Colgando del cielo: la experiencia de volar en Paramotor en Albacete (con vídeo)

Colgado del cielo en Paramotor Albacete

Ignacio Izquierdo colgado del cielo en Paramotor en Albacete (C) Avistu

Si saltar en paracaídas a 4.000 m de altitud es un chute de adrenalina que vives a más de 200 km/h, volar en paramotor es casi, casi, la experiencia contraria. No te sentirás como si estuvieras recibiendo un masaje en un cuarto iluminado sólo por la luz de las velas, pero estarás encantado con la parsimonia y la lentitud de todas las maniobras.

Esa lentitud es lo que te permitirá disfrutar con mayor comodidad del paisaje que sobrevuelas y de la propia experiencia. Al contrario que en la caída libre donde los tiempos – que se miden en en decenas de segundos – los marca la altitud de salto y la inevitable gravedad, aquí el tiempo en el aire sólo depende del consumo de combustible del motor.

Nada de velocidades de coche deportivo, el sencillo motor de un paramotor (originalmente se usaron derivados de motores para uso agrícola) sólo permite velocidades de entre 24 y 60 km/h, según modelo. Pero, aunque haya sus respectivos récords, el paramotor no es un deporte de velocidad, de llegar rápidamente del punto A al punto B, sino de sobrevolar y disfrutar el paisaje sobre el punto A, el punto B y el recorrido entre ambos. De hecho, a veces no hay ni punto B.

Paramotor en Albacete

Las dimensiones del Paramotor que usamos en Albacete (C) Avistu

El paramotor nació de un concepto tan sencillo y original como incorporarle un motor y una hélice a un parapente (definido, rápido y mal como “un paracaídas de diseño modificado para planear y volar usando las corrientes de aire, no para amortiguar con seguridad la velocidad de caída aunque también cumpliría esa función en caso de emergencia”), pero colgado literalmente a la espalda del piloto.

Lee también:  Las 10 mejores cosas que ver en Nueva Zelanda

Supongo que habréis visto las imágenes (y si no, ahí está Google), de señores a los que les ha crecido una joroba con forma de hélice encerrada en un armazón protector. Esa es la primera variante del paramotor y con ese motor, generalmente de 2 tiempos, se consigue un empuje que permite aumentar la sustentación del parapente y ganar altura.

Transportado en furgoneta, preparando Paramotor Albacete

Un Paramotor transportado en furgoneta es preparado para volar en Albacete (C) Avistu

Sandra Otero ante las cámaras Minubetrip Albacete

Sandra Otero ante las cámaras en el Minubetrip Albacete (C) Avistu

Si el equipo de parapente cabe en el maletero de un coche, el equipo de paramotor (parapente + hélice) lo hace literalmente en la parte de atrás de una furgoneta. Incluso cuando aparecieron los modelos en que se incorporaba un pequeño chasis con ruedas (similar en tamaño a un kart), el concepto de movilidad no cambió. Los modelos más grandes, un termino relativo, son los biplazas y algunos de ellos ya requieren un pequeño remolque pero la autosuficiencia se mantiene: puedes llevarte a cualquier parte todo lo que necesitas para volar.

Fue en uno de estos en el que yo tuve mi primera experiencia de vuelo en paramotor, en un trike (triciclo) biplaza, en un campo de vuelo junto al CAV (Circuito de Alta Velocidad) de Albacete.

Campo de aterrizaje paramotor Albacete

Campo de aterrizaje de Paramotor junto al CAV Albacete (C) Avistu

En aquel campo de vuelo (si es que esa es la expresión correcta porque campo, campo, era campo y vuelo, vuelo, se volaba) estabamos un grupo de amigos blogueros (Cristina de www.viajaenmimochila.com, Ainara de www.elmundoatravesdeunvisor.com, Txema de www.viajarsindestino.com, Oscar de www.oscarcastedo.com e Ignacio y Sandra de Minube) que gracias a Minube y la APEHT (Asociación Profesional de Empresarios de Hostelería y Turismo) de Albacete ibamos a disfrutar esa experiencia de vuelo.

Lee también:  Trekking por el valle de Aosta: De Etroubles al refugio de Champillon (2ª etapa)

Aunque estuvimos varios días en Albacete (estad atentos a Minube TV para cuando salga el vídeo que ellos grabaron), el vuelo en paramotor se nos ofreció como actividad original más que como opción turística para quien visite Albacete. Pero lo bueno del paramotor es que cualquier campo, cualquier ladera, pueden ser un punto de despegue y aterrizaje.

Auto Proretrato Capitán Oscar Castedo

Auto goProretrato Capitán Oscar Castedo, “especialista en Paramotor y Nikon” (C) Avistu

Surrealismo con sentido Paramotor Albacete

Surrealismo con sentido en el Minubetrip Albacete (C) Avistu

“Pon los pies aquí, sobre los pedales, pero no los muevas” fue una de las dos instrucciones básicas de seguridad que recibí tras abrocharme el cinturón de seguridad del asiento delantero del paramotor. No me costó nada hacerlo pero con la otra norma tuve mis dudas, mantener los brazos cerca del cuerpo y dentro de la estructura del aparato.

Y es que, sentado en un trike biplaza con motor Rotax, para buscar la estructura del aparato tenía que levantar la vista y casi doblar el cuello para encontrar la barra sobre mi cabeza. Pese a llevar puesto, como es de recibo, un casco, no tenía la sensación de estar en ningún aparato hecho por el hombre. Delante de mí no había ningún obstáculo artificial y me sentía como si me desplazara en la palma de un gigante, extendida por delante de él mientras caminaba sin prisa pero sin pausa.

No notaba ninguna vibración del motor, aunque sí el ocasional zumbido del mismo con mayor o menor potencia según el piloto realizaba alguna maniobra que así lo requiriera. Delante y debajo de mí se extendían los campos de Albacete, a las afueras de la ciudad, de secano unos, y siendo regados al atardecer otros. No era un vuelo sobre espectaculares paisajes de Albacete, que los hay, sino para probar esa experiencia, esa otra forma de volar.

Lee también:  Consejos prácticos para realizar el trekking al circuito del Annapurna

Me gustó mucho. Como dije antes, no parecía estar dentro de una estructura, como ocurre en aviones y helicópteros. El paisaje es un todo que te envuelve, una gigantesca pantalla en la que te proyectas, a la que la mente llega antes que el cuerpo, y estás, literalmente, colgado de las nubes.



(Nota: En el vídeo, las tomas del paramotor desde tierra corresponden al vuelo de Oscar Castedo, a espera de que les pida las mías – y es que lo dejé para el final – a los compañeros que me grabaron a mí)

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
,
6 Comentarios
  1. Judithtiral 13 agosto 2013
  2. Alícia Bea 13 agosto 2013
  3. Avistu 14 agosto 2013
  4. Avistu 14 agosto 2013
  5. Diego 23 septiembre 2013
  6. Avistu 1 octubre 2013