Experiencia en el Parque Nacional Kruger en Sudáfrica (I)

Google +TwitterFacebook
Uno de los elefantes macho más grandes que pude contemplar de cerca en Kruger

Uno de los elefantes macho más grandes que pude contemplar de cerca en Kruger

El hombre tiene vetada la entrada a las vastas llanuras donde árboles y arbustos lucen verdes y altos tras la temporada de lluvias. La luz dorada del amanecer africano nos descubre como intrusos no invitados a los miles de ojos -de distintos colores, formas y tamaños- de los animales salvajes que nos observan. A muchos de ellos no les podemos ver, camuflados detrás de las altas hierbas del Parque Kruger.

Para nosotros quedan reservados los caminos de asfalto, campings o resorts y alguna construcción humana más, que cortan aquí y allá el verde, marrón y azul de aquel hervidero de vida. Los leones, leopardos, elefantes, búfalos, cebras o el pequeño impala son los reyes del resto del territorio. Los verdaderos señores del continente negro confinados a vivir en los espacios otorgados por los usurpadores, que además se quedan con el dinero del alquiler.

Pero al menos en Kruger ese espacio es inmenso y su personal se desvive por asegurar el bienestar de los animales que, fuera de sus vallas, quedarían indefensos ante las escopetas de los cazadores furtivos. Esta gentuza opera incluso dentro del Parque Nacional donde aparecen rinocerontes o elefantes muertos al desangrarse tras arrancarles sus piezas de marfil. El gobierno sudafricano se ha tomado tan en serio el asunto que ha organizado partidas de cazadores de furtivos que disparan sobre estos últimos sin necesidad de hacer preguntas.

El bello paisaje del Kruger compensa los momentos en que no ves animales

El bello paisaje del Kruger compensa los momentos en que no ves animales

Y es que el Kruger se ha convertido casi en un país, con su fuerza defensiva y todo.

Con una superficie de casi 20.000 kilómetros cuadrados -casi equivalente a la de Israel- el Kruger es el Parque Nacional más grande de Sudáfrica. Se extiende a lo largo de las regiones de Mpumalanga y Limpopo con unos 300 kilómetros de largo y 65 de ancho.

Partimos en la noche de Nelspruit para llegar con las primeras luces a la entrada administrativa de Skukuza. Rellenamos los formularios de inscripción y Kevin – nuestro alto y recio guía de unos sesenta años, pelo cano y abundante, piel quemada por el Sol de la vida al aire libre y manos como martillos- nos comenzó a guiar por las arterias y venas que conforman el cuerpo con vida propia que es el Kruger.

Una de las decenas o centenas de gacelas (impalas) que vi en Kruger

Una de las decenas o centenas de gacelas (impalas) que vi en Kruger

No tardamos más de dos minutos en divisar los primeros especímenes. Una manada de pequeños impalas (gacelas) pastaban tranquilamente a la izquierda de la carretera, a pocos metros de nuestra furgoneta. Paramos el motor -aunque no es necesario porque ellos están bastante acostumbrados a la presencia humana y no huyen salvo que intentes acercarte, cosa que está prohibida- y sacamos unas cuantas fotos. Mientras, un grupo de cuatro búfalos se acercaba por la derecha sin que los impalas se sintieran perturbados. De haber sido un carnívoro habrían salido corriendo a velocidades que llegan a los 80 km/h.

Lee:
Memorias de África

Nada más poner el motor en marcha y avanzar una veintena de metros, nos salieron al paso un grupo numeroso de cebras. Paseaban por el centro de la calzada de asfalto sabedoras de que simplemente vaganbudeaban por su casa. Esos humanos con sus carros de acero podían esperar lo que haga falta.

Las imponentes jirafas nos recibieron nada más entrar

Las imponentes jirafas nos recibieron nada más entrar

Cinco jirafas observaban desde lo alto la barricada rayada de blanco y negro mientras arrancaban unas cuantas hojas de árboles de más de 5 metros de altura. A su derecha, una pequeña familia de elefantes de tres miembros caminaban bajo el tenue sol de las primeras horas del día para alcanzar una zona donde alimentarse y poder refrescarse después.

Impalas, cebras, búfalos, jirafas y elefantes, además de distintas variedades de extrañas aves…Llevábamos menos de quince minutos dentro de las fronteras del Kruger.

