelo se retrasara un par de horas”.



*Ser cliente de tap|executive, Victoria Gold Winner, miembro de tap|corporate (viajando en un vuelo operado por TAP), titular de tarjeta TAP Platinum American Express (viajando en un vuelo operado por TAP), miembro Gold de la Star Alliance (viajando dentro de la red) o ser cliente en clase business de Star Alliance

Agradecemos a TAP Portugal las facilidades ofrecidas para la realización de este artículo

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
, ,
3 Comentarios
  1. Pigafe 14 marzo 2013
  2. Avistu 14 marzo 2013
  3. Pigafe 14 marzo 2013