Consejos de alojamiento en Chile y Argentina

Google +TwitterFacebook

Ya van casi 100 días de viaje y tanto el cuerpo como las costumbres se van curtiendo en el Nuevo Continente. La secuencia de hechos y deberes se repite en cada ciudad, pueblo, parque nacional o lo que sea adonde lleguemos: buscar alojamiento, acercarse a la oficina de turismo, preguntar a los locales por buenos lugares donde comer o cenar bien por poco dinero e ir averiguando cómo llegar al próximo destino.

El primer paso -el alojamiento- es de los más importantes cuando estás realizando un largo viaje como éste, en el que decides el destino tan sólo unos días antes y apenas tienes tiempo de mirarte nada por anticipado. El hostal, pensión, camping u hotel en el que te quedes será uno de los principales gastos del viaje y además influirá en tu forma física -un buen descanso es necesario para pasar tantos meses on the road– de manera decisiva. En resumen, todos buscaremos el típico bueno, bonito, barato que tanto nos gusta a los españoles, nos vayamos 2 semanas o 7 meses.

Nosotros hasta ahora nos hemos alojado principalmente en hostels compartiendo habitación con varias personas más por un mejor precio, pero también hemos estado en apartamentos alquilados en Río de Janeiro y Buenos Aires, y en casas familiares en el que para mí es el medio ideal de alojamiento en Chile.

Para la gente mochilera que visite y busque alojamiento en Argentina pienso que el tema iría por zonas. En lugares como Buenos Aires, Península de Valdés, Iguazú, Salta, Mendoza y las zonas más al sur como Usuahia y quizás Calafate, aconsejaría que os alojarais en hostales.

Quizás en lugares pequeños como Calafate tengáis que reservarlo con alguna semana de antelación en temporada de verano si no queréis arriesgar, pero en la mayoría de lugares bastará con que os dirijáis a la oficina de turismo nada más llegar o vagabundeéis las zonas de alojamiento que encontréis en vuestra guía en busca del que más os contente. Tened en cuenta que la mayoría de websites tipo hostelworld os mostrarán precios mayores si lo reserváis con antelación. Al menos eso hemos encontrado nosotros hasta ahora: en general sale más económico llegar sobre la marcha y preguntar que reservar el mismo hostel por algun intermediario.

Lee:
Recorrido completo de una vuelta al mundo de un año

Sin embargo, en la región de los lagos de Bariloche, San Martín de los Andes, Villa La Angostura y demás poblaciones de los alrededores -incluyendo zonas más septentrionales de la Patagonia como el Chaltém, Bolsón, Esquel e incluso el Calafate- los precios de los hostales se encarecen algo y la opción de la tienda de campaña -para los amantes del camping– pasa a ser la número 1. Además, ya no sólo se trataría de un tema económico sino que la belleza natural de la zona hace que sean muchos los campings que se extienden alrededor de preciosos lagos rodeados de montañas nevadas y bosques mágicos. Es el preciado tesoro de levantarse y ver amanecer en lugares maravillosos.

Yo allí me alojé sólo en hostales porque no tenemos carpa -como la llaman aquí- y mis compañeros de viaje no son muy fans del camping, pero han sido muchísimos los viajeros que nos aconsejaron hacerlo en las zonas que os he comentado.

En cuanto a Chile, la cosa cambia. Dejaros de hostales y demás. Aunque nos hemos quedado un par de noches en uno en Puerto Varas, en los demás lugares hemos optado por alojarnos en hospedajes caseros. Se trata de familias que abren sus casas a viajeros de buena fe para poder tener un ingreso extra que les viene muy bien. Hasta ahora la experiencia ha sido positiva, consiguiendo una habitación propia con baño casi exclusivo y muy buen trato de las personas dueñas de la casa. Además el precio bate a los hostales. Mención especial para la casa de la señora Silvia en Cucao, una pequeña población en la maravillosa isla de Chiloé, que por 4 euros la noche nos alojó en una bonita y acogedora casa a la que daba gusto volver cada noche. En estos casos además, como la gente es del lugar, podrán ayudaros a la hora de moveros por allí, buscar los mejores restaurantes en cuanto a calidad precio y la mejor forma de visitar los puntos de interés de la región. Ni que decir tiene que podréis conversar con ellos y aprender muchísimas cosas de las gentes que pueblan los lugares por donde pasáis que es, al fin y al cabo, uno de los anhelos que colma a cualquier buen viajero.

Lee:
Charlando con Willem Dafoe en la noche de Buenos Aires

La opción del camping vuelve a ser posible en las zonas patagónicas, Puerto Varas, Pucón y la isla de Chiloé, siendo muy popular entre los chilenos.

En Santiago me quedaré en casa de un buen amigo pero imagino que de nuevo habrá que volver a hostales de allí para arriba.

Os aconsejo que no os agobiéis en absoluto con el tema de buscar alojamiento por adelantado en un viaje de este tipo porque no tendréis ningún problema para encontrar sitio. Nosotros vamos sobre la marcha y no nos hemos quedado nunca en la calle y pocas veces hemos tenido quejas. Yo intento siempre dejaros los lugares, precios y demás de los sitios por los que voy pasando, pero ya sabéis, no cortaros en entrar, preguntar y, sobretodo, regatear que en Chile nos está sirviendo bastante bien para ahorrarnos unos buenos pesos por noche. En hostales es más complicado pero en los hospedajes chilenos si les decís que os quedáis más de una noche, pedidles que os rebajen el precio y lo harán.

Desde uno de estos hospedajes, en Pucón (Chile) me despido por hoy que ya se hace tarde por aquí.

Reserva tu viaje al mejor precio:

Puntúa este artículo
, ,
Google + Twitter Facebook
4 Comentarios
  1. Pau 13 febrero 2009
  2. David 15 febrero 2009
  3. toni 13 septiembre 2009
  4. Alicia 28 noviembre 2010