Imagen del día: Los acantilados de Moher


No sé si son cuatro o cinco las veces que he visitado este mágico lugar. Viví una buena temporada por la Isla Esmeralda y cada visita que recibía significaba un nuevo viaje al oeste de Irlanda.

Cada vez que vuelvo a los acantilados de Moher es un auténtico ritual: encuentro mi sitio favorito, me echo al suelo junto al precipicio, apunto ligeramente la cabecita por el precipicio, miro hacia abajo y me quedo embobado durante un buen rato ante esta maravilla de la naturaleza.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Lee también:  En la mochila de Dina: viajando contigo
Puntúa este artículo
,
Una respuesta
  1. Alain 28 septiembre 2007