La densidad de población animal en el Kruger es excepcional.

Reserva tu viaje al mejor precio:

El poderoso búfalo

El poderoso búfalo

Yo iba loco con mi cámara pensando que era muy afortunado por poder ver tantos animales diferentes nada más entrar. Cuando me enteré de que, según cifras del 2010, en el parque hay unos 130.000 impalas, 38.000 búfalos y 15.000 elefantes, pensé: “Bueno…A ver, suertudo lo que se dice suertudo…Tampoco”. Igualmente, estaba nervioso como un niño.

De repente, Kevin paró la furgoneta en seco y todos contuvimos el aliento, alertas, orejas desplegadas, cual leopardo a punto de emprender la carrera para dar muerte a su presa. El guía, con su marcado acento sudafricano nos dijo: “Mirad esas huellas”. Los tres pasajeros miramos sin entender… “Son de bicicleta”, prosiguió Kevin.

Tras el chasco inicial, se volvió a ganar nuestra admiración cuando nos contó la historia de uno de los personajes más célebres del Parque. Hay un ranger que lleva toda su vida trabajando en los parajes del Kruger. Recorre sus caminos con una bicicleta básica que parece que se va a caer a pedazos y abandona las carreteras para adentrarse en las llanuras cuando le viene en gana.

El ranger más famoso del Kruger...

El ranger más famoso del Kruger…

....Y su bicicleta

….Y su bicicleta

Como única protección lleva un fusil de principios del siglo XX que dudo que haya disparado una sola bala en los últimos 50 años. Si lo intentara creo que saldría algo parecido a lo que veíamos en los dibujos animados: un palo de madera sujetando un pañuelo con la palabra “¡Pum!”.

Seguimos el rastro como si fuéramos leones o leopardos -pero mucho más ruidosos- y dimos con nuestra presa.

Lee:
Diarios de un viaje de 2 meses por el sur de África (Parte 2)

Nuestro hombre se encontraba con un grupo de unos diez turistas en lo alto de una pequeña formación rocosa desde la que se podía divisar un precioso río, salpicado de hierbas altas y juncos y estrangulado por multitud de rocas de diversas formas. Pero había algo mucho más vivo allá abajo. Casi completamente sumergidos en sus verdes aguas, un trío de cocodrilos de gran tamaño aguardaban inmóviles la llegada de algo con lo que ocupar sus temibles mandíbulas.

Estaban a una distancia considerable pero pudimos apreciarlos perfectamente con los prismáticos que nos dejó Kevin.

Uno de los ríos donde acechaban los cocodrilos

Uno de los ríos donde acechaban los cocodrilos

El cielo era de un perfecto color azul, sin una sola nube y la luz del Sol ya empezaba a quemar con una temperatura cercana a los 30 grados. Eran las 7.15 de la mañana.

Dejamos a nuestro héroe y continuamos recorriendo los caminos elegidos por Kevin.

Llegamos a una pequeña laguna donde seis hipopótamos estaban casi totalmente ocultos en el agua. Los hipos tienen una piel que apenas resiste el calor del sol y por ello son sólo activos durante la noche, el crepúsculo y el alba, pasando las horas de máximo calor hundidos en el agua. Además, son los animales más peligrosos de África. Los que más muertes causan. Os aconsejo no arriesgar cogiendo tours en kayak que pasan por zona de hipos, como hacen en varios lugares del continente.

Un elusivo rinoceronte se dejó ver en la distancia durante unos segundos, pero nadie pudo capturarlo con su cámara.

Una manada de elefantes se refresca

Una manada de elefantes se refresca

A punto de parar para almorzar asistimos a un espectáculo impresionante: una manada de unos 80 elefantes se refrescaba en el río. Esas imponentes figuras grises, de grandes orejas, blancos colmillos y graciosas trompas combatían el agobiante calor reinante. Uno de los prodigios de la naturaleza. Uno de los Big Five. Descendientes de reyes de otras épocas de la Tierra. Un rey entre el reino animal, sólo despojado de su corona por el hombre.

Y aún nos quedaba mucho por vivir en el Kruger.

Puntúa este artículo

Google + Twitter Facebook
3 Comentarios
  1. Devjani 1 julio 2013
  2. David 1 julio 2013
  3. Devjani 2 julio 2013