Guía de Praga: El transporte

Google +TwitterFacebook

pragaBueno, pues 3 días que han pasado volando y de nuevo por Dublín. Praga es una ciudad increíble que sin duda recomiendo visitar.

Moverse por ella es muy cómodo, rápido y barato, al menos si lo haces por las zonas del centro, donde se encuentran las mayores atracciones de la ciudad. Después de llevar tan sólo 1 hora en ella ya habíamos utilizado los 3 medios de transporte en los que puedes moverte: bus, metro y tram.

El funcionamiento de los billetes es muy sencillo: existe uno común que puedes utilizar para los tres medios de transporte. El precio dependerá de la validez temporal que tenga.

El único que utilizamos fue el de 75 minutos que cuesta unas 26 Coronas (que equivalen más o menos a 1 Euro). En los buses y tranvías o a las entradas de las bocas de metro, existen máquinas en las que tienes que introducir el billete y te marcará la hora desde la que el tiempo de validez comienza a correr. Si vas a realizar un trayecto corto puedes elegir el de 20 minutos que cuesta 18 Kr (0.72 Eur).

Aunque, teniendo dos o tres días, toda la zona del centro se puede caminar sin ningún problema siempre hay gente que es menos amiga del pateo y prefiere moverse con menor esfuerzo. Para ello puedes comprar el ticket para día completo, cuyo precio está en 100 Kr (4 Eur) y te permitirá tomar cualquier bus, metro o tram durante un período de 24 horas desde la primera vez que lo utilizas. El de 6 días está en 300 Kr (12 Eur).

Lee:
Praga en Navidad (vídeo)

Los tickets pueden adquirirse en el mismo aeropuerto (verás un puesto de información de transporte en cuanto salgas de recoger tu maleta), en las estaciones de metro (las máquinas expendedoras sólo admiten monedas) y en gran parte de las tiendas de tabaco, además de poder comprarlo a los conductores de autobuses.

El metro es bastante sencillo y algo restringido ya que sólo cuenta con 3 líneas. Sin embargo tiene varias paradas por la zona del centro y seguro que puedes tomar alguno desde donde te alojes. Por nuestra experiencia, pasan con bastante frecuencia.

viaje pragaEl autobús lo utilizamos para salir y volver al aeropuerto. El más recomendable es el número 100 que parte desde justo fuera de la terminal de llegadas y te dejará – y deberás tomarlo a la vuelta – en la estación de metro de Zlicin (término de la línea amarilla). No es el único que te baja a conexiones de metro desde el aeropuerto, pero sí el más frecuente y rápido que además está acondicionado para portar maletas.< Pero como siempre, es el tram el medio de transporte que más engancha. Por su semejanza con los viejos tranvías que nos recuerdan épocas pasadas, dan a nuestro corto viaje ese toque romántico o melancólico que nos hace preferirlo sobre los demás. Además hay que decir que el de Praga funciona a las mil maravillas, con multitud de paradas por las zonas turísticas, bastante rápido y con una frecuencia que hace que no pases casi nunca más de 10 minutos esperando por uno.

Sin aumento de precio te facilitamos el alquiler de coche con nuestro buscador:

Lee:
Hostal barato en Praga: Hostel Rosemary (con vídeo)

Al no tener que pasar ninguna clase de rodillo en el metro ni tener que subir obligatoriamente por la puerta del conductor en trams y autobuses, es fácil caer en la tentación de la picaresca – en la que los españoles nos autoconsideramos los reyes en Europa – e ir subiendo y bajando de unos y otros sin pagar. Pero cuidado: las líneas más transitadas por los turistas son las más vigiladas y en cualquier momento un revisor puede darte el susto. La multa ronda las 3,000 Kr (120 Euros) y mejor que pidas un recibo si no quieres que el dinero acabe en el bolsillo del simpático revisor y después afirme ante su jefe que tú nunca le pagaste y que debes abonar – de nuevo – el importe.

Así que disfruta del transporte en Praga, ¡pero pagando!

Reserva tu viaje al mejor precio:

Puntúa este artículo

Google + Twitter Facebook
4 Comentarios
  1. NELVA NORA 17 agosto 2010
  2. Ana 20 mayo 2012
  3. Jaime 17 diciembre 2012
  4. David 17 diciembre 2012