INDIA (2) Primer contacto con los rickshaws

Salimos del aeropuerto de Delhi con nuestras mochilas a la espalda y con nuestro recibo para el taxi en la mano, pagado con antelación, para que no hayan malos entendidos ni disputas por el precio.

Un joven sonriente nos abre la puerta de su rickshaw, una motocicleta con caparazón y asientos traseros que hace las veces de transporte público por toda India.

Con destreza introduce nuestros bultos entre los asientos, mientras nosotros dos intentamos colocarnos en los espacios restantes del vehiculo.

Pese a ser las doce de la noche pasadas, la calor y la sensación de humedad son asfixiantes, pero la ilusion es inmensa y hace que nos lo tomemos todo con muy buen humor.

Nos ponemos en marcha.

Una sensación excitante me recorre el cuerpo. ¡La gran aventura, por fin, ha dado comienzo!

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo