Dónde dormir y cenar en Donegal, Irlanda

Google +TwitterFacebook

Las habitaciones de Woodhill House son espaciosas y soleadas

¿Estás pensando viajar a Irlanda? ¿Has oído hablar del condado de Donegal, la Irlanda más salvaje, situado en la costa oeste de la isla? ¿Quieres visitar los acantilados Slieve League, de los que se dice son los más altos de Europa? ¿Te apetece pasar por Arranmore Island y alucinar con esta simpática isla en la que hay 6 pubs, una iglesia y un taxista?

¡Pues me parece una brillante idea! La parte oeste de Irlanda guarda un aire virginal y salvaje que la convierte en un destino más que interesante. Pasar unos días por allí merece realmente la pena, así que, una vez decidido, ha llegado el momento de encontrar alojamiento.

La casa de huéspedes Woodhill House en Ardara es mi especial recomendación para cuando te plantees dónde dormir y cenar en Donegal, Irlanda.

Los jardines de Woodhill House son una auténtica delicia

Cuando llegué a Woodhill House, tras dejar el equipaje en mi habitación, lo primero que hice fue ir a inspeccionar los alrededores. Al encontrar los jardines que se esconden en la parte posterior a la casa de huéspedes, entendí que éste es un lugar ideal para relajarse y reflexionar.

Woodhill House es un hotel acogedor y de ambiente familiar

El precio de las habitaciones, tratándose de un hotel en el que la calidad está presente de forma constante, empezando por el servicio y continuando por todas las prestaciones que ofrece, me pareció más que razonable.

Entre 80 y 100 euros según la época del año por una habitación doble, espaciosa y bien equipada, no me pareció nada caro teniendo en cuenta que en un bed & breakfast hoy en día pagas una media de 35 o 40 euros por persona en cualquier lugar de Irlanda.

El bar de Woodhill House, para variar, se convirtió en mi lugar favorito

En el bar de Woodhill House podrás entablar conversación con otros viajeros procedentes de distintos puntos, no sólo de Europa, sino de todo el planeta.

Lee:
Los acantilados más altos de Europa: Slieve League en Donegal

Por allí es habitual encontrar a estadounidenses y canadienses descendientes de irlandeses que viajan a Donegal con la intención de conocer más a cerca de los orígenes de sus antepasados. Para ellos Irlanda es un país fascinante, una tierra repleta de tradiciones que llenará ese vacío que tal vez sienten en el nuevo mundo.

Reserva tu viaje al mejor precio:

En el restaurante de Woodhill House se come estupendamente y a muy buen precio

El restaurante resultó ser una de las mayores y más gratas sorpresas de mi estancia. Cené allí y para empezar me zampé media docena de ostras recién llegadas de las costas de Donegal. De segundo me comí un filete de ternera que estaba tremendo y de postre me tomé una deliciosa tarta. Todo ello lo acompañé con mi querida y adorada Guinness, el oro negro de Irlanda.

Al comprobar el precio de la cena me quedé alucinado. Esta fantástica cena, en un restaurante de ambiente exquisito y con un servicio maravilloso, costaba tan sólo 35 euros. Teniendo en cuenta los precios en Irlanda, tras disfrutar de una cena espectacular me pareció que se trataba de una auténtica ganga.

James representa el futuro en Woodhill House, un hotel de tradición familiar

Realmente tengo que decir que se trata de un hotel en el que se descansa fantásticamente, se cena maravillosamente y se goza de un servicio familiar y acogedor. Y cuando digo familiar y acogedor me refiero a que los mismos propietarios del lugar se encargarán de que tu estancia sea lo más agradable posible y tratarán de acomodar tus necesidades al máximo.

Lee:
Dormir en un hotel de aeropuerto: Hotel Tryp Barcelona Aeropuerto

Por poner un ejemplo, la mañana de mi partida me resultaba conveniente desayunar media hora antes de la hora oficial a la que empieza el servicio de restaurante. El señor John McHugh, propietario de Woodhill House, se encargó de que no me marchara sin antes llenar el depósito de energía, aunque ello le obligara a modificar sus horarios por un día.

Con James McHugh, hijo del señor John McHugh que poco a poco va tomando el relevo al mando del hotel, también tuve la ocasión de charlar sobre la vida y sus avatares mientras nos tomábamos un par de Guinness (o más) en el bar del hotel.

Ya ves que cuando te decía que el servicio es familiar y acogedor no lo decía por decir, sino con absoluto conocimiento de causa.

Charlie, bisnieto de Nancy, es hoy en día el dueño de Nancy’s Bar en Ardara

Para finalizar te voy a dar una última recomendación por si te apetece salir a dar un paseo por Ardara.

Caminando poco más de 10 minutos llegarás al centro de este pequeño pueblo en el que se encuentra Nancy’s Bar, un pub regentado por Charlie, bisnieto de Nancy, y que sirve probablemente una de las mejores Guinness de la zona, sólo equiparable a la que me tomé en el pub de Enya también en el condado de Donegal.

Ah, y Charlie es primo del señor John McHugh, así que todo queda en familia.

Buenos precios, servicio excelente y ambiente familiar. Bienvenido al condado de Donegal, bienvenido a Irlanda.

Puntúa este artículo
,
Google + Twitter Facebook