El transporte en Malta

Hoy he regresado de pasar 3 maravillosos días con Tatiana en Malta. No esperaba mucho de la isla y la verdad es que no me importaba porque nuestro único objetivo era escapar por unos días del frío y la oscuridad dublinesa para disfrutar algo del sol y las playas del pequeño país al sur de Sicilia. La poca gente que conozco que había visitado Malta me había dado buenas referencias y encontré una buena web con información que ojeé un par de días antes de marchar, pero no tenía una idea preconcebida de lo que iba a encontrar. Y en muchos casos, así es mejor.

>Como siempre hacemos en Viajablog, os contaré un poco nuestras aventuras y os daré todos los consejos prácticos e información que pude recopilar en este corto descanso.

Empezamos por el transporte. En un principio barajamos la idea de alquilar un coche. Los precios de alquiler son bastante competitivos -entorno a 20 Euros el día, dependiendo de la duración del alquiler- y existen multitud de agencias de alquiler, pero no nos decidimos al no tener claro qué nos íbamos a encontrar ni cómo funcionaba la red de transporte público. Pienso que acertamos.

Malta cuenta con una amplia red de autobuses que, para aquellos a los que les guste este medio de transporte, os llevarán a casi todos los rincones de la isla a un precio muy económico. Hay multitud de líneas y los precios oscilan dependiendo las zonas que cubran. Los viajes más baratos, como el de más de 30 minutos en el número 8 que te lleva del aeropuerto de Luqa a la capital -Valetta-, salen por 0,47 Euros. Los que unen la capital o Sliema con las preciosas playas del Norte de la isla, cuestan 1,16 euros. En algunos casos hay que tomar combinaciones de un par de buses para llegar al lugar deseado, con lo cual es aconsejable comprar el ticket para un día -3,49 euros- o, si vas a quedarte más tiempo, el semanal, que te costará 13,50 euros. No olvidéis coger el folleto con los horarios y rutas en la terminal de llegadas del aeropuerto o en los mismos autocares.

Lee también:  Gana un crucero en familia con Pullmantur

malta viajeLa única pega que puedes encontrar es que los trayectos son algo lentos debido al tráfico y a la calidad de los autobuses. Éstos son parecidos a los que recorren Bolivia o Perú, lo cual, para mí, le da aún más encanto, pero habrá gente que los encuentre incómodos y descuidados. Los conductores son todos candidatos al premio limón de gremio de currantes en Malta: de los más de 10 que conocimos, a ninguno le sacabas una sonrisa y te miraban con cara de asco cada vez que les preguntabas algo. Amargadetes los chavales, quizás por el 12-1, no sé…no sé. Intentad llevar siempre el cambio más o menos justo para el billete porque, de lo contrario, te clavarán una mirada capaz de atravesar las paredes de Alcatraz.

Si disponéis de tiempo para explorar la isla adecuadamente -hay decenas de caminos rurales y calas por los que merece la pena perderse- os aconsejo que alquiléis unas bicicletas. Nosotros teníamos la intención de hacerlo y nos informamos de los precios – 13 euros el día en la agencia Oasis de St Julian’s– pero al final no tuvimos tiempo material para hacerlo.

También hay multitud de opciones para excursiones en barco, un ferry que parte del noroeste de Malta -Cirkewwa- para llevarte a la isla de Gozo, alquiler de motos y paseos a caballo.

Como último apunte, mencionar la antigüedad del parque móvil maltés. Abundan los Skodas antiguos, Seats 127 y 131, Peugeots 106 y 405, Renault 8 e incluso el carismático Ford Fiesta antiguo. No lo comprobé, pero quizás puedas alquilar uno de los tantos Minis antiguos que circulan por las carreteras de toda la isla. No sé a vosotros, pero ¡a mí me encantaría!

Lee también:  La bahía de Puno: Las islas flotantes de los Uros en Perú
Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
,