Crac des Chevaliers: un castillo medieval en Siria


Alquilamos un coche desde Barcelona para viajar por Siria y Jordania. Lo hicimos con Sixt y nos salió por unos 280 euros durante toda la semana. La oficina la tienen en un centro comercial detrás del Four Seasons Hotel. Es un lugar céntrico en la ciudad y el papeleo fue bastante rápido. Nos dieron un coche automático y era la primera vez que probaba uno de esos…

La verdad es que la experiencia de conducir por Damasco fue agobiante y para volverse loco. Me costó un buen rato dar con el truquillo del embrague fantasma y hacerlo en medio del caos en las calles de Damasco le añadía un plus de ansiedad. Apenas se encuentran líneas sobre el asfalto y los coches tienen su propia ley de conducción. Aparentemente parece todo un auténtico caos infernal pero entre ellos se entienen a la perfección y apenas ves accidentes.

Salimos victoriosos después de unas buenas vueltas por la ciudad y nos dirigimos por una de las carreteras principales en dirección a Homs. Nuestro primer destino sería visitar el espectacular castillo de las cruzadas llamado Crac des Chevaliers.

Desde Damasco tardamos unas tres horas en llegar aproximadamente. Nos hicimos un buen lío para encontrar el desvío desde Homs al castillo, así que si os pasáis por ahí mirad bien las señales y conducid lentos. El problema es que acostumbran a poner las señales de desvío un metro antes del mismo.

Finalmente llegamos al castillo tras subir una enorme cuesta con el coche y lo encontramos en un lugar privilegiado a lo alto de una montaña. La entrada sale por 150 dinares por cabeza y de paso tomamos los servicios de un guía por 300 dinares.

Lee también:  Las ruinas de Jericó y el Monasterio de la Tentación

Nuestro guía, Abdou, hablaba una mezcla de español, italiano, inglés y árabe. Yo creo que ni el mismo se entendía a veces pero lo que si nos quedó claro es que habían 4,000 soldados en el castillo y ni una sola mujer.

El castillo de Crac des Chevaliers es uno de los castillos mejor conservados que he visto. Se encuentra a lo alto de una peñasco a 750 metros de altura con espléndidas vistas al valle e incluso a Líbano. Se trata de uno de los castillos más importantes de la Edad Media. Se encuentra a unos 60 kilómetros al oeste de la ciudad de Homs y en su interior cobija pasajes, establos, puentes, 13 torres y un gran número de salas. La formidable estructura a sobrevivido terremotos y batallas desde el siglo XI y ha servido tanto para los europeos de las cruzadas y musulmanes como lugar estratégico para dominar la zona.


Aunque nuestro simpático guía no nos explicó demasiado sobre la historia del castillo nos fue de maravilla para conocer partes del castillo que seguramente caminando a nuestro antojo nunca hubiéramos descubierto. Caminamos alrededor de un camino de ronda -carcasonne- maravillosamente conservado, descubrimos la inmensa cocina, la iglesia románica convertida en mezquita a su vez a través de los tiempos y desde lo alto de la torre gozamos de las buenas vistas al valle que, por cierto, es cristiano en su mayor parte debido a la influencia europea durante la época de las cruzadas.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
3 Comentarios
  1. en la maleta 26 diciembre 2009
  2. Roberto 5 enero 2010
  3. Quique 5 enero 2010