Guía de Santiago de Compostela: 11 sitios que ver (seas o no peregrino)

Google +TwitterFacebook
Apostol Santiago, Catedral de Santiago de Compostela, Galicia

Apostol Santiago, Catedral de Santiago de Compostela, Galicia

Quien realiza el Camino de Santiago considera la ciudad del Apostol mucho más que un punto de destino. Sus pies habrán caminado, o pedaleado, centenares de kilómetros pero su alma ha realizado un viaje más largo y más intenso aún.

Pero este no es un artículo sobre el Camino de Santiago (o los Caminos, pues hay al menos diez rutas hasta la ciudad) sino sobre qué ver y qué hacer en Santiago de Compostela, así que hasta aquí llega el camino y el misticismo.

Camino de Santiago superado, Santiago de Compostela

Camino de Santiago superado, Santiago de Compostela

Porque seas religioso o no, Santiago de Compostela es una ciudad que tiene muchas razones para hacer una escapada y visitarla, aquí va una pequeña guía de lo que no te debes perder si la conviertes en parada en un viaje por Galicia:

Catedral de Santiago de Compostela

Que no te engañen las fotos (viejas) que encuentras en artículos (nuevos): previstas en cuatro fases, la Catedral de Santiago lleva sumida en obras de restauración desde el año 2013. Ahora mismo (agosto, 2016) y tras concluir la restauración de la Torre Norte, tiene un tremendo andamio cubriendo la Torre Sur.

Catedral de Santiago de Compostela, Galicia

Catedral de Santiago de Compostela, Galicia

De todos modos, una Catedral ha de ser tan imponente – o más – por dentro como por fuera y la Catedral de Santiago lo es. Dejando aparte la presencia del Pórtico de la Gloria (de visita separada), la más importante muestra de arte románico, la Basílica tiene forma de cruz latina y el techo de la nave central se levanta hasta los 22 metros de altura.

Desde 1896 es Bien de Interés Cultural y, por estar enclavada en ella, forma parte desde 1985 del Patrimonio de la Humanidad que es la Ciudad Vieja de Santiago de Compostela de acuerdo a la UNESCO.

Para ver el botafumeiro de la Catedral de Santiago en acción (una de las curiosidades de la Catedral es la ceremonia con la que un grupo personas lo mueven de lado a lado tirando de una cuerda que hace polea), tendrás que visitarla un viernes o en alguna de la docena de ocasiones anuales en que también se realiza esta curiosa ceremonia.

O, si has peregrinado hasta aquí pero no te coincide, puedes hacer una solicitud y abonar la tasa correspondiente para que el colosal incensario oscile en su movimiento pendular.

Además, en la Catedral aseguran que está enterrado el Apostol Santiago y manda la tradición que los peregrinos abracen la estatua que lo representa cuando entran en la misma. Puedes hacer como ellos o mirar como otros lo hacen, según tu grado de interés.

Apostol Santiago, interior Catedral de Santiago de Compostela

Apostol Santiago, interior Catedral de Santiago de Compostela

Una forma distinta de ver una catedral, y una que yo siempre miro con envidia, es desde las alturas. En el caso de la Catedral de Santiago lo puedes hacer desde dentro y desde fuera.

Desde dentro, existe la opción de realizar la visita guiada a la Tribuna de la Catedral (incluye la visita libre al Museo), recorriendo en toda su extensión la nave central y las laterales. Esta especie de segundo piso permite un acceso cercano a los dos órganos y la parte superior del baldaquino del altar mayor.

Vista desde las Tribunas, Catedral de Santiago de Compostela

Vista desde las Tribunas, Catedral de Santiago de Compostela

Desde fuera, puedes pisar el tejado de la Catedral de Santiago apuntándote a una de las visitas de las Cubiertas de la Catedral.

No vas a poder asomarte a echar un vistazo a la Plaza del Obradoiro pero será uno de los puntos más privilegiados para ver Santiago de Compostela en el que puedas estar.

Visita a las Cubiertas de la Catedral de Santiago de Compostela

Visita a las Cubiertas de la Catedral de Santiago de Compostela

Las obras en la Catedral no le quitan ni un ápice de belleza para los peregrinos que llegan a Santiago, así que apela a tu paciencia y considera que es sólo una molestia para hacerte la foto frente a ella.

Y si quieres una fecha estimada de finalización de las obras, te la doy: antes del Año Santo de 2021, que se producirá la Apertura de la Puerta Santa.

