6 consejos prácticos para viajar con niños

viajar-con-niños

Viajar con niños

Acabo de leer la entrevista realizada a esta simpática y valiente pareja que está dando la vuelta al mundo con sus hijos de 9 y 5 años y me parece de un mérito sin precedentes en lo que conozco sobre viajes y viajeros. Te aseguro que sé de lo que hablo porque no me faltan referencias. Yo mismo dí la vuelta al mundo durante un año hace ya algún tiempo. Ahora, siendo padre de un niño de 5 años y una niña de 3, no me imagino yendo mucho más allá de las Islas Canarias. Pero bueno, vayamos por partes.


Como te decía, hace ya 8 años agarré la mochila y junto a mi compañera de fatigas -que hoy es la madre de mis hijos- salimos de Dublin en dirección India y regresamos a Europa prácticamente 12 meses después procedentes de Brasil. Aquello me pareció la aventura más bestial que podía tener un ser humano en esta vida. Qué ingenuo, desde luego.

Hoy han pasado los años y a duras penas consigo llegar hasta Cork arrastrando a ese par de renacuajos que, todo sea dicho, se lo pasan bomba allí donde van.

A continuación, como viajero sin destino que fui y como padre organizado que intento ser, te cuento algunas peculiaridades relacionadas con la gran aventura que supone viajar con niños y algunos prácticos consejos para que tú también disfrutes del viaje.

1. Durante los 2 primeros años de paternidad olvídate de todo

Sí, eres un viajero amante de las culturas y del enriquecimiento personal. Créeme, hasta que cumplen 2 años de lo único que te vas a enriquecer es de ingeniártelas para calentar biberones, cambiar pañales de la forma más higiénica posible y de ir por el mundo cargando trastos como una mula.

Desengáñate. Tómalo con calma y ten paciencia. Viajecitos sencillos y de corta duración. Como en casa no vais a estar en ningún sitio, ni tú ni tu pequeña familia.

2. Pon a prueba tus malabarismos

Si tienes más de un hijo viajar con niños pone a prueba tus malabarismos y la capacidad que tienes de organizarte con tu amada pareja. Si con uno te puedes permitir algunos lujos, con dos o más tus momentos de libertad convertirán a los de tu pareja en momentos de esclavitud. Todo bien. Todo muy bonito: el amor, la familia… Pero la verdad siempre es dura y viajar con niños es un reto sólo al alcance de los más valientes.

3. A partir de los 3 años las cosas cambian

Cuando el menor de tus hijos cruza la barrera de los 3 años te cambia la vida. Todos los biberones, los pañales, los cochecitos y demás cacharros que has arrastrado con toda la dignidad posible los mandas a tomar por… Se los pasas a cualquier otro pringado que acaba de empezar y tu cuerpo se aligera a la vez que se libera. No llegas al nivel de salir de casa y plantarte a orillas del mar con una toalla sobre el hombro en 2 minutos, pero empiezas a ver la luz al final del túnel.

4. Consejos para viajar en el avión

Mis dos hijos, por circunstancias de la vida, se subieron por primera vez en un avión a muy temprana edad. Rozaban los 20 meses si no recuerdo mal, y desde entonces lo de volar se ha convertido en una situación más o menos regular. Odisea en el espacio…En el espacio aéreo.

Una vez más, todo cambia a partir de los 2 y medio o 3 años.

Llévate libros, videojuegos, consolas, game boys y todo lo que te quepa en una pequeña mochila para que tus hijos den por saco lo menos posible no sólo a tí, sino a tus pobres compañeros de vuelo.

Lleváte música. A mi hijo de 5 años ahora le gusta escuchar música en el avión. Pero ten cuidado con lo que metes en el iPod. Nunca subestimes a tu adversario. Puedes encontrarte, como en mi caso, que si no te cargas con armas pesadas te saldrá el tiro por la culata: Guns ‘n Roses, Nirvana, U2 de los 80’s y de vez en cuando cuela algo de funky con buen ritmo. A Cold Play y compañía ya me ha dejado claro que me los meta por donde me quepan porque agarra la Gameboy para matar enemigos y me toca escucharlos a mí solo. Eso sí, la ventana es suya.

Mi hija se sienta junto a su madre y leen libros. Cuando observo la estampa me siento como un auténtico perdedor.

5. Nadar pronto es fundamental

viajar-niños-consejos

Haciendo amigos

Una vez llegas al hotel, dejas las maletas de cualquier manera en la habitación y te marchas a que te toque el aire.

El bar del hotel, que se convertirá en tu pequeño búnker durante los próximos días, es un buen lugar para empezar a tomarte la situación con cierta perspectiva.

Es importante que tus hijos aprendan a nadar lo antes posible. No sólo por cuestiones deportivas o de interes lúdico-culturales, sino porque cuanto antes aprendan a nadar antes podrás saborear tu cerveza como es debido.

Con los míos ya tengo los deberes cumplidos.

6. Incentiva nuevas amistades

Es bueno que tus hijos se relacionen con otros niños que conocen en el hotel. No es sólo una cuestión de desarrollar la capacidad para relacionarse con otros seres o de fomentar el intercambio cultural, sino más bien se trata de lógica proposicional: si mis hijos están jugando con otros niños quiere decir que no están jugando conmigo, lo cual significa que me puedo tomar una cerveza en paz.

En fin, ésta ha sido tan sólo una breve pincelada sobre lo que significa viajar con niños. Al principio se trata de toda una aventura llena de situaciones de todo tipo, algunas lamentables, otras apasionantes.

Espero que hayas disfrutado de esta pequeña introducción. Intentaré seguir contándote mis experiencias para que, si no ahora, algún día te sean de cierta utilidad.

21 Comentarios
  1. Luisete 1 marzo 2012
  2. Purkinje (mapaygps) 1 marzo 2012
  3. Bertika 1 marzo 2012
  4. Sergi 1 marzo 2012
  5. Manuel 1 marzo 2012
  6. Sergi 1 marzo 2012
  7. JD (@aitor_vca) 1 marzo 2012
  8. Manuel 1 marzo 2012
  9. Purkinje (mapaygps) 1 marzo 2012
  10. Sergi 1 marzo 2012
  11. Daniel 1 marzo 2012
  12. Octavio Avalos 1 marzo 2012
  13. Luisete 1 marzo 2012
  14. Manuel 1 marzo 2012
  15. Sergi 1 marzo 2012
  16. Sergi 1 marzo 2012
  17. Sergi 1 marzo 2012
  18. Sergi 1 marzo 2012
  19. Sergi 1 marzo 2012
  20. Manuel 1 marzo 2012
  21. Sergi 1 marzo 2012