Escapada a Ferrol y Coruña, combina lo mejor de ambas en un fin de semana

Google +TwitterFacebook
Edificios con galerías típicas Coruña

Edificios con galerías típicas Coruña

Contrariamente a lo que la gente de interior pueda pensar, en Galicia no llueve a diario, un gallego no siempre responde a una pregunta con una duda y en esa esquina de la Península tienen playas que podrían rivalizar con las del Mar Mediterráneo. Si el agua no estuviera tan fría, claro.

Planear una escapada a Ferrol y Coruña supone una magnifica oportunidad para quitarse de la cabeza estereotipos, llevar al estómago buena comida y que nuestros pies pisen monte, arena y calles medievales (como las de el Camino Inglés, que tiene un doble origen en Ferrol y Coruña).

Ferrol nace abrazando a su ría y es por eso que lo más interesante para visitar esté de cara a ella o se deba a su influencia. En un extremo de la ciudad se encuentra el Puerto de Curuxeiras, vestigio vivo del Ferrol que salía a pescar, durante días o semanas, desde sardinas hasta ballenas. Hoy es también puerto deportivo y punto de salida del servicio de lancha que en Semana Santa y verano lleva al otro lado de la ría, al Concejo de Mugardos, donde hay que probar, si o si, su peculiar forma de preparar el pulpo en cualquier restaurante del puerto.

Ría de Ferrol al caer la noche

Ría de Ferrol al caer la noche

Recomendación de restaurantes

Hay mucho bueno donde elegir para comer en Ferrol, aquí tienes mi experiencia en cinco restaurantes de Ferrol en los que he comido o cenado. Como nota adicional, no os perdáis las recomendaciones de los lectores que nos han dejado en los comentarios.

Detrás de los muelles de Curuxeiras, empezaba lo que en su día fue un casco medieval con 400 viviendas pero que, azares del destino, todas menos una treintena fueron arrasadas en un incendio. No esperéis encontrar en su lugar edificios útiles pero sin alma, porque un Real giro de la historia en el siglo XVIII marcó, para bien, el futuro de aquella pequeña villa de pescadores.

Puerto de Curuxeiras, Ferrol, Galicia

Puerto de Curuxeiras, Ferrol, Galicia

Cuando Felipe V reconoce la importancia estratégica de Ferrol como “uno de los puertos más seguros del mundo”, ordena que un Real Arsenal y Astillero se erijan a la entrada de la Ría. Ampliaciones posteriores bajo el reinado de Fernando VI, aumentan la superficie dedicada a construir embarcaciones, sobre todo para nuestra Armada, y se multiplica el número de trabajadores que se aplican a ello.

El Barrio de la Magdalena, la zona más comercial y paseada de Ferrol, nace de la necesidad de darles un techo a esa masa de obreros, funcionarios, oficiales y pequeños burgueses que llegan a la ciudad y no tienen dónde alojarse. Con la bendición real para aplicar las tendencias más innovadoras de la época, en el siglo XVIII nace un barrio donde se trazan, como si de una tableta de chocolate se tratara (y así se gana el sobrenombre), seis largas calles principales que se cortan perpendicularmente por las ocho que en cuesta (la topografía manda) llevan del monte a la ría, y delimitadas en cada extremo por una plaza.

Barrio de la Magadalena, Ferrol, Coruña, Galicia

Barrio de la Magadalena, Ferrol, Coruña, Galicia

Las galerías acristaladas, tan típicas de la fachada marítima de Coruña, aparecen también aquí en el siglo XIX. Lo que inicialmente era un espacio adicional para que los marineros pudieran guardar enseres, mientras el sol calentaba la casa en invierno, han derivado en uno de los detalles arquitectónicos más bonitos y vitales del Barrio de La Magdalena.

Pero no es el único, y por eso pasear por el Barrio de La Magdalena en Ferrol es una experiencia imprescindible para el visitante. Aquí se levantaron edificaciones herederas de la Ilustración y sobre todo modernistas en el siglo XX como la tercera Casa Pereira (C/Dolores, 64) con influencias de Gaudí en sus miradores y balcones, y la fachada del Teatro Jofre, de la segunda mitad del siglo XIX.

No conviene mirar sólo a las fachadas y hay que bajar también la vista a los portales. Hay un Ferrol comercial, que obtuvo mercancías exóticas y riquezas patrias, y cuyo espíritu aún se conserva en establecimientos como Ultramarinos Él Rápido (C/Magdalena, 139), regentado por la misma familia desde 1922.

Recomendación de alojamiento

De las tres veces que he estado en Ferrol, he dormido en dos ocasiones en el Hotel Carris Almirante. Está situado junto a la Plaza de España (donde hay concertado aparcamiento a precio reducido) y a las puertas del Barrio de la Magdalena, con lo que se puede caminar sin cansarse para hacer las visitas más relevantes en el centro de Ferrol. No he podido probar el Restaurante Gavia (cerrado hasta Septiembre) pero doy fe de que la comida de la cafetería no desmerece las cuatro estrellas del establecimiento.

Lee:
Aguas termales e historia pura en Quetzaltenango de Guatemala

Y si nos queda, aún, el Ferrol marino por visitar, lo podemos resumir en tres puntos de interés. El Arsenal Militar (parcialmente accesible mediante visita guiada y escoltada), los Astilleros de Navantia (que se recorren en autobús) y los Castillos de San Felipe (de acceso libre) y La Palma (hoy sólo un espejismo de su gloria pasada pero visitable), a la entrada de una ría que nunca fue conquistada por potencias extranjeras.

Castillo de San Felipe, Ferrol, Coruña

Castillo de San Felipe, Ferrol, Coruña

Una última recomendación, no hay mar que no bese la tierra con sus olas y tenéis playas cerca de Ferrol que son como las del Caribe (o casi, menos por la temperatura).

De la muy frecuentada Doniños a calas como las de Lumebó, lo complicado es no encontrar un rincón donde perderse, aunque nadie dice que el GPS por la costa de Galicia sea infalible.

Playas de Ferrol en Coruña

Playas de Ferrol en Coruña

No os hará falta GPS, ni apenas pasar por la costa, para llegar a Coruña. En menos de 40 minutos sin tráfico (o sea, hasta una hora en el mundo real), se puede llegar desde Ferrol a Coruña.

Coruña (o A Coruña si habláis en gallego) forma parte del triunvirato de grandes ciudades del norte de España que cuentan con una respetable playa urbana, junto a San Sebastián (Guipúzcoa, País Vasco) y Gijón (Asturias).

Y, ojo, que no tengo ánimo de entrar en polémicas sobre como se repartirían entre ellas las medalla de oro, plata y bronce de esa categoría, que para eso están los Juegos Olímpicos de Río.

Vista parcial de la Coruña

Vista parcial de la Coruña

No se si es de medalla, pero Coruña tiene casi 1300 m de playa, sumando las extensiones de las de Riazor y Orzán, que sin solución de continuidad discurren casi desde los pies del campo de fútbol de Riazor hasta la Fuente de los Surfistas. Y como a Coruña la baña el Atlántico, aplauso silencioso para todos los que se ponen el neopreno y con la tabla bajo el brazo salen a buscar sus olas.

Y otro aplauso, de medalla y récord, para quien recorra en su totalidad el paseo marítimo más largo del mundo que son los 13 km de paseo marítimo de Coruña. Si no fuera por su ausencia en el puerto deportivo, podría envolver por completo la ciudad, pero si que envuelve lo más representativo de Coruña.

Experiencia de alojamiento

En Coruña se encuentra el mayor centro comercial de España, el Marineda City y en un entorno de ocio y compras como él, se ubica el Hotel Carris Marineda. Este cuatro estrellas les gustará a los que viajan por negocio (salas de reuniones, cercanía a la autopista, comunicación con el centro), y a los que viajan con niños (cines, animación, etc) y además cuenta con plazas de parking reservadas en el aparcamiento cubierto del centro (al que se llega desde un ascensor exclusivo). Dos consejos: el Restaurante está cerrado hasta Septiembre (aunque la cafetería da un excelente servicio de comidas) y comprobad, preguntando por email o teléfono a recepción, cómo se llega a él en coche (el GPS os guía hasta el centro comercial pero ¿os he dicho ya que es el más grande de España? Pues probad a navegar por sus cinco aparcamientos).

Siguiendo el paseo por la playa, llegamos a una obra imprescindible en una ciudad rodeada de mar por tres de sus cuatro costados, pues Coruña se ha construido sobre una península. En el Aquarium Finisterrae (Paseo Alcalde Francisco Vázquez, 34) se recrean ecosistemas marinos y se da respuesta a preguntas que probablemente ni tú ni yo sepamos contestar sin preguntarle a Google, como por qué el agua de mar es salada.

Esas respuestas las da la Ciencia, pero hay preguntas que son más interesantes cuando las contestan leyendas casi perdidas en la noche de los tiempos. A una de ellas – viva, en cierta manera – nos llevan nuestros pasos si seguimos caminando.

Dice la leyenda más conocida que a un belicoso gigante de nombre Gerión que aquí habitaba, le vino a enfrentar ni más ni menos que Hércules, el hijo de Zeus. Como el bastardo de un dios griego suele ser más poderoso que un antropomorfo gigante, la batalla terminó como era de esperar con la muerte de Gerión. Decapitarlo y ordenar que se levante una torre conmemorativa sobre la cabeza es todo uno.

