Copas a cinco bajo cero en Auckland

Google +TwitterFacebook

A finales del siglo XIX, un intrépido aventurero neozelandés llamado Buck Rockwell se marchó solo de expedición por el Polo Norte.

Cuando su barco cortahielos quedó atrapado en el ártico, no le quedó más remedio que pasar el duro invierno en un remoto pueblo ballenero ruso, con poco más que las mujeres locales e inmensas cantidades de vodka para calentar las largas noches árticas.

En 1908 Buck regresó finalmente a Nueva Zelanda, trayendo consigo infinidad de historias polares y una buena cantidad de puro auténtico vodka. Su legado fue pasando desde entonces entre los Rockwells. Hasta que en 2003, pasó a manos de su bisnieto Craig, a quien se lo ocurrió la brillante idea de crear el primer vodka bar bajo cero.

Minus 5 Bar es un lugar en el que todo, absolutamente todo, está hecho de hielo. Las paredes, la barra, las esculturas que decoran el local, los asientos, e incluso los vasos en los que te sirven estos famosos cocktails hechos a base de vodka.

Vestidos al estilo esquimal, disfrutamos de lo lindo de un par de rondas del delicioso vodka que se sirve en este curioso garito. Esculturas de hielo por todas partes, sillas de hielo cubiertas con pieles, un montón de botellas de vodka y un camarero al que se releva cada 30 minutos, es prácticamente todo lo que te encuentras en este bar en el que estarás a menos 5 grados de temperatura y en el que no te permiten estar más de media hora.

Si te pasas por Auckland, Nueva Zelanda, no dudes en dejarte caer por Minus 5 Bar y tomarte un buen copazo; tal vez la mejor oportunidad de tu vida para beber vodka sin necesidad de meterle hielo.

Lee:
¿Quieres ser millonario?

Reserva tu viaje al mejor precio:

Puntúa este artículo
,
Google + Twitter Facebook