¿Dublin o Londres?

graftonHace unos días, aparecía un comentario en mi perfil de un chico llamado Pablo Lozano. Este lector se estaba planteando viajar a Londres para, durante unos meses, estudiar allí inglés. Sin embargo, dado que tres de los cuatro editores vivimos, y recomendamos Dublín (y el cuarto también pasó una temporada en Irlanda), nos pregunta el porqué y en que se diferencia de Londres.

Como no será la primera vez, ni la última, que alguien se plantee viajar a una de estas dos ciudades de habla inglesa, he pensado responderte, Pablo, en forma de un post, para que más gente pueda también decidir entre una y otra. Aunque, he de aclarar, yo no he vivido en Londres, aunque he estado allí muchas veces, con estancias que oscilaron entre un día y una semana.

Dublín, para mí, tiene un aire de pueblo grande, o de ciudad pequeña, que a nadie le hace pensar en la capital del país. Londres, sin embargo, cuando la visito se me hace apabullante, un Madrid impersonal poblado de rápidas hormigas. Y no es que las calles de Dublín no se llenen de trabajadores frenéticos a las ocho de la mañana, pero el aire que se respira es distinto, menos agobiante (para los que no van con prisa). También se nota que mientras que en la ciudad del Támesis viven más de 7,5 millones de personas, en la del río Liffey “sólo” lo hacen 1,6 millones.

El centro, de O´Connell a St. Stephen´s Green o de Merrion Square a Christchurch o St. Patrick´s, se recorre en un cómodo paseo de veinte o treinta minutos. Como en cualquier otra gran ciudad europea, hay restaurantes y negocios de comida para todos los bolsillos, gustos y nacionalidades. Por supuesto, para saciar la sed, hay más de 1000 pubs, entre tradicionales, turísticos y de barrio.

Lee también:  Los 8 mejores lugares que ver en Dublín

Oracle, Novell, IBM, Dell, Microsoft, Google, Yahoo, Hertz…todas ellas tienen su sede europea o importantes oficinas y call centres instalados en Irlanda. De mandar a su población al extranjero durante décadas para buscar el sustento, en los años noventa se pasó a recibir emigrantes de otros países. Era el boom del Tigre Celta, la economía más pujante de Europa. Aunque hoy en día, con crisis y desaceleraciones a nivel mundial, el crecimiento sea inferior, aún es posible con relativa facilidad, dependiendo del tipo de trabajo que se busque, convertirse en emigrante asalariado en la isla esmeralda.

Comparado con España en general (pero no con Madrid o Barcelona), Irlanda es caro en vivienda y ocio (el alcohol lleva muchos impuestos y el tabaco, afortunadamente, no es nada barato) pero sigue siendo vigente la proporción que usaba hace unos años para ilustrar a mis amigos en Asturias. El coste de la vida es 1,5 veces superior, pero los salarios son generalmente el doble…así que se compensa y recompensa.

Irlanda, que hace menos de noventa años que dejó de pertenecer al Reino Unido, conserva aún en su gastronomía, preferencias musicales, culturales y de vestuario, la huella del antiguo colonizador. Sin embargo, y esto para mí es muy importante, los irlandeses del siglo XXI son cosmopolitas, simpáticos, agradables, viajeros empedernidos, siempre dispuestos a la risa y a dar una calurosa bienvenida al extranjero.

¡Si no me sintiera aquí casi como en casa, no habría aguantado tantos años mi morriña!

Para terminar, si a alguno de los lectores que vive en Londres le apetece, desde aquí le animo a que nos deje un comentario sobre qué es lo que le gusta de esa ciudad para vivir en ella, y así ayudar a Pablo a tomar una decisión.

Lee también:  Visita al Museo Británico de Londres

liffey river

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
,
12 Comentarios
  1. Arkaninger 18 agosto 2008
  2. David 18 agosto 2008
  3. Anonymous 18 agosto 2008
  4. Anonymous 18 septiembre 2008
  5. avistu 22 septiembre 2008
  6. francisco jose 21 diciembre 2008
  7. Quique 22 diciembre 2008
  8. rodrigo 1 septiembre 2010
  9. Quique 2 septiembre 2010
  10. David 3 septiembre 2010
  11. Steven 18 abril 2012
  12. ANDRES 18 enero 2013