Viajablog viajablog

6 consejos prácticos para viajar con niños

viajar-con-niños

Viajar con niños

Acabo de leer la entrevista realizada a esta simpática y valiente pareja que está dando la vuelta al mundo con sus hijos de 9 y 5 años y me parece de un mérito sin precedentes en lo que conozco sobre viajes y viajeros. Te aseguro que sé de lo que hablo porque no me faltan referencias. Yo mismo dí la vuelta al mundo durante un año hace ya algún tiempo. Ahora, siendo padre de un niño de 5 años y una niña de 3, no me imagino yendo mucho más allá de las Islas Canarias. Pero bueno, vayamos por partes.


Como te decía, hace ya 8 años agarré la mochila y junto a mi compañera de fatigas -que hoy es la madre de mis hijos- salimos de Dublin en dirección India y regresamos a Europa prácticamente 12 meses después procedentes de Brasil. Aquello me pareció la aventura más bestial que podía tener un ser humano en esta vida. Qué ingenuo, desde luego.

Hoy han pasado los años y a duras penas consigo llegar hasta Cork arrastrando a ese par de renacuajos que, todo sea dicho, se lo pasan bomba allí donde van.

A continuación, como viajero sin destino que fui y como padre organizado que intento ser, te cuento algunas peculiaridades relacionadas con la gran aventura que supone viajar con niños y algunos prácticos consejos para que tú también disfrutes del viaje.

1. Durante los 2 primeros años de paternidad olvídate de todo

Sí, eres un viajero amante de las culturas y del enriquecimiento personal. Créeme, hasta que cumplen 2 años de lo único que te vas a enriquecer es de ingeniártelas para calentar biberones, cambiar pañales de la forma más higiénica posible y de ir por el mundo cargando trastos como una mula.

Desengáñate. Tómalo con calma y ten paciencia. Viajecitos sencillos y de corta duración. Como en casa no vais a estar en ningún sitio, ni tú ni tu pequeña familia.

2. Pon a prueba tus malabarismos

Si tienes más de un hijo viajar con niños pone a prueba tus malabarismos y la capacidad que tienes de organizarte con tu amada pareja. Si con uno te puedes permitir algunos lujos, con dos o más tus momentos de libertad convertirán a los de tu pareja en momentos de esclavitud. Todo bien. Todo muy bonito: el amor, la familia… Pero la verdad siempre es dura y viajar con niños es un reto sólo al alcance de los más valientes.

3. A partir de los 3 años las cosas cambian

Cuando el menor de tus hijos cruza la barrera de los 3 años te cambia la vida. Todos los biberones, los pañales, los cochecitos y demás cacharros que has arrastrado con toda la dignidad posible los mandas a tomar por… Se los pasas a cualquier otro pringado que acaba de empezar y tu cuerpo se aligera a la vez que se libera. No llegas al nivel de salir de casa y plantarte a orillas del mar con una toalla sobre el hombro en 2 minutos, pero empiezas a ver la luz al final del túnel.

4. Consejos para viajar en el avión

Mis dos hijos, por circunstancias de la vida, se subieron por primera vez en un avión a muy temprana edad. Rozaban los 20 meses si no recuerdo mal, y desde entonces lo de volar se ha convertido en una situación más o menos regular. Odisea en el espacio…En el espacio aéreo.

Una vez más, todo cambia a partir de los 2 y medio o 3 años.

Llévate libros, videojuegos, consolas, game boys y todo lo que te quepa en una pequeña mochila para que tus hijos den por saco lo menos posible no sólo a tí, sino a tus pobres compañeros de vuelo.

Lleváte música. A mi hijo de 5 años ahora le gusta escuchar música en el avión. Pero ten cuidado con lo que metes en el iPod. Nunca subestimes a tu adversario. Puedes encontrarte, como en mi caso, que si no te cargas con armas pesadas te saldrá el tiro por la culata: Guns ‘n Roses, Nirvana, U2 de los 80’s y de vez en cuando cuela algo de funky con buen ritmo. A Cold Play y compañía ya me ha dejado claro que me los meta por donde me quepan porque agarra la Gameboy para matar enemigos y me toca escucharlos a mí solo. Eso sí, la ventana es suya.

Mi hija se sienta junto a su madre y leen libros. Cuando observo la estampa me siento como un auténtico perdedor.

5. Nadar pronto es fundamental

viajar-niños-consejos

Haciendo amigos

Una vez llegas al hotel, dejas las maletas de cualquier manera en la habitación y te marchas a que te toque el aire.

El bar del hotel, que se convertirá en tu pequeño búnker durante los próximos días, es un buen lugar para empezar a tomarte la situación con cierta perspectiva.

Es importante que tus hijos aprendan a nadar lo antes posible. No sólo por cuestiones deportivas o de interes lúdico-culturales, sino porque cuanto antes aprendan a nadar antes podrás saborear tu cerveza como es debido.

Con los míos ya tengo los deberes cumplidos.

6. Incentiva nuevas amistades

Es bueno que tus hijos se relacionen con otros niños que conocen en el hotel. No es sólo una cuestión de desarrollar la capacidad para relacionarse con otros seres o de fomentar el intercambio cultural, sino más bien se trata de lógica proposicional: si mis hijos están jugando con otros niños quiere decir que no están jugando conmigo, lo cual significa que me puedo tomar una cerveza en paz.

En fin, ésta ha sido tan sólo una breve pincelada sobre lo que significa viajar con niños. Al principio se trata de toda una aventura llena de situaciones de todo tipo, algunas lamentables, otras apasionantes.

Espero que hayas disfrutado de esta pequeña introducción. Intentaré seguir contándote mis experiencias para que, si no ahora, algún día te sean de cierta utilidad.


Publicado por el Jueves, 1 marzo, 2012
Etiquetas: ,
Categorías: Consejos


21 Comentarios sobre "6 consejos prácticos para viajar con niños"
  1. Luisete dice:

    Los consejos son interesantes, sobre todo lo de nadar, las amistades y demás, aunque en mi caso todavía me toca esperar, ya que mi peque tiene dos añitos y dos meses ahora, 26 mesecitos nada más.

    Pero no estoy muy de acuerdo con lo de que “olvídate de todo antes de los 2 años”, y sólo viajes cortos y demás. Eso pensábamos nosotros al principio, y eso nos decía todo el mundo, pero intentamos que no fuera así y nos gusta contarlo además (como en la quedada de viajeros de Minube del último Fitur).

    Con 7 meses nos fuimos a Washington D.C., a los 10 a Londres, a los 12 a Miami, a los 18 a Boston y Cape Cod, y a los 24 a Japón, y te puedo decir que hemos disfrutado todos como enanos y el ir con el peque, aunque te limita en ciertos aspectos, aunque es verdad que vas cargado como una mula, es una gozada.

    Ah, y cuanto más pequeño, mejor en el avión, porque duerme más, cabe en las cunitas que te ponen en el avión, y es más cómodo. Lo peor es cuando ya camina, empieza a querer verlo todo, pero no es lo bastante mayor para tener asiento propio. Si, te ahorras pagar el tercer asiento, pero tener que llevar a un bicharraco encima que no para de moverse durante lo que dura un vuelo transoceánico es, quizás, la parte más dura de todo lo que hemos pasado con el peque, pero tampoco fue para tanto :)

  2. Jeje, yo tampoco estoy de acuerdo con lo de “antes de los dos años”. Mis padres me llevaron con 16 meses a Suiza, en coche y en tienda de campaña!! Imagino que todo es cuestión de organizarse…

    Lo que espero es que luego los niños viajeros, sobre todo los más pequeños, tengan la ocasión de repetir esos viajes. Porque debe dar mucha rabia el haber estado en un sitio tan chulo, y no ser capaz de recordarlo… Eso me pasaba a mi con Suiza y Alemania, pero tuve la suerte de poder regresar y repetir esos viajes…

  3. Bertika dice:

    Pues yo tampoco… He viajado con los míos desde muy pequeños, pero si llevas razón en que es cuestión de organización y logística, mucha logística.

    Todos tus consejos me parecen muy acertados y necesarios, que luego la gente ve lo de viajar con niños como una gran burrada. Y luego “sales” y ves que los únicos que no viajamos con nuestros hijos somo los españoles. En Egipto y en marruecos siempre nos han dicho “sí, claro, los niños con los abuelos, no?”.

    Viajar con tus hijos es un placer, aunque tiene sus puntos de locura, paranoya y hay que echarle muchísima paciencia.
    Saludos!

