Hallan collares de oro de hace unos 4.000 años en un asentamiento andino

macchu pichuNo es la primera ni la segunda vez que desde Viajablog os traemos una noticia referente a descubrimientos en Perú, y estoy convencido de que no será la última, tal es la riqueza arqueológica del país andino.

Leía el otro día en El Mundo que, en el yacimiento de Jiskairumoko, se han localizado nueve cuentas de oro (al 95%, siendo el resto pequeñas cantidades de plata y cobre) de forma cilíndrica y alargada, más o menos del mismo diámetro y longitud, por lo que concluyen que debía tratarse de un collar.

Y es que desde la prehistoria hasta nuestros días, las joyas de oro han sido desde hace milenios objeto de prestigio social. Los expertos explican que el oro de Jiskairumoko apoya la hipótesis de una aparición muy antigua de los trabajos con materiales como el oro entre las culturas andinas, pero con tecnologías independientes y complejas.

Sólo me queda desear que futuros descubrimientos no se vean frustrados por la llegada de los temidos ladrones de tumbas, los huaqueros. El daño que hacen estos individuos, azuzados a partes iguales por la ignorancia, la avaricia y la desesperación, supera con mucho al valor de las piezas que se recuperan de sus extraviadas manos. Por cada pulsera o vasija que la policía aprehende, hay un centenar que acaban en manos de coleccionistas, y museos, privados. Y los yacimientos de donde proceden han quedado destruidos por completo, inútiles para cualquier excavación arqueológica que pretenda situar a los artefactos en un contexto determinado y arrojar algo de luz sobre los grandes, y los pequeños, misterios de la Historia.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo