Viajando a las profundidades

Google +TwitterFacebook

Bueno, pues si ayer comentábamos que se abre la veda para el turismo espacial, o lo que es lo mismo, ir hacia arriba, hoy hablaremos de todo lo contrario, es decir, de ir hacia abajo. Y es que los rusos han consiguido llegar hasta a 1.580 metros bajo el agua para así conquistar las profundidades del lago siberiano Baikal.

¿De dónde le viene al ser humano este empeño por ir más allá de los límites? siempre en busca de lo desconocido, de lo que intuímos que hay pero que todavía no hemos sido capaces de comprobar. Empeñados en batir récords, en superar ya sea al rival o a nosotros mismos. De hecho el lema olímpico lo dice todo: “Citius, Altius, Fortius” (Más rápido, Más Alto, Más fuerte)…

Reserva tu viaje al mejor precio:

En fin, que este lago siberiano acoge la quinta parte de las reservas de agua dulce del planeta. Con 23.400 kilómetros cúbicos de agua el Baikal supera con creces el volumen conjunto de agua de los cinco Grandes Lagos de Estados Unidos y Canadá. El lago alberga 848 especies de animales que no existen en ninguna otra parte del mundo, como la golomianka, pez vivíparo que habita a 1.000 metros de profundidad, o el diminuto epishura, un cangrejo de apenas uno o dos milímetros de longitud.

Dicen los rusos que con estas exploraciones, realizadas por el mismo equipo que tomó las imagines del Titanic que fueron utilizadas en la famosa película de James Cameron, serán capaces de verificar las hipótesis de la existencia en ese lago de formas de vida sin oxígeno y, además, los científicos aprovecharán para despejar otra incógnita: las reservas y los recursos energéticos del lago. La expedición y sus resultados serán plasmados en una película documental, cuyo objetivo es concienciar a todo el mundo sobre la necesidad de cuidar la naturaleza.

Puntúa este artículo