Consejos prácticos para viajar a Myanmar

Bagan

Bagan

Hace apenas diez días regresé de mi segundo viaje por Myanmar. Cuando lo descubrí por primera vez, en el año 2011, quedé fascinado por la gente que lo habitaba y su fortaleza ante un corrompido régimen cercano a la dictadura que mantenía un miedo velado sobre las cabezas de su pueblo. Afortunadamente, y aunque siguen gobernando los mismos camuflados bajo un partido político, las cosas parecen haber cambiado para bien en los últimos cuatro años.

Pero la situación política no es lo único que ha cambiado en la antigua Birmania. A nivel logístico, no tiene nada que ver viajar en el 2011 y cómo lo he hecho en el año 2015. Si buscas información en internet sobre consejos prácticos para viajar a Myanmar, necesitas encontrar la más actualizada, ya que las cosas están cambiando a gran velocidad y son muchos los que viajan al país con datos erróneos.

Aquí os dejo algunos detalles de importancia que os pueden ayudar. Y recordad, es un país que se está abriendo a gran velocidad al turismo extranjero, así que debéis visitarlo cuanto antes, porque acabará perdiendo la inocencia y autenticidad que aún conserva.

Visado

Junto al puente de U Bein en Mandalay

Junto al puente de U Bein en Mandalay

Durante mi viaje alrededor del mundo en 2011, cuando visité Myanmar por primera vez, aproveché mi estancia en Bangkok para tramitar el visado de Myanmar. Te lo concedían en 48-72 horas.

Ahora, sin embargo, ya se puede requerir vía internet y previo pago de los 50 USD. La tramitación tarda unos 5 días y te da un derecho de estancia de 28 días. Cuando sea aprobado recibirás un email de confirmación que debes imprimir. Mostrándolo, una vez llegas al aeropuerto de Rangún puedes acceder directamente a la cola de pasaportes e inmigración, esquivando el mostrador de “Visa on arrival”.

Lee también:  Poznan: Viajando sin guía por Polonia

No se expiden visados en el mismo aeropuerto de llegada, salvo algunas agencias de viaje que tienen permiso para tramitarlo para grupos.

Conexiones a Internet

Monjes en Mandalay

Monjes en Mandalay

En el año 2011 era incluso benevolente decir aquello de “internet va a pedales”. Podías tirarte, literalmente, unos 50 minutos para mandar un email, siempre que tu cuenta no fuera de gmail u otro proveedor que estuviera vetado en el país.

En agosto del 2015, muchos de los hoteles tienen Wi-Fi, algo sólo reservado a los cinco estrellas años atrás. Es cierto que no será el más rápido que has encontrado en tus viajes pero es medianamente decente y suele estar incluido en el precio de la habitación. En los lugares más remotos, como es normal, la cosa se complica y la señal es mucho más débil.

Siguen existiendo algunos cibercafés, sobre todo en los lugares más turísticos como Inle, Bagan, Rangún o Mandalay, pero su número ha mermado desde que el wireless fuera ganando terreno.

Cambio de moneda y cajeros

Niños en aldeas de Kentung

Niños en aldeas de Kentung

Este año aún leía en foros: “¡Llevad todo el dinero en efectivo. ¡Y sólo billetes de dólares totalmente nuevos!”. Desinformación absoluta. Ese era el caso en el año 2011 pero nada tiene que ver con lo que encontraréis ahora. No os tenéis ni que preocupar de llevaros dólares si no queréis. El Euro está ampliamente aceptado en las ciudades principales y, mejor aún, ¡ya hay cajeros en el país!. Esto sí que es una novedad importante pues no había ni uno solo en 2011.

Lee también:  Blogs de viaje en la mochila (V)

Recordad que, aunque muchas veces os permiten hacer el pago de compras y servicios directamente en dólares, suele salir más ventajoso hacerlo en la moneda nacional, el kyat.

Además, recuerdo que antes sólo se podía cambiar el dinero en el mercado negro de Bogyoke Market en Rangún, donde la tasa de cambio era como 20 veces mejor que la que recibías en los pocos bancos que te atendían. Tenías que tener cuidado para que los avispados cambistas no te dieran el cambiazo.

Ahora hay casas de cambio por todos lados y los bancos te darán la tasa real. Ya no es necesario que los billetes parezcan haber salidos directamente de la tabla de planchar de vuestra madre. Mientras no presenten claros desperfectos, serán aceptados, aunque sigue siendo aconsejable no llevarlos arrugados.

Comentar la situación política

campos-kentung

En 2011 el tema político era totalmente tabú. Hablar sobre ello con cualquier local significaba ponerle en un compromiso serio. Muchos espías gubernamentales se apostaban en cafeterías, restaurantes y demás, dispuestos a denunciar a aquellos que tuvieran unas palabras contrarias a la Junta Militar.

Durante mi viaje de este verano, nuestro guía local nos daba auténticas conferencias antigubernamentales en el micrófono del autobús. Él mismo escribe columnas críticas en uno de los periódicos burmeses y me quedé totalmente sorprendido por la impunidad con la que lo hace.

El tema de manifestarse de forma multitudinaria sigue siendo más bien peligroso pero al menos ya no les detienen por hablar en la calle.

Transportes

La red de transporte ha mejorado ostensiblemente en los últimos cuatro años. Los chinos han ayudado en la construcción de mejores carreteras, aunque nada es gratis en este mundo y ha sido como pago a la venta masiva de recursos naturales que las cortoplacistas mentes de los capos de la junta militar han realizado a China durante la última década.

Lee también:  Twalk with me, viajar confiando en la gente

vistas-kentung

También han mejorado los autobuses que realizan los recorridos y se han acortado algo los tiempos de viaje.

Aunque creo que la ruta terrestre es la mejor forma de conocer el país, si no dispones de mucho tiempo será mejor volar con cualquiera de los aviones de hélice que poseen las compañías aéreas nacionales. El servicio a bordo es exquisito y los retrasos son aceptables. Eso sí, es bastante más caro que autobuses o trenes.

Vacunas y enfermedades

No es obligatorio presentar ningún tipo de documento de vacunación. No obstante, es buena idea que visitéis la oficina más cercana de Sanidad Exterior y os comenten cuáles son las vacunas recomendadas (hepatitis A y B suelen estar siempre en la lista).

En cuanto a la malaria, hay zonas que presentan brotes puntuales. Conviene informarse antes del viaje.

Cuándo ir

La mejor época para viajar a Myanmar es durante los meses de noviembre o diciembre. Es justo después de la temporada de lluvias y los campos y montañas lucen un esplendoroso verde.

De todas maneras, este año viajé en agosto y tuve mucha suerte con la lluvia (sólo tuvimos lluvia fuerte un día de veinte), disfrutando de un paisaje precioso.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
3 Comentarios
  1. Marjorie 2 septiembre 2015
  2. Esther 22 enero 2016
  3. David 23 enero 2016

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *