De Junio a Agosto en Oriente Medio

Cuando el año pasado acabé recorriendo el Sur de India y Sri Lanka, no era es mi primera opción como viaje de varias semanas. En realidad mi Plan A era Oriente Medio y eso es lo que, retrasado un año, estoy haciendo ahora.

La ruta que me planteé originalmente ha estado abierta a cambios, con una parte que sabía más o menos segura y ya realizada, otra parte que era duda por las tensiones políticas de la zona, (que hacen que algunos gobiernos sospechen de cualquiera que se acerque a su frontera sin formar parte de un tour organizado) y una parte que aún está abierta. Lo que es seguro es que desde el 8 de Junio he estado haciendo un recorrido por Egipto y, después de haber recorrido de Alejandría a Abu Simbel, lo abandoné por el Sinaí en dirección a Jordania. Después de visitar los principales puntos de interés del reino hachemita comenzaba la primera parte que era duda: Siria y más allá.

Para poder entrar en Siria hay dos requisitos necesarios a priori: no haber visitado ni planear visitar Israel y solicitar con antelación un visado en la Embajada Siria del país de residencia.

El tema del visado es complicado. Como ciudadano español debería haber tramitado el visado con la Embajada de Siria en Madrid, como hizo Quique. Pero como residente en Irlanda, debería contactar con la Embajada en ese país…pero es que no la hay. Por ello, y porque me negué a mandar el pasaporte por correo a Londres o Madrid lo que he hecho es pedir un Certificado de Residencia en la Embajada de España en Dublín. Armado con ese documento (en inglés), una buena dosis de paciencia acompañada de una sonrisa y cara de no haber roto un plato en mi vida, me presenté en la frontera entre Jordania y Siria y 28 USD y un rato después entraba en Siria.

Lee también:  Viajablog se va a Bratislava

Por supuesto, había revuelto por todas las esquinas de Internet y encontrado información que avalaba esa posibilidad. Aunque no hay un 100% de garantía de éxito, parece ser que la situación suele resolverse favorablemente e incluso tenía un plan alternativo: solicitar un visado de tránsito, válido durante 72 horas, y cruzar al Líbano. Después de unos días allí, vuelta a entrar en Siria pero en la frontera con el país mediterráneo no hay problemas para conseguir un visado sobre la marcha.

Habiendo conseguido sobrevivir a todo lo anterior, hice un rápido e insomne tránsito por el Sureste de Turquía (a las siete y media de la mañana cruzaba la frontera suroeste cerca de Antaquia y menos de veinticuatro horas después lo abandonaba por Silopi, en el sureste). Esta mañana he entrado en Iraq (para los turcos) o Kurdistán (para los kurdos), y aquí me quedaré unos diez días más o menos.

Como no vuelo a Europa hasta el 21 de Agosto, estoy considerando otros destinos, como Líbano o Georgia, antes de volver a España. Con retraso, pero ya os iré contando las mejores opciones para viajar por esta peculiar zona del mundo, ahora voy a salir a cenar ¡a ver que me ofrece la cocina kurda!.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
3 Comentarios
  1. Quique 20 julio 2010
  2. Quique 20 julio 2010
  3. avistu 23 julio 2010