Cruzando en tirolina el estadio más bonito de Europa, el PGE Arena de Gdańsk

Avistu en tirolina sobre el estadio PGE Arena Gdansk

Avistu en tirolina sobre el estadio PGE Arena Gdansk (c) Søren Jepsen

Si la práctica legal de un deporte o actividad en un entorno en el que o no está permitido o no es habitual es algo que te llama la atención, tienes que visitar el PGE Arena de Gdansk si viajas a Polonia. Aparte de ser el estadio más bonito de Europa y haber sido escenario de varios partidos de la selección de España en la Eurocopa 2012, puedes cruzarlo por el aire, haciendo tirolina. Exacto, puedes hacer tirolina en un estadio de fútbol.

El cable se encuentra suspendido sobre el cesped, que atraviesa en diagonal, desde lo más alto de las gradas, aunque tu viaje se inicia un poco más abajo. Para realizar la actividad (que sólo cuesta 49 PLN, unos 12 euros) primero tienes que firmar el típico documento de exención de responsabilidades para la empresa, como es habitual, y después, ya en las gradas te proveerán del equipo adecuado y te darán las instrucciones de seguridad.

Estas últimas son sencillas y básicamente son no hacer el cabra y nunca agarrar el cable de la tirolina. Si lo haces por detrás de la parte en que estás enganchado podrías frenar el descenso y si lo haces por delante podrías perder la mano.

Las verdes gradas del estadio PGE Arena Gdansk

Las verdes gradas del estadio PGE Arena Gdansk (c) Avistu

Habría que ponerse muy nervioso para hacer algo así. El equipo de seguridad consiste en un casco (que es más por los posibles roces con el cable si te mueves mucho o para protegerte a la hora de frenar, al final del cable, si hicieras algún movimiento brusco que para el caso – improbable – de que se rompa la tirolina, el cable de sujección a la misma o el arnés), unos guantes y un arnés al que va enganchado el cable de sujección.

Lee también:  Senderismo por la Sierra Helada de Alicante

Aviso para los chicos: cuando os lo pongáis tratad con cariño vuestros genitales. Las correas han de ir ajustadas pero colocadas de tal manera que no os impidan una vida sexual plena en el futuro o, quien sabe, incluso la paternidad.

Desde la tirolina no se ve así el césped del estadio PGE Arena Gdansk

Desde la tirolina no se ve así el césped del estadio PGE Arena Gdansk (c) Avistu

Como podéis ver en el vídeo, yo grabé mi recorrido en tirolina con el móvil (y con un par de narices), porque no tengo una cámara GoPro o similar para estos casos. Me había fijado en cómo lo hacían tanto el empleado que se lanza primero como mis compañeros* que le siguieron por turnos. Fui el penúltimo en lanzarse en tirolina para ver cómo eran los movimientos durante el trayecto, por lo de grabarlo con el móvil, no porque de repente el arnés me quedara holgado.

Me subí a la plataforma elevada, se comprobó que tenía el arnés bien colocado, y me dieron el visto bueno para subirme a un pequeño taburete donde engancharon el cable a la tirolina. “Déjate caer” fue, con una sonrisa, eso sí, la última instrucción que recibí. Levanté los pies y le hice caso.

Interior Estadio PGE Arena Gdansk

Interior Estadio PGE Arena Gdansk (c) Avistu

En cuanto pierdes de vista las gradas desde las que te lanzas, pierdes también cualquier referencia de la altura a la que te encuentras o la distancia que recorres. No estás a 45 metros, la altura máxima del PGE Arena, pero varias decenas de metros te separan de una verde y mullida hierba.

En el estadio, completamente vacío, sólo eres capaz de escuchar dos sonidos, el metálico roce del cable conforme desciendes y tus propios gritos de excitación, que retumban con un eco inesperado.

Lee también:  Cámara de acción GoPro Hero 4 Session

Giras, y lo haces sin control. Es un pequeño movimiento circular, lento pero constante porque probablemente tu cuerpo, no entrenado, está más inclinado hacia un lado que otro. En realidad es mejor así, te evita girar la cabeza porque es todo el cuerpo el que lo hace y así ves las sillas, de un verde más claro que la hierba, en la grada y los focos que no te deslumbran pero convierten toda la escena en algo más propio de una película o un sueño.

Los 200 metros de recorrido se me hicieron tan cortos que pedí hacerlo una segunda vez.

Datos prácticos:

Esta actividad sólo se realiza los domingos entre las 11 de la mañana y las 4 de la tarde. Las entradas, que se compran en el estadio, cuestan 49 PLN para adultos, 25 PLN por persona en grupos de más de 15 o 20 PLN si es un grupo escolar, de más de 15 personas.

*Los blogueros Adri, Sele, Soren, Anna y periodistas invitador por Turismo de Gdansk para visitar la ciudad bajo el lema #IloveGDN que se pudo seguir en Twitter.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
, ,
4 Comentarios
  1. Adrian 18 noviembre 2013
  2. Adalberto Macondo 8 enero 2014
  3. Avistu 9 enero 2014
  4. Avistu 9 enero 2014