Hasta pronto Sudamérica. Vuelvo a casa


Como decía una frase en aquella canción de que bajo la luz de la luuunnaaa yo te améeee-que no sé ahora quien la cantaba así que, que alguien me eche una mano que paso de buscar en google- “todo lo que empieza, tiene un final“. Pues sí, se acaba el viaje exactamente 6 meses y 2 semanas después de tomar aquel vuelo que me llevó de Madrid a Río de Janeiro para empezar esta aventura a la que ahora le pongo el punto y final en este internet en un barrio residencial de la ciudad de Bogotá.

Me vuelvo a casa con una mochila más ligera -han muerto, muy dignamente, varias prendas de vestir durante estos meses- en cuanto a peso físico, pero cargada hasta los topes de recuerdos, experiencias, aventuras, momentos muy buenos, buenos y no tan buenos -que también los hay, viajar no es sólo un camino de rosas-, nuevas amistades, paisajes increíbles que quedaran en mi retina para siempre, más de 50 buses de larga distancia que casi acaban con mi paciencia y han hecho que sea capaz de dormir hasta de pie en una bañera…Con la luz encendida…Y la canción del Torito Bravo sonando a todo trapo de fondo.

La ruta -que mudó como veinte veces con respecto a la inicial- acabó llevándome a conocer: Brasil, Uruguay, Argentina, Chile, Perú, Ecuador y Colombia.

He conocido a grandes personas con historias curiosas y duras-sobre todo en Colombia- y vivido unas experiencias que hacen que haya valido la pena el estar lejos de mi novia, familia y amigos durante estos largos meses. Lo de largos, de hecho es algo paradójico. Por un lado parece que fue ayer cuando embarcaba en Madrid rumbo a la aventura. Sin embargo, por otro, han pasado tantas cosas en tan poco tiempo que parece que he experimentado y vivido lo que habría hecho en varios años de vida normal.

Estas últimas semanas no pude escribir porque me acompañaba mi amigo José que vino a compartir conmigo las dos últimas semanas de mi viaje. Ha sido un gran apoyo porque las energías y ganas se empezaban a resentir. No voy a mentiros y después del quinto mes es cierto que empecé a añorar a mi gente en extremo y noté el cansancio de la ruta. Con él y el gran y maravilloso país de Colombia -número 1 de la lista, sin duda- recupere las fuerzas para afrontar el tramo final.

Con esto quiero decir, que aunque el viaje acabe aquí, me quedan muchísimos artículos en el tintero que iré publicando en semanas venideras para que sigamos viajando juntos por este maravilloso y -en parte- vírgen continente que deja a uno con unas ganas locas de volverlo a disfrutar.

Muchas gracias a todos los que me habéis seguido en la ruta y me habéis apoyado con comentarios. Espero que mi aportación os sirva para organizaros vuestros futuros viajes o al menos despierte en vosotros ese gusanillo viajero, que es la idea fundamental y principal objetivo de los cuatro locos que escribimos aquí.

En 5 horas tomaré el avión de Iberia que me llevará de Bogotá a Madrid, comeré con familia, cenaré con amigos y el lunes llegaré a mi amada terreta alicantina. Aún quedarán unas semanas para ver a mi novia que sigue en Dublín. A ella y a mi familia quiero agradecerles todo el apoyo y amor que me han demostrado durante cada día de esta aventura. Sé que ha sido difícil tenerme tan lejos y no siempre con posibilidad de comunicarnos, temiendo por mi situación en algunas ocasiones.

Vuelvo a casa sano y salvo, con más mundo, experiencias, espero que siendo mejor persona, pero sobre todo habiendo alimentado mi alma de viajero y creciendo en este vasto y maravilloso Mundo y con él.Os digo a todos: ¡¡¡venid a Sudamérica!!!, y , sobre todo, ¡¡VIAJAD!!.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
7 Comentarios
  1. Quique 24 mayo 2009
  2. Sergi 24 mayo 2009
  3. Pau 25 mayo 2009
  4. David 25 mayo 2009
  5. publicidad en internet 4 junio 2009
  6. avistu 5 junio 2009
  7. David 7 junio 2009