Imagen del día: "Hola, ¿está abierto?"

Google +TwitterFacebook


La primera impresión tras caminar por las calles de Lima es que uno no tiene claro si las tiendas están abiertas o cerradas. Por culpa de la habitual delincuencia este es el aspecto que presentan la mayoría de pequeños comercios a cualquier hora del día.

Farmacias, ciber cafés, lavanderías, pequeños supermercados; casi todos los comercios tienen sus rejas puestas y uno tiene que saludar y pedir las cosas con la sombra de los barrotes en su rostro. Al principio es una sensación extraña que automáticamente te activa la alarma de seguridad en tu subconsciente.

Procura además llevar cambio ya que en pocos lugares aceptan un billete superior a 20 soles por pequeñas compras. Un consejo útil es sacar dinero del cajero (siempre te dan billetes de 50 o 100) y automáticamente entrar en la sucursal del banco y pedir cambio.

Probablemente los barrotes no ayudan demasiado a aquellos turistas que no dominen el idioma. Hay que pedir los productos tras las rejas y sin el arte de ver o señalar los productos se pueden encontrar con pequeñas dificultades lingüísticas.

Reserva tu viaje al mejor precio:

Lee:
Imagen del día: Fotografías en el desierto
Puntúa este artículo
,
Google + Twitter Facebook
2 Comentarios
  1. Helènic Glauc 6 enero 2009
  2. Quique 6 enero 2009