Consejos para visitar las ruinas de Pompeya

teatro-pompeya

La visita al yacimiento de Pompeya es un imprescindible en tu viaje a Nápoles y al sur de Italia. La famosa erupción del volcán Vesubio tuvo lugar durante el año 79 de nuestra era. Su vehemencia sepultó la ciudad entera y una gran extensión a su alrededor bajo sus cenizas. La cima del volcán explotó y, en los momentos más activos de la erupción, el volcán llegó a vomitar más de 10.000 toneladas de materia por segundo. En apenas horas murió la mayor parte de la población asfixiados por los gases que el Vesubio desprendía.

La tragedia no llegó a tardar y asoló a una de las ciudades más prósperas de la era romana y a su vez, esa tragedia se convirtió en una fortuna para arqueólogos. El yacimiento de Pompeya es, hoy en día, el mejor museo del mundo donde podemos contemplar una ciudad del siglo I gracias a la buena conservación de sus estancias, edificios e incluso cuerpos agonizando bajo la furia del volcán.

pompeya-mosaicos

Cómo llegar a Pompeya

Partimos de Nápoles desde la céntrica estación de tren en piazza Garibaldi. Nos subimos a la Circumvesuviana en dirección a Sorrento. Esta línea de tren ofrece servicios regulares cada media hora aproximadamente. Al cabo de unos 40 minutos llegaremos a la estación Pompei-Scavi-villa dei Misteri donde debemos apearnos. El billete nos salió por unos 2.5 euros por cabeza sólo ida.

Entrada a las ruinas de Pompeya

adoquines-pompeya

Paseando por las calles de adoquines de Pompeya en un día de lluvia

Al llegar a la estación existe un breve paseo de cinco minutos que nos deja a las puertas del yacimiento. A vuestro alrededor encontraréis un montón de tiendas de souvenires, restaurantes y miles de autocares estacionados a las puertas de Pompeya. La entrada sale por 11 euros aunque si queréis incluir los otros yacimientos vecinos (Herculano, Stabia, Oplontis y Bosco reale en vuestra visita) existe un ticket global que sale por 20 euros.

Lee también:  Ruta de viaje por el sur de Italia: Puglia, Matera y Nápoles

Pompeya puede visitarse todos los día de abril a octubre de 8:30 de la mañana a 19:30 de la tarde. De noviembre a marzo la última visita permitida es a las 17:00 de la tarde.

En la entrada ofrecen servicios de audioguía que salen por 6,50 euros. Nosotros no los usamos y tiramos del librito de información gratuito que ofrecen en la entrada y nos resultó muy útil y suficientemente extenso en sus explicaciones. De hecho, más adelante descubrimos que se trata del mismo texto en que se basan las audioguías así que si te quieres ahorrar esos 6 euros simplemente ponte a leer.

Consejos para visitar Pompeya

mosaico-perro

Una de los bellos mosaicos decorando una casa pompeyana

Si bien Pompeya cubre unas 66 hectáreas -una tercera parte más grande que todo el Vaticano- solamente una pequeña área de 12 hectáreas está abierta al público. De todas maneras, de trata de una zona suficientemente grande como para que tengáis el día entero ocupados descubriendo los secretos de cómo era la vida en la Roma del siglo I después de Cristo.

Debido a su extensión y a la multitud de lugares que visitar, es recomendable dedicarle al menos cinco horas de tiempo a visitar el yacimiento de Pompeya.

Es conveniente leer de antemano un poco sobre la historia de Pompeya y los diferentes yacimientos que existen para saber cuáles son nuestras preferencias de visita (qué casas, calles o edificios queremos ver). No es plausible llegar a Pompeya y pretender verlo todo. Simplemente no vamos a dar abasto. Si no habéis hecho los deberes antes de llegar al lugar, entonces, antes de poneros a caminar, os aconsejo leeros por encima la guía informativa sobre Pompeya y marcar aquellos lugares que más os interesen para trazar un itinerario por el extenso yacimiento.

pene-suelo-pompeya

Una bonita polla esculpida en el suelo marcando dirección al prostíbulo.