Estatua de Breogán en Torre de Hércules Coruña

Estatua de Breogán en Torre de Hércules Coruña

Leyendas aparte, lo cierto es que la Torre de Hércules es el faro en funcionamiento más antiguo del mundo. Construido por los romanos, ese pueblo conquistador pero avanzado que llegó a casi todos los continentes, el faro fue restaurado en el siglo XVIII con unas ciertas libertades arquitectónicas no exentas de polémica.

Lee:
Diablos avariciosos e indígenas avispados en la Iglesia y Museo de San Francisco en Quito (Ecuador)

Si queréis conocer más detalles sobre el faro de la antigüedad y el actual de este Patrimonio de la Humanidad, no dejéis de visitar la exposición en su interior (3 Eur) y, si no hace un viento que lo cierre, que no os desanimen los 234 escalones para subir a su mirador. Las vistas son espectaculares (según cuentan, porque yo tuve la mala fortuna de llegar a la Torre de Hércules cuando el viento se llevaba todo lo que no estuviera anclado al suelo).

Recomendación de restaurantes

Las zonas más conocidas por sus restaurantes de tapeo en Ferrol son las calles Galera, Olmos y Estrella, donde encontraréis locales de todos los tipos y ambientes para saciar el apetito. Si os apetece un entorno más náutico, el Nemo Bar (Muelle del Parrote, s/n) os permite comer con vistas por un lado al muelle y hacia el exterior de la bahía o, por el otro y a través de los mástiles de las embarcaciones, a las casas con galería de la Avenida de la Marina. Un consejo, si pedís atún rojo preguntad antes cómo de crudo van a servirlo.

El viento no influye, pues llevan bien anclados al suelo desde la Edad Media, para dar un paseo por las estrechas callejuelas del casco histórico de Coruña, la Cidade Vella, a sólo un par de kilómetros de la Torre de Hércules (aunque si nos hemos cansado de pasear, la línea de autobús urbano 3A nos deja a sus puertas).

Casco Antiguo de Coruña

Casco Antiguo de Coruña

No hace falta ser religioso para apreciar una iglesia como una obra de arte (aunque a veces si que hace falta tener fe casi religiosa, para ver en el arte moderno lo que nos dice el artista que representa) y el casco histórico cuenta con ejemplos como la Iglesia de Santiago (del siglo XII y dicen que la más antigua de la ciudad), la de Santo Domingo o la Plazuela de Santa Bárbara.

Castillo de San Antón Coruña

Castillo de San Antón Coruña

Un poco más allá, asomado al Atlántico desde el Puerto de la Coruña, podemos entrar en un pedazo de historia militar, el Castillo de San Antón, convertido en Museo Arqueológico e Histórico de la Coruña. Puede que dos de esas tres palabras desanimen a alguno, pero si eres de esos, piensa que por sólo 2 Eur tienes acceso a unas privilegiadas vistas de la ciudad desde una posición fortificada del siglo XVI.

Y si eres, como yo, aficionado a la Historia, te interesaran los artefactos de la planta baja, que abarcan desde la prehistoria a los tiempos romanos. Y te podrá la emoción en la primera planta, cuando contemples recuerdos, objetos y armas que un día empuñaron españoles y británicos para combatir al invasor francés.

Relajemos el alma de tanta lucha pasada, caminando en dirección a la fachada más famosa de Coruña. O, más bien, al conjunto de fachadas pues en la Avenida de la Marina, y hasta el acceso a la Plaza de María Pita, la parte más visible de las casas son las típicas galerías acristaladas de Coruña, orientadas hacia los muelles del Real Club Náutico.

Galerías de edificios en Coruña

Galerías de edificios en Coruña

Una escapada de fin de semana (dos noches, tres días) a Galicia permite combinar lo mejor de Ferrol y Coruña, especialmente si contamos con vehículo propio para disfrutar de uno de los tesoros escondidos, las preciosas playas. Para los demás tesoros, la gastronomía y la historia, sólo necesitaréis un buen calzado y ganas de romper estereotipos sobre Galicia.


Más información

Esta es la página web de Turismo de Ferrol (que también tiene una app para smartphones) y esta es la de la Asociación de Empresarios de Hostelería de Ferrol y Comarca.

Para saber más sobre esas maravillosas playas cerca de Ferrol, este PDF contiene un listado y referencias de cada una.

El Ayuntamiento ofrece visitas teatralizadas gratuitas por la Coruña que pueden reservarse en la Oficina de Turismo de la Plaza de María Pita.

Para exprimir lo mejor de Coruña, existen dos tarjetas de descuentos en museos y visitas llamadas Coruña Card y Bono Tres Casas.

Reserva tu viaje al mejor precio:

Escapada a Ferrol y Coruña, combina lo mejor de ambas en un fin de semana
4.67 (93.33%) 3 votos
, , , , ,
Google + Twitter Facebook
2 Comentarios
  1. Patry 17 agosto 2016
  2. Avistu 17 agosto 2016

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *