El Teatro de la Opera de Sidney, de luto

bahia de sidney

Uno de los iconos del Hemisferio Sur y el edificio más significativo de Australia del siglo XX, el Teatro de la Opera de Sidney, acaba de perder a su creador, el arquitecto danés Jørn Utzon.

He creado una escultura…nunca terminarás de apreciarla – cuando pases a su lado o la veas perfilarse contra el cielo…hay algo nuevo cada vez…junto con el sol, la luz y las nubes, crea un objeto viviente

– Jørn Utzon, 2002

Como muestra de duelo, las banderas del Sydney Harbour Bridge (Puente del Puerto de Sidney) ondearon a media asta ayer lunes. Las luces del Teatro de la Opera, símbolo reconocido globalmente de Australia, rebajaron su intensidad durante una hora el domingo, de 8.30 a 9.30 de la tarde.

Si teneis pensado visitar Sidney (casi se me escapa escribir, incorrectamente, “la capital de Australia”), no podeis dejar de visitar el edificio. Para los madrugadores, el tour de 35 dólares australianos (18 euros) os saldrá por 26 dólares (13 euros) si compráis vuestro ticket, online, para el de las 9 am, el de las 9.30 am o el de las 10 am.

Naturalmente, la creación de un edificio tan innovador no estuvo exento de polémica. En 1956, el Gobierno de Nueva Gales del Sur, organizó un concurso internacional para el diseño del nuevo Teatro de la Ópera, con un jurado independiente. El expediente de la competición presentaba unas especificaciones lo suficientemente amplias como para atraer a los mejores talentos del mundo, al no especificar parámetros del diseño o un límite presupuestario. El principal requisito era un diseño que incluyera dos salas para actuaciones, una para ópera y la otra para conciertos sinfónicos.

Lee también:  Viajar a Australia: información práctica sobre el Aeropuerto de Sidney

Aparentemente rescatado de entre un montón de proyectos descartados, el de Jørn Utzon creó un gran interés y la decisión del Gobierno de nombrarlo único arquitecto fue inesperada, audaz y visionaria.
opera houseLa solución para el radical diseño y la construcción de la estructura de concha llevó nada menos que ocho años y el desarrollo de las piezas especiales para el exterior de la misma llevó más de tres años. Los cambios en las especificaciones originales no ayudaron y lo revolucionario del concepto lo convirtió en una de las más difíciles obras de ingeniería jamás intentadas.

A mitad del proyecto, la Comisión de Retransmisiones Australiana (ABC por sus siglas en inglés) pidió que se cambiara la gran sala de ópera por la sala de conciertos, más pequeña en el planteamiento original. La razón es que en la época los conciertos sinfónicos, gestionados por la ABC, eran más populares y atraían a más público que la ópera.

Por si eso no fuera poco, los costes de la obra (que aumentaron escandalosamente) unidos a las críticas generalizadas y a un cambio en el Gobierno, llevaron en 1966 a la dimisión de Utzon, manifestaciones y, añadió aún más controversia entre los profesionales del ramo.

Peter Hall, con el apoyo de Lionel Todd y David Littlemore, junto con el entonces Nuevo Arquitecto del Gobierno, Ted Farmer completaron la obra, que fue inaugurada en 1973 por SM Isabel II.

Como perdonar es tan humano como errar, en 1999 Jørn Utzon se implicó de Nuevo con el Teatro de la Ópera, para desarrollar una serie de principios que actuarían como guía para futuros cambios en el edificio, reflejando siempre su visión original y asegurándose de que la integridad arquitectónica se mantiene inalterable.

Lee también:  El Grec 2016: el festival de teatro, danza y circo de Barcelona

Diseñado por un arquitecto danés, pero es hoy un símbolo tan australiano como lo puede ser Uluru, el monte sagrado de los aborígenes, más conocido como Ayers Rock.

Web, SOH tributo a Utzon (ENG)
Fotos, Él y ella on the trail

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
,