Rishikesh, la capital mundial del yoga

Google +TwitterFacebook

rishikesh yoga

Rishikesh es la ciudad en la India considerada como la capital del yoga y esa fue una de las razones por las que me decidí a visitarla. A continuación te cuento como fue mi experiencia de viaje:

Llegar hasta Rishikesh ha sido otra odisea.

Un autobús de línea nos llevó desde Kasol hasta Bhuntar. En la misma población de Bhuntar nos costó encontrar la estación de autobuses donde debíamos tomar otro dirección Haridwar.

Después de dar innumerables vueltas por el pueblo cargados con nuestras pesadas mochilas a la espalda y, tras ser redireccionados varias veces por los lugareños, llegamos a una polvorienta planicie que hacía las veces de estación de autobuses.

Finalmente nos las habíamos arreglado para llegar a Haridwar, y rápidamente -esta vez sin tantas complicaciones- encontramos la estación de autobuses donde nos esperaba un último autocar para llegar hasta Rishikesh.

Reserva tu viaje al mejor precio:

rishikesh_viaje

El vehículo ya estaba casi lleno, igual que el maletero.

El conductor, un indio con larga barba y enorme turbante, se negaba a ayudarnos a colocar las mochilas sobre el techo del autocar. Así que, un chico israelí y yo, sin dudarlo ni un instante, escalamos hasta arriba y fuimos recogiendo los lanzamientos de los bultos que otros pasajeros esperaban poder acomodar de alguna forma.

Tras una buena sudada, las mochilas estaban ya listas para emprender la marcha.

El conductor, por lo visto, además de esa barba larguísima y ese enorme turbante, tenía un especial gusto por la velocidad, así que el trayecto desde Haridwar hasta Rishikesh lo cubrimos en tiempo récord, y con algún sobresalto que otro (nunca había visto adelantar de tal manera)

En fin, que ya estamos en Rishikesh, en un Hotel bastante acojedor, con baño en la habitación (todo un lujo y una maravilla)

Mañana a las 9 de la mañana, nos espera nuestra primera clase de yoga.

Puntúa este artículo