Con el imponente Vesubio al fondo os será fácil orientaros junto con uno de los mapas que ofrecen en la entrada principal. Pompeya presenta una estructura más bien cuadriculada que os ayudará a moveros con cierta soltura.

Lee también:  Visita a la casa-museo de Dalí en Port Lligat

En su interior encontraréis un restaurante y una zona de servicios públicos que recomiendo especialmente, no solamente por su práctico uso, sino también porque es una de las pocas zonas de doble planta y desde arriba conseguiremos unas panorámicas muy interesantes a Pompeya.

pompeya-desde-banos

Vistas a Pompeya desde los baños públicos

Visitas recomendadas en Pompeya

Entre las múltiples casas, recintos y edificios que vimos en Pompeya me quedo con las siguientes siete atracciones principales que visitamos:

El Foro: pasaréis por él sí o sí. Se trata de una extensión abierta y rectangular. Como en cualquier foro romano, en este escenario tenía lugar la vida religiosa, política, social y económica de la ciudad. Hoy en día un buen número de columnas todavía se levantan y algunos templos a su alrededor dan culto a antiguos dioses como Minerva o Júpiter.

El Templo de Apolo: Lo encontraréis muy cerca del foro y se trata de una bonita columna jónica con un reloj solar sobre ella evocando a Apolo, dios de Sol.

teatro-grande-pompeya

Vistas desde el Teatro Grande

Teatro Grande y Piccolo: Ambos teatros se encuentran muy cerca y merece la pena visitarlos. Especialmente me gustó el pequeño teatro, se halla mucho mejor conservado que el Teatro Grande y su acceso parece estar relativamente oculto. Por esta razón, me gustó observar que apenas había gente en el lugar y uno puede sentarse tranquilamente y evocar algún concierto u obra de teatro que se escenificara en la época romana.

Orto dei Fuggiaschi: Este huerto habla por sí mismo al recordar el testimonio dramático de los habitantes de Pompeya. Sorprendidos por la furia del volcán, 13 personas trataron de ocultarse en en esta casa y acabaron muriendo asfixiadas. Los moldes de sus cadáveres siguen ahí mostrando posturas que evocan la agonía que tuvieron que sufrir.

Lee también:  Sonidos del pasado, instrumentos musicales tradicionales en una visita al Aula Museo Paco Díez en Valladolid

Il Lupanare: Cualquier que visite Pompeya antes que tu te va a contar sobre este lugar. ¿Te imaginas cómo eran los puti-clubs durante el siglo I en la época romana? Pues pasando por los yacimientos de Pompeya podemos observar gracias a los grabados en las puertas que eran bastante promiscuos y abiertos a diferentes opciones sexuales. El cliente podía escoger a la prostituta según la especialidad esculpida o pintada en la misma puerta. Muy práctico y funcional. Eso sí, las camas de piedra parecían ser lo menos tentador.

foro-pompeya

Casa del Fauno: Se trata de una enorme residencia con diferentes salas bellamente decoradas y bien conservadas. En su interior destaca una fascinante estatua de bronce, muy pequeña, de un fauno que baila.

Terme Stabiane: Estas termas son las mejores conservadas en Pompeya. Ofrece dos zonas divididas para hombres y mujeres. Entrar en ella es darse cuenta que el tiempo no ha pasado demasiado y podría ser perfectamente el modelo arquitéctonico que podemos ver en la mayoría de baños turcos que encontramos en Estambul.

Otras escapadas que no os podéis perder por la zona:

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Consejos para visitar las ruinas de Pompeya
5 (100%) 1 voto
,
11 Comentarios
  1. Loreto 26 mayo 2014
  2. m jESUS 3 octubre 2014
  3. Blackbird Studios 2 enero 2015
  4. Irene 4 agosto 2015
  5. Mochilera lowCost 16 agosto 2015
  6. Mar Pucj 31 enero 2016
  7. CLAUDIOLIOI@HOTMAIL.COM 13 junio 2016
  8. CLAUDIO LIOI 13 junio 2016
  9. Ivan 24 agosto 2016
  10. natalia 24 agosto 2016

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *