Cazadores de mitos: Bélgica NO es aburrida

Dándolo todo en el Lokerse Feesten de Lokeren.

Hay pocas cosas tan extendidas como los estereotipos aplicados a las naciones. A nosotros nos ha tocado lo de playa, Sol, tapas, toreros, flamencas, vagos e impuntuales, mientras que a los ingleses el de borrachos, puntuales, educados, independientes y no les toques la hora del té. Entre medias tenemos a los románticos y amantes de la baguette en Francia o los calientes, infieles y farreros brasileños. Al final, aunque suele existir algo de verdad (en mayor o menor grado), la cosa no deja de ser una generalización que se puede desmontar en cuanto conoces el país y su gente de primera mano.

Y así es como puedo confirmar -al más puro estilo de los “Cazadores de mitos” del Discovery Channel o Xplora- que Bélgica no es un país aburrido, poblado por gente bonachona y tranquila buena bebedora de cerveza.

Hablo con conocimiento de causa porque escribo este artículo mientras regreso de mi cuarta estancia en este pequeño país sede de la Unión Europea. Tras haber recorrido Bruselas, Brujas, Gante, Lokeren y Amberes debo decir que me lo he pasado realmente bien.

Pero bueno, las cosas hay que demostrarlas, así que, ¡al lío!.

Bruselas no es sólo la sede del máximo organismo europeo donde todos los politicuchos acuden a debatir en círculo durante horas mientras se pegan grandes banquetes y copas a costa del proletariado. No, no lo es.

Un frío Domingo de Diciembre llegué con 4 amigos -Sergi y Jose Ramón entre ellos- de Amsterdam y Gante a las 8 de la noche. Estábamos rendidos y dejamos las cosas en el hostal para salir a cenar. A pesar del cansancio, no queríamos dejar de tomarnos unas buenas cervezas belgas en nuestra última noche del viaje.

Vista panorámica del Lokerse Feesten.

Nos aconsejaron ir al mítico Delirium Tremens y allí comenzamos la fiesta. Para ser Domingo, había un número decente de gente con ganas de marcha. Nos juntamos con viajeros de otros países y, después de dar cuenta de 5 ó 6 tipos de cervezas distintas cada uno, acabamos yendo con ellos a una mezcla de karaoke y bar irlandés. Esto sí que no es un mito: un irlandés nunca falla. Estés donde estés.

Lee también:  Visita al Ice bar de Copenhague

El bar estaba a rebosar de gente que no quería que acabara la noche. Eran las 4 de la mañana e íbamos más doblados que las esquinas. Al final dejamos el bar pasadas las 6, con el tiempo justo para darnos una ducha rápida, tirar todo dentro de la maleta y salir cortando con el coche alquilado rumbo a Charleroi. Llegamos tan justos que no pudimos rellenar el depósito de gasolina y corrimos para llegar justo cuando cerraban el mostrador de check-in. Éramos sólo 4 porque uno de mis amigos, a esas horas, retozaba con una nueva amiga irlandesa.

Y fue un Domingo de invierno.

Si sois más de Jueves que de Domingo, podéis leer la farra que nos pegamos Quique, Sergi y yo el Noviembre pasado.

En verano Bélgica explota. Cuando, desde la Oficina de Turismo de Flandes, me enviaron el largo listado de festivales veraniegos del país, no podía dar crédito a la cantidad de ciudades implicadas, la variedad de los estilos musicales y la proximidad de todas las fechas. Lo que no sabía era que se trataba sólo una lista reducida de opciones: había muchos más festivales en el verano belga.

Mi segundo concierto del finde fue en Geel. Música reggae, buen rollo y muchísima gente con ganas de mucha fiesta.

El que se lleva la palma es, sin duda, Tomorrowland. Con pocos años de vida se ha convertido en una de las referencias del techno y dance a nivel mundial. David Guetta, Swedish House Mafia y muchos otros líderes de este estilo de música, vuelven locos y locas a centenares de miles de personas. Las entradas de la edición de 2012 duraron 10 segundos on-line. En el momento de la salida, 1,2 millones de personas ya estaban registrados y listos para darle al botón de compra. Colapso total.

Lee también:  La gastronomía en Flandes: un viaje por la cocina flamenca

Reconozco que yo no conocía Tomorrowland, pero cuando vi los vídeos promocionales en Youtube me entraron unas ganas locas de ir el año próximo. Definitivamente, es algo distinto.

Yo acudí el pasado fin de semana al Lokerse Feesten en Lokeren y el Reggae Geel, en Geel, una población a 60 kilómetros de Amberes. En ambos he disfrutado como un enano y no he podido parar de botar y bailar en horas. Como yo, miles de personas estaban allí dándolo todo y sobre ello os escribiré en artículos dedicados exclusivamente a los festivales.

Pero no es sólo la fiesta y música que se apodera de todo el país cada verano lo que desmonta el mito.

Este era el aspecto de una de las plazas principales de Amberes un Domingo a mediodía.

Pasé un par de noches en Gante y Amberes y tanto la noche como el día están llenos de vida.

Para comer y cenar tienes multitud de locales originales, terrazas al lado de monumentos y edificios históricos de épocas imperiales que se reflejan en las aguas del canal. Y todas ellas llenas hasta la madrugada. El ambientazo nocturno de Gante me sorprendió. La gente reía y hablaba al calor de una noche espléndida y unas cervezas que estaban a la altura.

Lo mismo ocurrió en Amberes, donde además me encontré, por casualidad, con un concierto gratuito de música de los 80 y 90.

Mercadillo de baratijas y cosas de segunda mano en Amberes, al lado de una iglesia con cientos de años de historia.

Los días ofrecen mercadillos de frutas, objetos de segunda mano, baratijas y lo que se tercie, emplazados en plazas custodiadas por catedrales, iglesias o edificios históricos imponentes. También puedes encontrar gente tocando en la calle y perderte en una cantidad ingente de museos, como la gran casa-museo de Pedro Pablo Rubens en Amberes.

Lee también:  De pintxos y copas por Vitoria

Es decir, regreso de mi cuarto periplo por Bélgica cansado como un burro y habiendo disfrutado el viaje al máximo. Al que me diga que este país es aburrido me lo tendré que llevar en la mochila la próxima vez para que lo vea con sus propios ojos.

Eso sí, hay estereotipos que sí se cumplen: como el que dice que en España todos los políticos son jetas y chorizos. Pero lo mejor es que, en cuanto a los países, vayas y lo descubras por ti mismo.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
, ,
8 Comentarios
  1. Fran Soler 13 agosto 2012
  2. Arol 13 agosto 2012
  3. Devjani 13 agosto 2012
  4. Devjani 13 agosto 2012
  5. David 13 agosto 2012
  6. David 13 agosto 2012
  7. David 14 agosto 2012
  8. Devjani 14 agosto 2012