Una catedral tan monumental como la de Santiago se merecía una plaza a su altura pero no es una sino cuatro las plazas que la rodean, y ninguna es precisamente discreta.

Plaza del Obradoiro

Esta es, por extensión y simbolismo, la plaza principal de Santiago de Compostela. La extensión es obvia en cuanto se pisa, pues ni césped ni árboles ni barreras están presentes en el entorno del kilómetro 0 de todos los Caminos de Santiago.

Plaza del Obradoiro, Santiago de Compostela

Plaza del Obradoiro, Santiago de Compostela

El simbolismo procede de la función y poder de los edificios que en ella se encuentran: el religioso (la Catedral), el civil (el Palacio de Rajoy, sede del Ayuntamiento y de la Junta de Galicia) y el académico (el Colegio de San Jerónimo, sede del Rectorado de la Universidad de Santiago).

Lee:
Guía de los cementerios más bonitos de Europa

La importancia de los peregrinos en la vida de Santiago llevó a los Reyes Católicos a construir en uno de sus laterales un Hospital de Peregrinos, actualmente símbolo del poder del turismo, pues es Parador Nacional.

Peregrinos, Plaza del Obradoiro, Santiago de Compostela

Peregrinos, Plaza del Obradoiro, Santiago de Compostela

Si quieres ver lágrimas de emoción en los rostros y voces rotas que dicen incrédulas a un teléfono “Llegué! ¡Lo he hecho! ¡He hecho el Camino de Santiago!” en más de dos y de tres idiomas, esta es la plaza por la que tienes que pasar.

Y la emoción es contagiosa.

Plaza de Platerías

A la sombra de la imponente Torre de Berenguela de la Catedral de Santiago, esta pequeña pero coqueta plaza tiene en su centro la Fuente de los Caballos.

Plaza de Platerías, Santiago de Compostela

Plaza de Platerías, Santiago de Compostela

Si venís un viernes a ver la ceremonia del botafumeiro, encontraréis la puerta de acceso a la Catedral siguiendo la larga cola frente a ella.

Consejo: venid temprano.

Recomendación para comer

Santiago de Compostela está lleno a rebosar de sitios donde comer bien pero guardo un buen recuerdo del “Casal Do Cabildo”, con varias zonas de comida (y un patio interior) dentro de dos plantas protegidas por gruesos muros de piedra. Tiene un menú del día de 12 Euros, aunque yo opté por pedirme unos pimientos del padrón y pulpo (ya que estás en Galicia…).

Pulpo y Pimientos del Padrón, Casal do Cabildo, Santiago de Compostela, Galicia

Pulpo y Pimientos del Padrón, Casal do Cabildo, Santiago de Compostela, Galicia

Plaza de la Quintana

Parafraseando un popular dicho gallego, por esta plaza podías pasear de vivo y quedarte de muerto. La parte de arriba de la Quintana quedaba separada de la parte de abajo por algo más que unas escaleras: hasta finales del siglo XVIII fue un cementerio. Por ello, hoy existe una “Quintana de los Vivos” y una “Quintana de los Muertos” y el sentarse en esas escaleras a descansar tiene más de una y superficial lectura.

Y si queréis una tenebrosa vuelta de tuerca a esa realidad, venid de noche a la Plaza y buscad una presencia misteriosa entre la Torre de Berenguela y el lateral de la Catedral. No os engañan los ojos si no sois capaces de encontrar al gigantesco peregrino cuya sombra se proyecta sobre la pared. Misterios para Cuarto Milenio.

Sombra del Peregrino, Santiago de Compostela

Sombra del Peregrino, Santiago de Compostela

Por cierto, no será hasta el año 2021 que se vuelva a abrir la Puerta Santa o del Perdón, que está en la Plaza de la Quintana, ya que sólo se permite ese acceso cuando es Año Santo Compostelano.

Plaza de la Inmaculada

Bajando por la Calle Azabachería, hubo quien confundía el acceso a la Catedral desde su fachada norte con el principal al edificio. No es de extrañar porque ese lado, que se orienta hacia la Plaza de la Inmaculada, se conocía por su belleza y simbolismo como la “Puerta del Paraiso”.

Plaza de la Inmaculada, Cubiertas de la Catedral, Santiago de Compostela

Plaza de la Inmaculada, Cubiertas de la Catedral, Santiago de Compostela

Desafortunadamente, en el siglo XVIII fue reformada y perdió parte del encanto del que nos hablan los textos de la época. Sin embargo, sigue siendo el punto al que llegan los pasos de quienes han seguido los caminos Francés, Inglés y del Norte que, en un último y pequeño esfuerzo, cruzarán el arco de la Puerta del Camino para desembocar en la Plaza del Obradoiro.

Y no olvidemos el espectacular edificio al otro lado de la plaza: el monasterio de San Martiño Pinario que alberga la Escuela Universitaria de Trabajo Social.

Convento de Santo Domingo de Bonaval

Va a parecer curioso que lo primero que destaque del edificio es que el convento ya no es convento, la iglesia no es iglesia y lo más destacado es una escalera.

Una precisión a esto último, o más bien dos: la escalera helicoidal es preciosa en su elegancia y el convento es ahora la sede del Museo del Pueblo Gallego. Si me preguntáis si merece la pena verla, sin ser fetichistas de las escaleras, la respuesta es afirmativa según todos mis amigos.

Peregrino, Camino de Santiago, Santiago de Compostela

Peregrino, Camino de Santiago, Santiago de Compostela

Y, además, está la visita el Museo del Pueblo Gallego, donde en sus exposiciones permanentes podrás aprender más sobre los elementos que definen a los habitantes de esta esquina de España, el mar, el campo, los oficios, la música, la indumentaria, hábitat y arquitectura, artes plásticas, la sociedad, memoria y tradición

Haz el París – Dakar sin salir de Santiago de Compostela

Sin moto, sin coche, sin riesgo de averías mecánicas, puedes hacer el París – Dakar en Santiago de Compostela. Eso sí, la distancia a recorrer es relativamente corta, unos 150 m, se hace a pie y no es apta para abstemios porque es una ruta de bar en bar. Desde el París al Dakar, en las ruas (calles) do Franco y A Raíña bebiendo una cunca de ribeiro en cada uno.

Lee:
Seis razones para no salir corriendo de Oslo cuando llegues a Noruega

Puedes leer más sobre esta curiosa prueba (en cada bar hay que pedir que te sellen un folio) en esta noticia de La Voz de Galicia y saber cómo se lo toma un participante en este post de Los Viajes de Claudia.

Parque de la Alameda

Un esperpento, sentado eternamente inmóvil en un banco, contempla con su mirada artificial la majestuosa Catedral de Santiago. Para encontrar a Don Ramón del Valle Inclán, y esas vistas hacia el centro histórico, tendrás que acercarte al Parque de la Alameda.

No es el único habitante artificial de la arboleda, pues podemos encontrar a otros gallegos ilustres como Castelao o Rosalía de Castro, gallegos internacionales. E incluso gallegos mucho más locales, como la estatua a “Las Marías”, dos hermanas – de carne y hueso – que salía a pasear por el parque a las dos de la tarde, vestidas de manera extravagante para las modas de hace sesenta años.

Rincones con encanto, Santiago de Compostela

Rincones con encanto, Santiago de Compostela

Mercado de Abastos

No hay visita a una ciudad que no quede coja si uno no visita el Mercado de Abastos, Plaza o cualquiera que sea el nombre que se le da al mercado donde los locales compran los productos que venden otros locales.

¿Pimientos del Padrón? Si ¿Marisco? Si ¿Pescado? Si ¿Productos de la huerta? Si ¿Entrega a domicilio? Si ¿Comprar y que te lo cocinen en el mercado? Si, en Marisco Manía ¿Un restaurante sin nevera? Si, el pequeño Abastos 2.0 con productos frescos, de alguno de los 70 puestos del mercado.

Plaza de Cervantes

El autor del Quijote sí que tiene ascendencia gallega, como prueban sus apellidos Cervantes y Saavedra, así que el busto sobre la columna en la Plaza de Cervantes tiene su razón de ser.

Plaza de Cervantes, Santiago de Compostela

Plaza de Cervantes, Santiago de Compostela

Además, esta plaza tiene su encanto pese – o gracias a – ser un punto de paso casi obligado para los que nos dedicamos a pasear por el casco antiguo de Santiago de Compostela. En ella coinciden locales tomando un café bajo los arcos, turistas tomando un café bajo el sol y peregrinos de camino a la Catedral bajo el sol pero con ganas de tomarse un café.

