Cuida tu pasaporte y tarjetas en tu viaje

Google +TwitterFacebook

Cuando estás inmerso en un viaje, sea de la duración que sea, una de tus principales preocupaciones suele ser el no perder, ya sea por despiste o robo, tu pasaporte, la cartera o tarjetas de crédito. Yo, desde pequeño, he tenido un historial de despistes casi insuperable, con lo que siempre intento poner un cuidado extra en todos estos temas.

Aquí tenéis algunos consejos sacados de experiencias propias que espero os ayuden a proteger vuestras cosas y os eviten los posibles contratiempos.

1.Pasaporte
El Pasaporte hoy en día es la prioridad número 1 del viajero, sobre todo cuando sales de la Unión Europea. Cuando se pierde, comienzan las preocupaciones del tipo me tengo que quedar en el país por semanas o qué pasa si me pilla la policía sin pasaporte.

Estando en una pequeña ciudad de la isla Norte de Nueva ZelandaTaupo – nos ocurrió el mayor percance de nuestro viaje de 5 meses por el Mundo. Tras cenar una ensalada dentro del nuestro coche alquilado – que hacía las veces de casa con ruedas porque llovía fuera-, salimos al baño público a lavar las cosas y, en cuestión de 5 minutos, nos abrieron el maletero del coche y nos robaron las mochilas y 1 cámara de fotos. La historia completa se merece un post que escribiré un día de éstos, pero, yendo al grano, mi amigo Rober tenía su pasaporte y los billetes de avión en su mochila.

Los billetes no fueron problema porque los reimprimieron en una oficina de la aerolínea australiana de Oneworld, Qantas. Sin embargo, lo del pasaporte fue un calvario que casi le cuesta el viaje entero. Denunciamos el robo a la policía y nos indicaron que no había embajada española en el país, sólo un consulado en la isla Sur. Al final nos tocó hacer todo el papeleo por correo con la embajada española en Australia, llevando más de 2 semanas el conseguir uno nuevo.

Reserva tu viaje al mejor precio:

Cuando pidas el nuevo pasaporte te pedirán datos sobre el que perdiste, como día de expedición, número de pasaporte y fecha de caducidad. Nosotros llevábamos copias de seguridad en diferentes lugares y teníamos esa información, pero en los tiempos que corren, quizás habría sido más fácil scanear la primera página y mandártela adjunta a un email a tu propio buzón de correo, pudiendo acceder a la información de manera sencilla desde cualquier lugar.

2. Tarjetas de crédito.
Apúntate los números de teléfono de la tarjeta de crédito en algún papel que no lleves en la cartera o también puedes volver a utilizar la técnica del email. Yo, lo que hice es abrir otra cuenta bancaria aparte de la que ya tenía, pedir 2 tarjetas -una de débito y otra de crédito- de cada cuenta y darle una de cada cuenta a Rober. Así diversifiqué mucho el riesgo y la verdad es que me sentí bastante cubierto.

También es aconsejable autorizar a alguien -familiar o alguien de confianza- en tu cuenta de ahorro para que, en caso de que lo necesites, vaya haciendo traspasos entre tus cuentas en tu país para ir cubriendo imprevistos que surjan.

3. Asegura tu mochila.
Yo llevaba pasaporte, dólares y tarjetas de crédito pegados a mi cuerpo en una de esa especie de riñoneras de poco grosor que puedes llevar debajo de tu ropa. Tengo que reconocer que aquello acabo con más mierda que el palo de un gallinero, pero hizo su función a las mil maravillas. Eso sí, una de las pocas veces que me lo quité y lo dejé debajo del colchón en una cabaña en la isla de Koh Lanta en Tailandia, me robaron unos 250 dólares. Sí, ésa es mi suerte, pero ya estoy acostumbrado.

Si decidís llevarlos en la mochila aseguradla con pequeños candados. Es un poco pesado el tener que estar abriéndolos y cerrándolos cada vez que dormís en un hostal, vagón de tren o tantos otros lugares, pero creo que vale la pena.

4. Mantente sano.
Siempre es importante mantenerte sano y fuerte durante tu viaje, no sólo para poder disfrutarlo mucho mejor, sino también para mantener tu mente despejada y estar alerta. En el episodio de Koh Lanta, me robaron justo el día después de haber pasado toda la noche vomitando y con diarrea. A la mañana siguiente pasé de ocultar bien las cosas y tomar las precauciones que solía seguir a raja tabla…y bueno, me costó 250 dólares la broma.

Puedes llevarte algún botecito con vitaminas masticables que te ayuden a reponer energías en la cansada ruta.

¿Alguien que se anime a contar historietas propias sobre robos curiosos o calvarios con documentos? Tal vez saquemos más ideas de cómo solucionar estas cosas.

Puntúa este artículo
5 Comentarios
  1. Prognatis 19 mayo 2008
  2. Anonymous 21 mayo 2008
  3. escalambrujos 21 mayo 2008
  4. Anonymous 21 mayo 2008
  5. David 21 mayo 2008