Cómo reclamar a las compañías aéreas

Aeropuerto de Gotemburgo

Aeropuerto de Gotemburgo

En el mundo globalizado en el que nos encontramos, cada día son millones los vuelos que salen de las decenas de miles de aeropuertos que hay en el planeta. Debo reconocer que mi medio de transporte favorito es – y lo será siempre – el tren, pero las exigencias del guión y la escasez de tiempo hacen que cada año acabe tomando más aviones de los que desearía.

Siempre me consideré afortunado en este tema. Creo que habré superado ya el millar de vuelos y jamás me han perdido una maleta (toco madera). Sí que recuerdo algunos sustos en turbulencias y aterrizajes y despegues algo movidos, pero tampoco nada que me hiciera pensar que no saldría vivo. Sin embargo, sí que he sufrido en algunas ocasiones cancelaciones, retrasos y overbooking.

La primera vez que sufrí una cancelación fue con Ryanair. Con gran enfado, me propuse hacer una reclamación formal para conseguir, al menos, la devolución del importe del billete. Sin embargo, las trabas que ponían para realizarla – sólo se podía tramitar mediante fax – acabaron logrando que me quedara de brazos cruzados. Además, no sabía por dónde empezar.

Zona Aire del Aeropuerto de Sevilla

Zona Aire del Aeropuerto de Sevilla

Más recientemente tuve la buena suerte de escaparme por los pelos del atentado de Zaventem, en Bruselas. Sin embargo, una buena amiga sí fue a coger el vuelo que teníamos esa mañana para regresar desde la capital belga a Alicante y el caos que sobrevino ya lo sabéis. Vueling se vio desbordada por las peticiones de información y reclamaciones, pero no estuvieron muy dispuestos a concederlas hasta que usé un poco la fuerza del blog.

Lee también:  La última de Ryanair: cigarrillos sin humo a bordo

Lo que me ocurrió en aquellas ocasiones, sucede también a más del 94% de los usuarios de las distintas líneas aéreas que operan en España. El pasajero español medio no tiene ni idea de cuáles son sus derechos y cómo debe actuar para realizar una reclamación por cancelaciones, retrasos, pérdidas de equipaje y demás contingencias que pueden surgir en un vuelo. Por este motivo surgieron empresas como Gate 28.

La empresa española Gate 28 se encarga de informar y tramitar las reclamaciones de los pasajeros mediante un mecanismo muy sencillo. Al entrar en su web tan sólo tienes que introducir los detalles del vuelo en cuestión y, automáticamente, te informarán de si tienes derecho a compensación o no. Para averiguar esto, Gate 28 trabaja en colaboración con la plataforma EU Claim, que posee una base de datos de millones de vuelos e información metereológica actualizada al momento. Gracias a ello, se puede determinar cuáles han sido las causas de una cancelación o retraso en un vuelo determinado.

Terminal Internacional, Aeropuerto de Sidney, Australia

Terminal Internacional, Aeropuerto de Sidney, Australia

Cuando sufrí el único overbooking de mi vida – en un vuelo de Madrid a Alicante – tuve la suerte de que Iberia me informó de mis derechos. En esa ocasión, me llevaron a un buen hotel cercano a Barajas y cubrieron los gastos de estancia, cena y desayuno. A la mañana siguiente, me pusieron en el primer vuelo hacia Alicante y, además, me compensaron económicamente con 250 euros.

Y es que, según la normativa europea vigente desde el año 2004, las compensaciones económicas por vuelos cancelados, que no has podido llegar a tomar por culpa de un overbooking, o que llegan con más de 3 horas de retraso a su destino son: 250 euros para trayectos de hasta 1.500 km; 400 euros para los de más de 1.500 km; y 600 euros para los que superan los 3.500 km (con salida desde un aeropuerto de la UE y llegada a uno de fuera de la UE).

Lee también:  Los asientos asignados de Ryanair

Sin embargo, no tendrás derecho a compensación alguna si el vuelo se ha cancelado por circunstancias extraordinarias (siendo el mal tiempo la más común de ellas), si se anunció con al menos dos semanas de antelación a la fecha de salida, o si te ofrecieron un vuelo alternativo con la misma ruta y horario similar.

Aterrizaje de un China Southern en Aeropuerto de Sidney

Reconozco que, al no tener prisa por llegar a casa, en aquella ocasión la jugada me salió perfecta, pero no habría reclamado los 250 euros ya que desconocía que tenía derecho a ello.

Y es que la desinformación general es la baza en la que se apoyan las compañías áereas. En lo que va de año 2016, son más de 4.500 los vuelos que han generado un derecho de reclamación por parte de sus pasajeros, afectando a más de medio millón de usuarios y dando a lugar a potenciales compensaciones que alcanzan los 300 millones de euros. Eso sí, sólo algo más del 5% de casos llegan a reclamarse. Una cifra realmente ínfima.

Bonita (a mí me gusta la foto) puesta de sol en el Aeropuerto de Dublín (Irlanda)

Puesta de sol en el Aeropuerto de Dublín (Irlanda)

Esto debe cambiar. Para fomentar el uso de su plataforma, la empresa Gate 28 obtiene rendimiento tan sólo sobre reclamaciones ganadas, cobrando un 30% de la cantidad que se le concede al pasajero afectado. Eso sí, debido a la buena base de datos que posee y el gran equipo de profesionales que componen su plantilla, esto ocurre en un 97% de las reclamaciones interpuestas a las distintas compañías aéreas.

Una pena que mi problema con Ryanair ocurriera en 2004, porque lo que muy poca gente conoce es que se puede reclamar hasta 10 años después de ocurrida la incidencia.

Lee también:  Ryanair y el equipaje de mano

Si has tenido algún problema de este tipo en tus vuelos de los últimos años, no te quedes cruzado de brazos y logra la compensación que te corresponde. Seguro que las compañías aéreas no te lo agradecerán, pero tu bolsillo sí.

 

 

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Cómo reclamar a las compañías aéreas
5 (100%) 1 voto
2 Comentarios
  1. RefundAir 18 septiembre 2016
  2. Javier López 23 septiembre 2016

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *