La leyenda de la rana y el escorpión

Un día precioso de verano como el que Dublín nos regala hoy a todos los que la habitamos, había un escorpión merodeando por los jardines, las montañas, los cerros, las cumbres, las praderas.
De repente se encontró con un río en su camino y decidió que quería cruzarlo, pero había un problema, el escorpión no sabía nadar.
Por allí apareció una rana, simpática, alegre y saltarina. El escorpión se le acercó y le preguntó: “hola simpática rana, ¿te importaría que me subiera a tu espalda para cruzar el río y así poder llegar a la otra orilla?“. La rana lo miró atentamente y contestó: “De buen placer lo haría querido escorpión, pero si lo hiciera me clavarías tu aguijón y moriría“. El escorpión replicó sinceramente: ” querida rana, te prometo que tan sólo quiero cruzar el río y que no tengo ninguna intención de matarte con mi veneno. Además, si lo hiciera, los dos moriríamos ahogados“.
La rana decidió creerle y se acercó para que el escorpión se subiera a sus lomos. Encontrándose los dos en el agua, ya a mitad del trayecto, el escorpión levanto su cola y le clavó el aguijón a la rana. Esta, moribunda y poco antes de morir ahogada le preguntó al escorpión: “escorpión, ¿por qué los has hecho? ahora moriremos los dos ahogados“, a lo que el escorpión contestó: “lo siento querida rana, forma parte de mi naturaleza“.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

La leyenda de la rana y el escorpión
5 (100%) 1 voto
5 Comentarios
  1. melodica 10 julio 2008
  2. Anonymous 20 agosto 2008
  3. Anonymous 30 abril 2009
  4. Anonymous 6 mayo 2009
  5. scorpio 18 3 diciembre 2009