  4. Sergi dice:

    @Luisete @Purkinje @Bertika: Antes de nada, me alegro de que el artículo os haya parecido de interés y os agradezco vuestros comentarios, ya que dan pie a un debate creo bastante interesante.

    No me convenceréis de lo contrario; Viajar con niños antes de que éstos cumplan los 2 años (aproximadamente) es un auténtico coñazo.

    Para mí se trata de un “quiero y no puedo” total. Y si lo que piensas es darle a tus hijos el máximo de experiencias posibles desde muy temprana edad, me parece que no hace falta correr tanto; ni lo aprecian ni lo recordarán.

    Tal vez el titular “Durante los 2 primeros años de paternidad olvídate de todo” pueda confundir o conducir al equívoco. Quizás es una afirmación un poco exagerada, pero no se aleja demasiado de la realidad.

    Tal vez se le debería añadir un matiz al titular: “Durante los 2 primeros años olvídate de gozar de tus viajes”. Claro, me diréis que se gozan “de otra manera”. Sí, cierto, pero no se gozan como cuando viajas sin niños, con total libertad y tiempo suficiente para entablar largas conversaciones con los locales, conocer la noche lugareña, improvisar planes sin ningún tipo de límite…

    Cuando los niños se van haciendo mayores vuelves a acercarte a todas esas posibilidades, pero durante los 2 primeros años, olvídate de todo.

    Por supuesto que se puede viajar con niños durante sus primeros 2 años de edad, faltaría más. Mientras te lo puedas permitir y te apetezca, adelante. Ahora, si has viajado mucho anteriormente y lo has hecho exprimiendo tus aventuras al máximo, lo de viajar con niños es otro mundo que no tiene nada que ver con lo conocido, al menos al principio.

    Yo personalmente ni de coña me he planteado hasta ahora salir de la vieja y aburrida Europa con mis hijos. Para qué llevármelos a India, Tailandia o Africa? Es un viaje largo y con muchas peculiaridades que todavia no serian capaces de apreciar y que, además, con las complicaciones que supone “arrastrar” niños pequeños no me permitirían disfrutar de tal experiencia al máximo. Y a Asia o Africa no se va cada domingo, al menos en mi caso (de momento).

    En fin, no me importa seguir con el debate. Al contrario, me parece interesante.

    Estaré pendiente de vuestros nuevos comentarios.

    un abrazo!

  5. Manuel dice:

    Claro que se puede (y se debe) viajar con niños menores de 2 años. Hay que disfrutar de la familia, y los viajes son una de las formas más enriquecedoras de hacerlo (aún con las situaciones a veces desquiciantes que conlleva).

    ¿Que luego no van a recordar nada? Y qué, seguro que siempre se mirarán las fotos de los viajes con cariño. ¿Que ya nunca viajaremos como antes los padres? Claro que no, nuestra vida ha cambiado, y el pasado queda para eso, para recordarlo con nostalgia de vez en cuando.

    No se me ocurre peor tortura familiar que quedarse encerrado en casa por vacaciones.

    Por último, permitidme apuntaros a mis reflexiones sobre viajar con niños, creo que pueden ser un buen aporte a la discusión (y una forma de que veáis las fotos de mis niños por un papá orgulloso): http://www.3viajesaldia.com/los-viajes-de-eric-y-nicolas

    Un abrazo,

  6. Sergi dice:

    @Manuel, voy a aprovechar tu aportación para encender un poco la polémica…

    Ni soy amante de viajar para sacar un par de fotos que me ayudarán a recordar con nostalgia lugares en los que he estado, ni me gusta vivir del pasado o anclado en el recuerdo.

    1- Nuestra vida ha cambiado, estoy de acuerdo. Pero nosotros no. O al menos yo no. Qué tengo otras responsabilidades? sí. Que tengo menos libertad individual? sí. Qué estoy viviendo un sinfín de experiencias que me hacen exprimir al máximo mi existencia? sí.
    Pero sigo siendo el mismo, amante de la aventura, de explorar los límites y de sacarle todo el jugo posible al tiempo, que es al único al que le acepto los límites.

    2- No soy partidario de viajar con hijos muy pequeños, que ni disfrutarán de la experiencia ni te dejarán hacerlo plenamente a tí, por el simple hecho de que en el futuro lo recordaremos y una bonita sonrisa se dibujará en nuestros rostros. No te lo compro.
    Ojalá mis hijos vivan la vida, sus viajes, sus experiencias, olvidándose de las fotos.
    Lo bonito de la vida es el momento presente, no el pasado, ni el futuro.

