14 cuevas españolas declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO

La región de la que procede nuestro estimado y heterogéneo Avistu se encuentra de enhorabuena. Catorce cuevas rupestres de cornisa cantábrica han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Las grutas, que se encuentran repartidas entre Cantabria, Asturias (patria querida) y el País Vasco, entrarán a formar parte de la declaración de la Cueva de Altamira, conseguida en 1985.

El anuncio se ha producido este lunes en la ciudad canadiense de Québec, donde se está celebrando la 32ª Conferencia del Comité del Patrimonio Mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y donde se han dado a conocer también los estremecedores datos publicados por David hoy mismo referente a la degradación del Machu Picchu y sus alrededores.

Se trata de las cuevas de Chufín, Hornos de la Peña, El castillo, La Pasiega, Las Monedas, el Pendo, La Garma y Covalanas en Cantabria; las vascas de Santimamiñe (Kortezubi), Ekain (Zestoa) y Altxerri (Aia); y las asturianas de Tito Bustillo (¿tendrá algo que ver con el del Larguero?), La Peña de Candamo, Llanín y el Pindal.

Si bien las cuevas de Santimamiñe, Ekain y Altxerri se encuentran cerradas al público debido a programas de protección y conservación de las pinturas, en el caso de Santimamiñe desde la pasada primavera se puede realizar una visita virtual. En cuanto a la cueva de Ekain, se están ultimando las obras para la apertura al público de la réplica Ekain Berri, construida a escasa distancia de la cueva original.

La candidatura de las cuevas fue promovida por los Gobiernos del País Vasco, Cantabria y Asturias como parte de la declaración de Altamira. La propuesta se basaba en el número y la densidad de las cavernas decoradas que pueden encontrarse en esta zona del norte de España, su buen estado de conservación, su rico repertorio iconográfico, la diversidad de técnicas y estilos que reúnen y la antigüedad de unas pinturas que convierten la cornisa cantábrica en uno de los lugares donde tuvo lugar el nacimiento del arte parietal.

Lee también:  Espeólogos británicos encuentran las profundidades de China

Y es que la Península Ibérica siempre ha sido lugar de reconocidos artistas, ya desde tiempos muy remotes cuando la habitaban unos barbáros que se subían a los arbóles y se comían los pajáros.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo