Cerdeña: la nuraga de Santa Sabina

nuraga
Dejamos atrás las fiestas de carnaval de Mamoiada y la zona de la Barbagia del interior de Cerdeña para volver a la costa oeste.

Un buen café -algo que sólo saben hacer los italianos y portugueses en Europa- ayudó a despejarnos la cabeza de la fiesta de los mamutones que habíamos disfrutado el día anterior. Subimos al coche y partimos en dirección a Bosa.

A medio camino encontramos la señalización de una nuraga llamada Santa Sabina. Íbamos bien de tiempo así que hicimos un alto en el camino.

La nuraga de Santa Sabina es un legado de la edad de bronce a nuestros días. Se trata de una torre construida con basalto y se encuentra justo al lado de una iglesia de estilo bizantino.

Lo mejor de esta nuraga es que no existe ticket de entrada y uno puede subir las escaleras como a uno se le antoje. Se encuentra bien conservada, con una escalera de piedra que nos lleva a lo alto de la nuraga donde existen vistas a un verde y extensa panorámica de la zona.

Junto a la nuraga de Santa Sabina se levanta una curiosa iglesia que lamentablemente encontramos cerrada con llave y no encontramos a nadie en las cercanías que pudiera abrir sus puertas para visitarla.

Tras la visita emprendimos la marcha. El espléndido día, el contacto con la historia y la aventura de introducirnos en el interior de una nuraga nos cambió la cara y nos hizo olvidar por completo la resaca que llevábamos encima.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Lee también:  Comida tradicional de Cerdeña: alcachofas con naranja
Puntúa este artículo
2 Comentarios
  1. sandra 22 febrero 2011
  2. Giuseppe Ridderhoff 28 marzo 2012