    3- No caigamos en la confusión. Soy 200% partidario de viajar con niños. Viajar es uno de los activos de más valor que puede ofrecérsele a un niño para su desarrollo personal. Pero no por mucho madrugar amanece más temprano.

    Un fuerte abrazo Manuel. Esperaré ansioso tu respuesta! :)

    P.D: Muy buenas las reflexiones de tu artículo. Luego le añadiré algún comentario…

  7. Pues yo, como padre experimentado que soy (no tengo hijos) creo que ciertamente, antes de los dos años, el tema se complica, pero que eso significa que se tenga que dejar de viajar.

    Los pañales, papillas, llantos y horas para dar el pecho (todo esto experimentado en mis carnes con los hijos de mis amistades) condicionan el viaje, obviamente, pero de ahí a tenerlo que anular o no disfrutar… pues tampoco.

    Ahora bien, si te decides a hacerlo, hay que llevarse el gen de la flexibilidad y adaptabilidad a cualquier situación, cotratiempo o capricho pueril. Los niños, aunque encantadores siempre te sorprenderán.

    Y finalmente, aunque la experiencia del viaje no sea plenamente grata en estas situaciones, creo que es una terapia muy buena para los padres para aprender a relativizar las necesidades de los hijos. Si dejas de viajar hasta que que tenga dos y tengas la mala suerte de concatenar más de una criatura, tu currículum viajero habrá muerto.

    Eso sí, por favor, para los que no llevamos a esos adorables monstruitos, si un sitio no es para niños, no es para niños. Empeñarse en llevarte a tus hijos a un restaurante “fino” o a la ópera o a una playa remota, desierta e idílica en la que nadie ha levantado la voz desde hace años para que los niños hagan pruebas del echo del lugar…pues no. El aquaparc del hotel es quizá una mejor opción.

    Pues esa es mi aportación como padre sin hijos.

    JD

  8. Manuel dice:

    Quizá quedó confuso en mi comentario, pero no pretendía decir que el objetivo de viajar con niños pequeños (menos de 2 años) era para sacar fotos y que más adelante las vean con cariño. Eso es una de las consecuencias del objetivo real, en mi caso: puro egoísmo de padre de seguir viajando, aún a pesar de todos los problemas (que los hay, muchos y bien gordos, como dices muy bien) que trae el llevar a bebés y niños pequeños de viaje. Y también hay puro egoísmo y empecinamiento por compartir momentos nuevos (bonitos y duros a veces) con la familia, donde sea.

    De todas formas, ¿cuándo acaba ‘el suplicio’ de viajar con niños? Mi hijo mayor tiene 3 años y medio ahora, siempre ha sido todo un terremoto y te puedo decir que me ha sido más duro viajar con él cuando tenía 3 años que cuando tenía 1 o 2. Tú que tienes más experiencia Sergi, ¿cuándo se acaban los problemones? Me da que me quedan muchos años… :-)

    Empatizo totalmente contigo cuando defiendes a ultranza el tener momentos para uno mismo, yo siempre he sido muy defensor de mi espacio y mis ratos de soledad, y con hijos es directamente imposible. Ningún día, año tras año. Es duro…

    En definitiva, en mi caso se trata de un tema de egoísmo y necesidad de los padres por viajar: y una experiencia de viaje no del todo plena (aunque aporta en otros aspectos) siempre es mucho mejor que una NO experiencia.

    Gracias!

  9. Yo desde luego dudo que me embarcase en un viaje transoceanico, por multitud de razones. Pero creo que “la vieja y aburrida Europa” es una opcion estupenda para no quedarse en casa y a la vez favorecer el que los niños vean el viajar como algo natural. Viajar no es montar en un avión. Se puede ir a Sigüenza, Montpellier o Insbruck y viajar…

  10. Sergi dice:

    @Manuel, me de la sensación que nuestras posturas se van acercando…

    Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que dices. Por eso comentaba antes que el viajar con niños menores de 2 años (siempre aproximadamente, para marcar una barrera ficticia), es un “quiero y no puedo”. Queremos seguir viajando y nos negamos a admitir que tal vez sea mejor esperar a que crezcan al menos un poco…

