Coincidencias y atropellos en la India

Conozco a gente que ha estado 6 meses o 1 año viajando y ha tenido sus visitas a lugares bellísimos, sus interminables viajes en bus, barco o avión, caminatas, encuentros con gente interesante y anécdotas. Sin embargo, la cantidad de robos, olvidos, encontronazos y anécdotas varias que sufrí en mis 5 meses de viaje superan la media.

Una de las más sonadas ocurrió -cómo no- en la India. Nuestro querido guía-conductor-timador-jeta CP (no viene Código Postal, sino que sonaba Sipi) nos conducía por una de las carreteras de Rajasthan que nos llevaría a la Feria del Camello en la ciudad sagrada de Pushkar. El calor era sofocante e íbamos con las ventanillas bajadas mirando el paisaje mientras éramos obligados a escuchar el cassette de una música compuesta por una melodía arrítmica y repetitiva y una voz estridente de la cantante india de turno. En eso, vimos un buitre parado en medio de la carretera. Yo no sé cómo serán los buitres europeos o españoles pero éste era un auténtico BUITRACO. CP redujo la velocidad e hizo sonar el claxon. El pajarraco nos miró pasivo y no se movió lo más mínimo. El conductor se confió pensando que al final alzaría el vuelo, pero no, amigos, no era un avión, no era superman…era un pajarraco atontado por el calor que no se intentó apartar hasta que el coche se le echó encima. POM!. Le dimos.

El buitre consiguió alejarse a trancas y barrancas y CP examinó el coche para descubrir que nos había dejado un pequeño abollado en la parte delantera del parachoques y parte de la tapa del motor.

Seguimos camino y, como una hora más tarde, fuimos detenidos en un control policial de carretera. Era el primero que nos paraba en la India, pero por la discusión acalorada que mantenían CP y el oficial, parecía que la cosa no estaba yendo bien. El hombre de caqui examinó nuestro coche y señalaba el golpe que tenía en el frontal a la vez que gritaba a nuestro guía. CP se nos acercó y nos comentó lo que pasaba. No podíamos creerlo.

A unos kilómetros de allí, un coche pequeño, blanco, con 2 turistas a bordo y un conductor hindú, había atropellado a una niña a la salida de un poblado. El turismo se había dado a la fuga y había orden de busca y captura. La niña había sido llevada al hospital y parece que estaba bien, pero la policía no cejaba en la búsqueda del culpable. ¿Ádivináis qué modelo y de qué color era nuestro coche?, ¿cuántos turistas llevaba y quién lo conducía?. Pues sí, todo cuadraba, incluso el golpe en la chapa.

Rober y yo nos miramos totalmente flipados. CP estaba aún dando explicaciones a aquella copia mala de uno de Los Hombres de Paco cuando… ¡voilá!…¿qué aparece por el horizonte detrás nuestro?: un coche blanco, pequeño, con 2 turistas y un conductor hindú. Además, el tío -imagino, con un acojone comparable al que le entró a pitufina cuando le dijeron: vas a vivir en una aldea rodeada de tíos azules en gayumbos– paró el coche a la vista de la gente del control, dudó unos segundos y comenzó a dar la vuelta.

Dos policías salieron lanzados en moto para dar caza al prófugo. Y así lo hicieron. En menos de 5 minutos aparecieron de vuelta escoltando al vehículo. La discusión se volvió aún más acalorada y los policías zarandearon al conductor, que estaba realmente apabullado y asustado. CP intentaba mediar como buenamente podía y las caras de los turistas -creo recordar, alemanes- eran todo un poema.

Al final partimos sin saber cuál sería la suerte de aquél hombre y su pareja de turistas, pero peor era no saber qué había sido de la niña atropellada. Nos dijeron que estaba bien, que el golpe había sido muy leve, pero no sé hasta qué punto sería verdad.

Sin duda una historia de coincidencias y mala suerte que espero que acabara bien para la niña. El conductor, si huyó sin socorrerla, se merecía algún tipo de condena…y los turistas…pues no sé, imagino que se quedarían blancos y sorprendidos cuando pasó todo, pero no quita que tengan su parte de culpa en este hecho tan inhumano.

Cosas que pasan en la India, un país que sin lugar a dudas no te dejará indiferente.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Coincidencias y atropellos en la India
5 (100%) 1 voto
Una respuesta
  1. Javier Gómez 23 julio 2008