El sur de Jordania: de Petra a Aqaba


Llegó la hora de despedirme de Simo y Alexis. Ellos partían en dirección a Damasco mientras que a mi me esperaban nuevas aventuras por el sur de Jordania.

Con el coche partimos hasta Ma’an. Ellos tomarían la autopista en dirección a Amman, la capital de Jordania, mientras que yo pensaba quedarme en Ma’an como punto de partida para explorar Wadi Rum.

En la Lonely Planet solo aparecía un hostal en esta ciudad de paso y lejos del circuito turístico. Encontré el hostal Kreashan que indicaba la guía pero estaba completo. Probablemente por obreros locales ya que a ningún extranjero vimos por las calles y los niños andabn por la calle entusiasmados con nosotros. Un par de ellos nos indicaron un buen restaurante donde nos pusimos las botas de kefta, arroz y ensaladas. Lo que más me sorprendió del lugar es que tenían una planta exclusiva para mujeres y otra para hombres. Nunca había visto algo semejante. Y, por supuesto, las burkas -o nikab- (no tengo muy clara la diferencia) volvían a aparecer con frecuencia.

En vistas a las pocas posibilidades que ofrecía Ma’an, finalmente decidí partir hacia Aqaba y hacer de este enclave turístico en el mar rojo, mi central estratégica para mis siguientes aventuras por el mar y por el desierto. Nos despedimos efusivamente en la estación de autobuses.

Rechacé las ofertas de los taxistas y me subí al autobús. Estos partes cuando van llenos y en ese momento estaba medio vacío -según los taxistas- o medio lleno -según mi parecer-.

Esperando que el autocar arrancara sus motores conocí a un jordano de Amman que andaba de viaje. Entre otras cosas me indicó que en breve se celebraría un concierto de Metallica en Wadi Rum. Me costaba imaginar semejante espectáculo en medio del desierto. Deberia ser acojonante pero los 100 dinares de la entrada me tiraban hacia atrás. Decidí partir a Aqaba y tomar la decisión más adelante.

Lee también:  Visita a Petra en Jordania (I)

El autocar partió de Ma’an tras esperar media hora y por 3 dinares y algo más de hora y media me dejó en la estación de autobuses de Aqaba, la capital marítima de Jordania.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo