¿Conduciendo por la derecha en Irlanda?

Google +TwitterFacebook

En nuestra querida Isla Esmeralda comienzan a plantearse algo que, hasta hace poco, era impensable: comenzar a conducir por la derecha.

Donie Cassidy, el líder de la cámara alta del Senado irlandés, citó a Suecia – quienes pasaron a conducir por la derecha en 1967 – como ejemplo de país que cambió décadas después de que la mayoría de Europa lo hiciera.

El crecimiento económico que ha tenido lugar desde hace unos 10 años en Irlanda, ha atraído a decenas de miles de trabajadores – entre los que me incluyo yo -, especialmente de Europa Central y del Este. Además, se está convirtiendo en un lugar popular para el turismo, sobre todo el proviniente de los Estados Unidos.

Cassidy ha reconocido a la televisión pública irlandesa (RTE) que esta medida facilitaría la conducción a todos los turistas, ya que, en su mayoría, están acostumbrados a hacerlo por la derecha. También comenta: “Cuando viajo a América, me lleva como 5 ó 6 días acostumbrarme a la conducción”.

Las autoridades de autopistas irlandesas consideran esta medida como “inviable” y la verdad es que veo complicado que llegue a llevarse a cabo.

Otra proposición de Cassidy consiste en la reducción del límite de velocidad a 80 km/h para los extranjeros, por los 120 km/h como límite establecido para los locales.

La verdad es que siempre que alguien me pregunta “¿Qué tal se conduce por allí?. ¿Merece la pena alquilar un coche?”. Siempre me cuesta contestarles.

A ver: no es tan complicado acostumbrarse pero hay que ir con muchísima precaución y muy concentrado, porque cuando te relajes y hagas las cosas sin pensarlas, será cuando tomes un desvío en la dirección opuesta o hagas una rotonda al revés (cosa que aún no me ha pasado nunca y espero que nunca me pase). Yo veo el problema mucho más allá de izquierda-derecha o derecha-izquierda (parezco Coco en Barrio Sésamo). En esta isla hay un gravísimo escollo en la calidad ínfima que tienen las carreteras. Son estrechísimas, de pavimento desigual y con agujeros, mal señalizadas y escasamente iluminadas. Sólo deciros que para recorrer los 220 kms que separan Dublín de Galway – una de los lugares mas visitados de la Isla por su proximidad a los maravillosos Cliffs of Moher – os llevará unas 3 horas y pico.¡Y eso que la mayoría del trayecto es por una de las mejores carreteras de Irlanda!.

La verdad es que siempre lo he considerado como uno de los principales puntos negros de este país. Y es que son muchas las vidas que se toma la carretera para el número de habitantes que tienen.

Otro punto negro es el clima, ¡pero no veáis la alegría esta semana al levantarnos todos los días con un sol radiante!. Y es que Irlanda merece la pena visitarla. Cuando queráis, veniros y seremos vuestros guías.

Vía Reuters

Reserva tu viaje al mejor precio:

Puntúa este artículo