    Mi experiencia tampoco es mucho mayor a la tuya, pero tal vez sí que he cruzado esa primera barrera. En mi caso es mi hija pequeña la que tiene 3 años y medio, mientras que mi hijo tiene ya 5. Y la cosa cambia (y mucho) respecto a viajar con recién nacidos o niños con pocos meses…

    Los “problemones” de viajar con niños no creo que desaparezcan nunca, pero sí que cambian y evolucionan. Dependerá mucho de tu destreza como padre y de tus habilidades para persuadir. Cuando ya son “personas”, hay que saber negociar normas y pactar condiciones. Si lo consigues, te auguro grandes viajes con tus hijos.
    (siempre puedes escoger la vía autoritaria, pero aquí no te puedo aconsejar porque ese no es mi estilo)

    Ahora bien, si nos ceñimos a cuestiones puramente prácticas, a partir de los 2 años todo cambia: te sacas bultos de encima, comen lo mismo que tú, pueden ir solos al baño, duermen en una cama… en fin, un sinfín de pequeños detalles que modifican (para bien) por completo la experiencia de viajar.

    Tal vez, como tú bien has apuntado en Twitter, he sido, para variar, un poco radical. Pero tan sólo intento ser sincero y advertir a los “daddy to be” sobre lo que les espera en el futuro, más que nada para evitarles sorpresas o desengaños.

    Me encanta debatir contigo by the way! :)

  11. Daniel dice:

    Para aportar algo al debate, me gustaría conocer vuestra opinión respecto al siguiente tema:

    No tengo hijos y viajo todo lo que puedo. A veces, en esos viajes, los niños molestan, lloran, etc. Por ejemplo, un viaje transoceánico fue una auténtica pesadilla gracias a un bebé que lloraba. En otras ocasiones, los niños/carros molestan mucho a los otros viajeros.

    Es decir, mi libertad y disfrute se ve coartada/perjudicada por padres que llevan a niños de viaje.

    ¿Creéis que el viajero debe pensar también en los otros viajeros a la hora de decidir si llevarse a la tropa? ¿O es problema de los demás?

  12. Pues muy interesante post, pero el punto 1 no estoy de acuerdo, he viajado con mi hijo por Grecia y por Argentina cuando tenia menos de dis añitos, viajes de entre 4 y 5 semanas. A Mexico fue con 2,5 años recortiendo diferentes Estados. Si es cierto que necesitas organizarte bien, pero puedes viajar tranquilamente, es mad como van con el carrito y duermen mucho, fue cuando menos problemas me dió.
    Luego con lo de los tres años, tambien discrepo algo pues, por ese motivo que has comentado, NO QUIEREN CARRITO, son aún pequeños, se cansan muy rápido, y cargas mucho en brazos con ellos, por eso hasta los 4 años llevé el carrito, asi cuando se cansaba iba en carro y si a la noche queriamos cenar tranquilos y el queria dormir lo tumbabamos en el carro. Hay que alargarselo lo mas posible.
    Lo de aprender a nadar tempranito, ahí le has dado, uff la de problemas y nervios que te quitas cuando tu hijo ya sabe nadar, eso es fundamental.

    Saludos , buen post y gran debate para aprender de las experiencias de cada uno.

  13. Luisete dice:

    Sergi, reconoce que ese titular del primer punto lo has puesto para encender la polémica, porque al final no creo que estemos tan alejados en los puntos de vista… :)

    Coincido con Manuel, si yo viajo con mi hijo es, en parte por él, pero desde luego por mí, porque soy egoísta y quiero seguir viajando, ya que es algo que hacía antes de que él naciera, y no quiero dejar de hacerlo. Lo bueno es que se puede seguir haciendo, y mucha gente se empeña en decirte, categóricamente, lo contrario.

    Y en parte es porque con los horarios laborales, cuando llego a casa no queda mucho rato para ver a Eric (el mío también se llama Eric, Manuel) antes de que le bañemos, cene y se vaya a dormir, y sinceramente, si tengo 1 mes de vacaciones al año, es que ni me planteo pasarlo sin él. Ni de coña.

    Es verdad, como dice Purkinje, que no necesitas irte lejos para viajar, por eso digo que si haces viajes largos es porque tú lo decides así, porque se adapta mejor a tus intereses personales en ese momento. Pero tú mismo, Sergi, cuando viajabas por Europa con tus niños menores de 2 años, no podrías haber hecho eso mismo en otros sitios más lejanos, si te hubieran apetecido? Al final, el viaje en avión es la parte menos importante.

    Y no sé, todo eso de ir por libre, de vivir la noche, pues sí, muy bien, pero sinceramente, igual yo soy un aburrido, pero ahora que ya no soy tan joven, viajo de otra manera, me gusta planificar las cosas, aunque también me deje cosas sin planificar para ver cómo salen, y como siempre que viajo me despierto pronto, por las noches ya estoy muerto, así que lo del ambiente nocturno tampoco va mucho.

    Viajar con Eric no ha supuesto un problema, al contrario. Tú disfrutas, pero él también. Y que no se acordará? Conscientemente no, pero después de estar en Japón, mi hijo se ha vuelto un loco de los trenes (como su padre), hasta el punto de que si pasábamos delante de la estación de Shinjuku y no entrábamos se ponía de mal humor porque quería subirse al tren, y cuando juega con sus trenes japoneses en casa, a veces les dice “tren” y a veces, con 26 meses, les dice “shinkansen”, y flipo en colorines.

    En fin, si queréis leer alguna crónica del viaje a Japón último, las pusimos en el blog “familiar” (http://puente-aereo.info/blog/gojira-en-japon-recopilatorio), donde también hemos escrito a veces (mi mujer sobre todo) sobre la experiencia y planificación de viajar con niños.

  14. Manuel dice:

    Enhorabuena Sergi, ¡qué gran discusión has conseguido montar aquí! Los aportes son buenísimos, desde luego que nos estamos reivindicando como padres viajeros totales!

    Pensando en todo lo que habéis dicho unos y otros, me habéis ayudado en ser súper reduccionista con este tema: viajar nos hace felices a los padres (al menos a los que estamos aquí), y necesitamos ser felices (un poquito) porque al final transmitimos lo que somos a nuestros hijos.

  15. Sergi dice:

    @Manuel, gran ejercicio de lógica proposicional el que acabas de hacer Manuel!
    Pero aquí te lanzo esta pregunta:
    Somos realmente felices cuando viajamos con niños menores de 2 años o pretendemos serlo y morimos en el intento?

    Esta va para los que quieran sacar nota…

  16. Sergi dice:

    @Luisete, me encanta tu filosofía de vida! Pero mi objetivo es dar consejo a los que empiezan esta nueva etapa que supone la paternidad…
    Y siendo realista les recomiendo que se esperen un par de años antes de embarcarse en movidas que les van a suponer mucho dinero y poca satisfacción…

  17. Sergi dice:

    @Daniel, creo que algún día Michael O’Leary decidirá cobrar suplemento a los niños llorones en el avión… es de lógica comercial, tiempo al tiempo… :)

  18. Sergi dice:

    @Octavio Avalos, creo que es importante diferenciar entre viajar y disfrutar del viaje…
    Por supuesto que es posible viajar con niños pequeños, faltaría más!
    La pregunta es: realmente disfrutas de esa experiencia como lo harías sin ellos?
    Espero no estar dando la impresión de ser un mal padre! Quiero a mis hijos más que a nada en el mundo, pero intento ser realista y dar consejo a todo aquel que nos lee…

  19. Sergi dice:

    En cualquier caso, a todo esto, me interesaría conocer la opinión de algún pediatra… voy a preguntar en Twitter!

  20. Manuel dice:

    Yo he sido MUY feliz en todos los viajes que he hecho con mi Eric, jamás lo he dudado. Pero no soy un viajero tan aventurero como tú Sergi… De hecho, creo que sólo podemos vivir los viajes con la intensidad que reclamas cuando viajamos solos. Yo estoy rascando 2-3 días al año en plan solo, totalmente insuficiente pero algo es algo :-)

    Os dejo, que me reclama el lactante núm. 2 :-)

  21. Sergi dice:

    @Manuel,
    Bien dicho.
    Al final yo siempre termino acordándome de lugares en los que he estado como India, Camboya, Bolivia… Después de recordar ciertas estampas imborrables para mi memoria finalizo con un simple pero rotundo: QUEJAS CERO.

    Bona nit y sigue cuidando de los tuyos. Muchos más como tú y tal vez construyamos un mundo mejor.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>


Política de comentarios y Privacidad en Viajablog

footer Archivo enlaces Aventuras Escapadas mapa Gastronomía Videos Prensa