Nepal (1) Sobrevolando el techo del mundo: De Pekín a Katmandú

Google +TwitterFacebook


De Pekín a Katmandú. Ha sido un duro vuelo. Salí a las 8:30 de Pekín con escala en Chengdú y por lo visto en la China no tienen muy en cuenta el tema de los transfers e incluso con la misma compañía (Air China) tuve que recoger mochila. Llegué a las 12 de la noche en Chengd y el vuelo a Kamandú no salía hasta las 7:30 de la mañana, así que me esperaba una larga noche de solitario poeta en el aeropuerto al estilo Sabina.

Lo que no me imaginé es que los guardas de seguridad me echaran a la 1 de la madrugada de la sala de salidas internacionales y que a las 2 me echaran de las nacionales para acabar con mi saco y mi mochila en la calle acompañado de los mosquitos de Sichuan! Bueno, dormir es un decir.

De todas maneras el vuelo que me esperaba se merecía una mala noche y mucho más. Aún sin haber echado ojo en toda la noche fui incapaz de cerrarlos por el espectáculo que me proporcionó posiblemente el vuelo mas acojonante que existe en la capa de la tierra!


De Chengdú hicimos vía Lhasa atravesando el Tibet en un día claro y después de hacer el papeleo de visados en Lhasa volvimos a la marcha atravesando la muralla mas gigantesca del mundo. El día seguía claro, con algunas nubes y los picos y glaciares de 8000 metros se levantaban por encima de la bruma.

Estupefacto me quedé al ver una silueta conocida de tantas veces vista en fotografías: El Everest, a escasos metros a nuestros pies, se levantaba colosal rompiendo a trizas el conglomerado de nubes. Parecía como si con los dedos pudiera agarrar el pico y metérmelo en el bolsillo. Una auténtica maravilla. Un espectáculo para la vista.

Tuve un chico nepalí al lado que me iba enseñando el nombre de los picos. -En este pueblo por fin hablan inglés, y muy bien por cierto! Qué descanso…!- A lo lejos el Annapurna y un sinfín de glaciales en cuya vista me olvidé que apenas había dormido!


Al llegar a Nepal eran las 11:30 hora china, dos menos en Nepal y el chico nepalí me ayudó a regatear un taxi hacia el centro y facilmente encontré una individual con buena pinta.

Primer contacto con los nepalíes y parecen buena gente. Imagino que el turismo es la salvación de la economía de un país en conflicto armado continuo y lo miman. Algún pesado que te quiere llevar aquí o allá, otro que quiere hacer un business contigo llevando joyas a Europa, pero por lo demás parece un descanso comparado con Vietnam donde a cada 5 minutos había alguien que te llamaba. O de la China donde después de un mes cualquier turista podría conseguir un titulo honorifico como actor de mímica.


La fisonomía nepalí es más hindú, poco tibetana y casi ni se aprecian rasgos chinos en absoluto. Da gusto encontrar carteles y menús en inglés por todas partes y también sal y pimienta en las mesas! Los precios dependen de tu estado anímico para comerciar y el monzón parece que no ha terminado de tocar lo que no suena…

Ahora tocara el follón del papeleo, permisos de trekking, visado para la India y si es posible el martes que viene iniciare una caminata de 3 semanas alrededor del parque natural del Annapurna!

Reserva tu viaje al mejor precio:

Puntúa este artículo
4 Comentarios
  1. Anonymous 3 septiembre 2005
  2. Anonymous 4 septiembre 2005
  3. Quique 5 septiembre 2005
  4. Anonymous 12 septiembre 2005