Imagen del día: Cataratas de Iguazú

cataratas de iguazú

Cuando hoy por hoy estoy en el trabajo sentado ante la pantalla de mi ordenador y miro por la ventana y tan sólo veo los edificios del centro financiero de Dublín, me intento teletransportar -aunque sólo sea mentalmente- a aquellos lugares hermosos que he visitado durante mis viajes.

Uno de esos lugares a los que viajo regularmente es la Cataratas de Iguazú, situadas en la frontera compartida de Brasil, Argentina y Paraguay.

Me enamoré del lugar bien joven, cuando lo ví en la película de La Misión -con Robert de Niro y Jeremy Irons haciendo de monjes jesuitas- y lo he visitado un par de veces, impresionándome tanto la primera como la segunda. Es un lugar que te hipnotiza. Te puedes quedar contemplando la caída del agua por horas.

A mí, una de las cosas que siempre más me fascinó es ver con la mansedumbre que el agua del Paraná se va acercando a la caída espectacular de la Garganta del Diablo -o cualquiera de las otras- para precipitarse luego al vacío con una fuerza descomunal. Siempre pensé en saltar la valla de la plataforma y meterme de pie en el río para hacerme una foto cerca del corte de la colina. Estoy seguro de que puedes permanecer allí, a un metro o dos de la caída, sin que el agua te arrastre. Sería una foto increíble, aunque lo mismo ya no la ves tú.

Iguazú es un lugar perfecto para dejar volar tu imaginación y pensar en cómo fue todo aquello cuando el primer hombre lo descubrió en medio de toda aquella vegetación selvática, en esas tierras arrebatadas por la fuerza a los indígenas. Imagino que la selva añora esos tiempos. Y yo me siento parte de ella cuando viajo con mi pensamiento.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
6 Comentarios
  1. eBonus 11 diciembre 2009
  2. David 11 diciembre 2009
  3. grandes viajes 12 diciembre 2009
  4. xavi 27 julio 2010
  5. Quique 27 julio 2010
  6. VIAJES A ARGENTINA 5 enero 2011