Una escapada a Capo Testa en Cerdeña

playa-stintino-cerdena

Playas de ensueño en Stintino, al norte de Alguero

El suave perfil de la costa de Cerdeña hace de esta isla uno de los lugares preferidos de los italianos para disfrutar de sus playas. Efectivamente, entre las diversas islas del mediterráneo que he visitado creo que en Cerdeña se encuentran algunas de las mejores que he visto y, en ciertos casos, su maravillosa puesta en escena con aguas transparentes, arena fina y entorno virgen dejarían sonrojados algunos de los rincones más encumbrados del Pacífico o del océano Índico.

No obstante, Cerdeña no ha sabido (o podido) mantener el curso de la historia y a excepción de nuragas y ciudades como El Alguero o Cagliari, sus poblaciones carecen del encanto que podemos encontrar en la barroca Sicilia o Córcega.

acantilado-cerdenaSin duda, las playas son lo mejor de la isla de Cerdeña y es ahora en septiembre cuando podemos disfrutar de sus aguas cristalinas sin sufrir las habituales masas de turistas del mes de agosto. Generalmente la oferta turística se agolpa en la costa Esmeralda al noreste de la isla. Sus playas son de indudable encanto pero ahí no terminan los secretos de Cerdeña.

Entre otros rincones de la isla, me quedé prendado de la costa oeste con playas salvajes como la de Piscinas o de las postales que parecen emerger de un álbum de lo mejorcito de las Seychelles -obviamente, cambiando las palmeras por la ginesta tan mediterránea- como en la playa de la Pelosa en Stintino o las diferentes calas escondidas que se suceden alrededor de Santa Teresa de Gallura y el Capo Testa.

Lee también:  Volando en parapente cerca del Teide en Tenerife

Si tuviera una escapada en mente de tres días a Cerdeña no lo dudaría ni un minuto. Pillaría un vuelo al Alguero y un coche de alquiler en el mismo aeropuerto, pasearía por la histórica ciudad y seguidamente me instalaría en un buen alojamiento en Cerdeña, alrededor de Capo Testa, una de las mejores zonas de la isla en temporada baja. A partir de ahí iría haciendo diversas excursiones alrededor y a buen seguro que esos tres días se me harían cortos.

Alojamiento en Capo Testa

Alojamiento en Capo Testa disponible en MediaVacaciones.com

El brazo de tierra que se extiende sobre el mar en Capo Testa va dejando calas a modo de perlas diseminadas por su costa. Esta zona rocosa ofrece un buen abanico de calas de pequeñas dimensiones por lo que es importante alejarnos de los meses de julio y agosto cuando suelen estar abarrotadas. Buscar la más tranquila y más bonita se convierte en una divertida aventura para aquellos que no buscan más que sol, playa, descanso y naturaleza. Entre ellas la cala Spinosa os dejará con cara de asombro por sus aguas cristalinas.

Fotolia

Cala Spinosa en Capo Testa

Por las noches Santa Teresa de Gallura ofrece una buena oferta de restaurantes donde podréis degustar auténticas pizzas a precios donde todavía existe el sentido común -entre los 4 y 6 euros- y finalizar con una de las palabras más bonitas del sardo: el fil’ ‘e ferru. En catalán filferro, en castellano alfiler. Ese es el nombre que lleva el aguardiente de la región cuya historia se remonta a épocas clandestinas. Al igual que los italianos del norte que esconden sus botellas de vinos del asedio de los alemanes nazis durante la Segunda Guerra Mundial en la película de Anthony Quinn El secreto de Santa Victoria , los sardos se dedicaron a esconder sus botellas de aguardiente y alambiques bajo la tierra y para recordar su escondrijo colocaban pequeños alfileres emergiendo de la tierra. De ahí surge la palabra sarda fil’ ‘e ferru que ha perdudado hasta nuestros días.

Visual aerea de Capo Testa desde Google Street View

Visual aerea de Capo Testa desde Google Street View

De todas maneras, en Capo Testa y el norte de Cerdeña por extensión, no todo termina con la playa y la gastronomía. A apenas media hora en ferry de Santa Teresa de Gallura podemos cruzar la distancia con Córcega y los imponentes acantilados de Bonifacio. Una de las estampas más bonitas que recuerdo de la isla francesa se asocian a los atardeceres, a las sopas de pescado con alioli francés y a las preciosas vistas a los acantilados de la isla que vio nacer a Napoleón.

atardecer_acantilado_bonifacio

Atardecer sobre los acantilados de Bonifacio en Córcega

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
, , ,
4 Comentarios
  1. Alexis Arce 18 septiembre 2014
  2. Vistas 19 septiembre 2014
  3. Mónica Pons 27 septiembre 2014
  4. Dante 14 abril 2015

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *