Reflexiones: De cómo nace un viaje de medio año

Cuando en la mente nace la idea de preparar un viaje de larga duración siempre nos recorre un hormigeo por el cuerpo.

No es nada fácil dejar el trabajo, el piso, la casa, la novia, la hipoteca, el sofá, la tele, las tardes de fútbol y un sinfín de cosas que nos insultan intelectualmente. Nos desmontan los sueños y los convierten en infantiles historias que un día escuchamos, nos las creímos pero claramente se encuentran en desacorde con el ritmo de vida que llevamos.

Yo tuve suerte y por motivos de migración me quedé sin trabajo, no tenía novia y estaba de alquiler. Así que no tuve graves excusas para detener mis pies y me dí a la fuga. Sin embargo, no tenía muy claras las cosas y andé buscando trabajo de profesor de inglés o español por Vietnam, de guía para agencias españolas como traductor por Camboya o Birmania. Al final no me salió ninguno de esos trabajos. De todas maneras, cuando hice el segundo paso me dí cuenta de lo fácil que era viajar por el mundo y dejé apartado el mundo laboral para el 31 de febrero en crepúsculo lunar.

Si tienes ganas de viajar de manera independiente por Asia y dudas entre escoger una agencia o hacerlo por tí mismo, te recomiendo que te dejes de historias; llena tu mochila, pínchate el brazo de vacunas y sácate un billete.

Es muy posible que a través de una agencia conozcas gente muy interesante y visites sitios auténticos, pero sólo recorriendo otros mundos pagarás un tercio del precio acordado y serás tú mismo quien lleve la guía, el mapa, las ganas y el tempo. Sin hablar de las inolvidables experiencias que te van a suceder y de las personas que vas a conocer.

Lee también:  Los contras de un viaje de larga duración

Salí de Barcelona con vuelo a Bangkok. Se trataba de una tarifa de retorno abierto de seis meses que subía a más de 900 euros. Lo hice para salir con tranquilidad y saber que la vuelta estaba en mis manos y no dependía de otros factores. Quizás si alguien me hubiera preguntado el día antes de volver si estaba de acuerdo con tal filosofía hubiera respondido negativamente y hubiera optado por comprar un billete de ida y volver por cualquier vía terrestre sin tener en cuenta el tiempo o las fronteras.

Me puse 600 euros en el bolsillo y recorrí Tailandia, Camboya y Vietnam. A partir de ahí empecé a tirar de visa ya que los euros se habían acabado. Iba cambiando billetes en cualquier banco poco a poco hasta que desaparecieron de mi riñonera-taparrabos. Tanto visa y visa electron funcionan en Asia siempre y cuando os encontreis en una capital o una ciudad de magnitud. A modo de detalle añadir que sólo la visa funciona para sacar dólares en lugar de moneda local en ciertos países. Al menos en Vietnam.

En Vietnam se me ocurrió sacar 50 dolares en billetes pequeños para poder cambiarlos en los sitios fronterizos. Es habitual encontrarse malos cambios en las fronteras y es ideal cambiar pequeñas porciones en dolares para pasar los días hasta que finalmente llegas a una ciudad o a un lugar turístico donde encuentras cambios decentes o cajeros donde sacar dinero.

Por lo que respecta a visados, sale mucho más económico tramitarlo en los mismos países vecinos.

Tuve también la suerte de entrar en Asia por Tailandia donde el visado es gratuito y se hace directamente en el mismo aeropuerto. En Bangkok tramité los de Camboya y Vietnam (en cualquier agencia te los hacen un poco más caros que en la embajada pero a mitad o menos del precio en España).

Lee también:  Ejemplo práctico de la importancia de los blogs de viajes en el sector turístico

Luego en cada capital te puedes tramitar el siguiente en la embajada del país a visitar siempre mucho más baratos que en casa. Llévate unas cuantas fotos, eso sí. En Hanoi me hice el de China. A veces pueden tardar de tres a seis días pero si no vas con prisas te puedes dar una vueltecita por ahí y a la vuelta ya lo tienes fresquito y esperándote. En Nepal no hace falta visado, se hace directamente en el aeropuerto por 30 dólares (la gente que se lo había hecho con antelación en Europa les habían cobrado el triple…)

En Katmandú tramité el visado a la India y fue una experiencia un poco coñazo (una sola persona trabaja de 9:30 a 11 para una cola de mil demonios) pero con un poco de paciencia y poniéndote en la cola a las 7 de la mañana se consigue. Normalmente te dan un mes de visado menos en Nepal que son tres y en la India que son seis. Luego si quieres puedes hacer extensiones (habitualmente sólo una es posible) aunque en algunos países como en la India no es posible y en otros es un poco complicado (en la China me tocó ir a la poli como 4 veces por historias de papeleo!)

Si tenemos en cuenta el presupuesto, la verdad es que es de risa. Me gasté más de 900 euros en el billete de Barcelona a Bangkok más 400 euros en un billete de Pekín a Katmandú aparte de trenes, autocares, motos, tuk-tuks, etc. para un recorrido que cruzaría Europa tres veces o incluso más. Los billetes de avión y en especial el primero fueron la parte más dura económicamente hablando.

Lee también:  El trekking de Santa Cruz en los Andes peruanos

De todas maneras, el total, incluyendo los billetes durante estos seis meses de viajes, haciendo una vida donde no he echado nada de menos, no llega a los 4.000 euros. Es decir, a 100 mil pelas el mes. En Barcelona, entre alquiler, coche, farras y demás historias me gasto mucho más.

Excluyendo hipotecas o niños -cosas que desconozco por ahora- simplemente y sinceramente, diría que no hay excusas para hacer las maletas y largarse por una temporada si realmente es lo que os pide vuestra alma.

Si de veras un gran viaje acude a tu mente es obvio que todo tu sistema reflexivo se opondrá y lanzará un montón de excusas para matar al intruso (dinero, trabajo, piso, novia, carajillo, sofá, cervezas, amigos, tele, fútbol, etc.)

El primer paso es el más difícil; los demás se hacen sin que uno se de cuenta. De todas maneras, no quiero influenciar al respecto. La decisión está en tus manos.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
17 Comentarios
  1. Jesus Manuel Exposito Cruz 3 marzo 2010
  2. Quique 4 marzo 2010
  3. Avistu 5 marzo 2010
  4. oscar 22 julio 2010
  5. Quique 22 julio 2010
  6. CARLOS 25 diciembre 2010
  7. Quique 26 diciembre 2010
  8. CARLOS 26 diciembre 2010
  9. Anaís Arantxa 28 enero 2011
  10. Quique 29 enero 2011
  11. Helen 17 febrero 2011
  12. Quique 19 febrero 2011
  13. Leo 11 julio 2011
  14. Quique 12 julio 2011
  15. Pablo 30 octubre 2011
  16. Osvaldo 9 febrero 2012
  17. Ariel 8 julio 2012