Yo os recomiendo un helado, si el tiempo acompaña, justo donde terminan los arcos, en “Xea2” (La Casa del Peregrino).

Recomendación de alojamiento

Para mi estancia en Santiago de Compostela me alojé en el Hotel Carris Casa de La Troya, que ocupa una parte de la histórica Casa de la Troya original (de la que hablo más abajo). Es un céntrico y pequeño hotel boutique con sólo 23 habitaciones, emplazado en pleno casco antiguo, algunas de las cuales ofrecen vistas a la catedral.

Catedral de Santiago desde habitación Hotel Carris Casa de Troya, Santiago de Compostela

Catedral de Santiago desde habitación Hotel Carris Casa de Troya, Santiago de Compostela

Si llegas a Santiago de Compostela en coche, el hotel tiene un convenio que le permite ofrecer un precio reducido en el Parking de La Salle, el más cercano al establecimiento (ten en cuenta que la circulación de vehículos está severamente restringida en el casco histórico). No hay restaurante en el hotel, pero sí cafetería, que cumple con los requisitos básicos para un desayuno.

Casa de la Troya

Ni por aquí pasó Brad Pitt ni se armó ninguna buena (juego de palabras fácil, ruego sus disculpas, estimado lector). La Casa de la Troya en Santiago de Compostela si que tiene un componente literario e histórico aunque no de la mano de Homero ni Virgilio.

Ciudad de peregrinos pero también muy académica, la Casa de la Troya (de mediados del siglo XVIII) funcionó como alojamiento particular para estudiantes de la Universidad de Santiago hasta 1906. Fue esta vida de jovenes estudiantes la que el escritor Alejandro Pérez Lugín plasmó en la novela “La Casa de la Troya”, alojando ficticiamente allí entre otros al personaje principal, Gerardo Roquer.

Calle Azabachería, cerca de la Casa de la Troya, Santiago de Compostela

Calle Azabachería, cerca de la Casa de la Troya, Santiago de Compostela

Como a nosotros nos gusta viajar en el tiempo de manera cómoda y sin riesgos (véase la visita a la Casa Masó en Gerona), no podemos dejar de recomendar acercarse hasta la Casa, convertida en un museo que evoca una pensión de estudiantes de finales del XIX y gestionada por un Patronato que incluye a la Asociación de Antiguos Tunos Compostelanos.

Llegar a Santiago de Compostela es la meca de más de un cuarto de millón de peregrinos cada año. Cuando tienen la ciudad a la vista, en la última etapa entre Pedrouzo y el Monte do Gozo, se dan cuenta de que están a punto de cumplir un sueño.

En cierta forma puedes compartir ese sueño disfrutando, en un viaje a Santiago de Compostela, del ambiente que se respira en la ciudad.

Apostol Santiago desde Cubiertas Catedral Santiago de Compostela

Apostol Santiago desde Cubiertas Catedral Santiago de Compostela


Información Práctica

La visita al interior de la Catedral de Santiago de Compostela es gratuita. El acceso a determinadas zonas (Tribuna, Cubiertas) y exposiciones (Museo, Excavaciones, Pórtico) es de pago y, en algunos casos, con selección de horario.

Si eres creyente, gratuitamente puedes encender on line una vela en la Catedral de Santiago, y permanecerá “ardiendo” durante 48 horas.

En la página web oficial de Turismo de Santiago puedes encontrar información más extensa sobre la Plaza del Obradoiro, la Plaza de la Quintana, la Plaza de la Inmaculada, la Plaza de Cervantes y el Convento de San Domingo de Bonaval.

También puedes consultar las webs oficiales del Parque de la Alameda, el Mercado de Abastos y la Casa de la Troya, para confirmar horarios y condiciones de las visitas.

El centro histórico de Santiago de Compostela en Google Maps:

Reserva tu viaje al mejor precio:

Guía de Santiago de Compostela: 11 sitios que ver (seas o no peregrino)
5 (100%) 5 votos
, , , ,
Google + Twitter Facebook
7 Comentarios
  1. Carmen 30 agosto 2016
  2. Avistu 30 agosto 2016
  3. Carlos A. Meneses C. 29 octubre 2016
  4. Avistu 30 octubre 2016
  5. M. Vigil 12 noviembre 2016
  6. Francisco Camino 23 noviembre 2016
  7. Avistu 23 noviembre 2016

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *