Consejos para combatir el jet lag

Google +TwitterFacebook

dry Zai Aragon

Cuando se viaja a una zona horaria diferente, lo más normal es verse afectado por el jet lag. Cuanto mayor es la diferencia horaria, más se sienten sus efectos y puede ser realmente molesto sobre todo si se trata de un viaje de pocos días así que me gustaría daros unos consejos para combatir el jet lag.

A mi solía costarme una semana entera adaptarme por completo al horario de Estados Unidos. Eso no significa que estuviera 7 días totalmente incapacitada, pero sí notaba que no estaba al 100%.

Con el tiempo y la práctica he ido mejorando mi propia marca y hoy me siento muy orgullosa de poder decir, tras aterrizar en Texas hace 4 días, que el jet lag no me ha molestado. Esto se merece escribirlo dos veces: HE CONSEGUIDO DOMINAR EL JET LAG. Aún no me lo creo…

Supongo que ahora los viajeros tendrán mucha curiosidad por saber cómo lo he conseguido, así que aquí van mis consejos:

1. Empieza la adaptación antes de salir

Los últimos 5 días que pasé en España antes de venir a Estados Unidos empecé a acostarme cada vez más tarde y a levantarme también tarde. Parece una tontería, pero cada hora que consigues retrasar tu horario es una hora que le llevas ganada al jet lag.

2. Duerme en el avión, pero no durante todo el trayecto

Esto es importante porque si duermes todo el camino y resulta que el viaje lo has hecho cuando es de día en el sitio al que vas, entonces estás jugando en tu contra. Lo mejor es cambiar la hora al subir al avión y dormir sólo mientras es de noche en tu destino. Recuerda que tu objetivo no es llegar descansado sino adaptarte lo antes posible.

Lee:
Pagar para elegir donde sentarse en un avión

Por cierto, yo no recomiendo el uso de medicamentos para dormir porque al tomarlos no se puede controlar el sueño, te dejan adormilado varias horas más de la cuenta y después no consigues dormir por la noche, que es cuando tienes que hacerlo.

Sin aumento de precio te facilitamos el alquiler de coche con nuestro buscador:

3. Actívate nada más llegar

Empieza tu rutina en cuanto aterrices. No duermas una siesta para descansar un rato, manténte activo desde el primer momento e intenta estar expuesto a la luz del sol para ayudar a tu cuerpo a situarse. De esa manera puede que estés un poco cansado durante el día (sobre todo el primero), pero conseguirás dormir por la noche.

4. Adáptate a los horarios de comida locales

Es muy simple: cuando sea la hora de comer allí, come. Aunque no tengas hambre. Si empiezas a sentir hambre fuera de hora puedes picar algo, pero no hagas una comida completa. Una vez que conseguimos coger el ritmo de las comidas todo lo demás le sigue y el cambio es más fluido.

5. Haz ejercicio para mantenerte despierto

Se me ocurren muy pocos casos en los que el ejercicio no sea beneficioso, y este no es uno de ellos. Si vuelas hacia el oeste, haz ejercicio a última hora de la tarde. Ese es el momento en el que el sueño te va a atacar porque para tu cuerpo ya es hora de ir a la cama. Si no te activas corres el riesgo de quedarte dormido sentado en una silla (créeme, hablo por experiencia). Un ejercicio suave, como salir a correr, no sólo te mantendrá despierto en las horas de riesgo sino que además te dejará agotado y listo para dormir toda la noche.

Lee:
¡Traéme el gato que apuntalo el avión!

Espero que estos consejos os ayuden en vuestro próximo viaje. No son demasiado difíciles de seguir y realmente se notan los resultados.

Reserva tu viaje al mejor precio:

Puntúa este artículo
, ,
Google + Twitter Facebook
4 Comentarios
  1. Almudena 11 julio 2011
  2. Ainara 11 julio 2011
  3. La Morada del Viajero 13 julio 2011
  4. Zai Aragon 14 julio 2011