Censura en los Juegos Olímpicos de Pekín

Los Juegos Olímpicos de Pekín son una vergüenza, y no me cansaré de repetirlo. La forma en la que el Comité Olímpico Internacional se está bajando los pantalones ante el gobierno comunista chino está llegando a niveles insultantes. Si viajas a China o ya estás por allí conéctate a internet e intenta recoger información sobre Amnistía Internacional, Tíbet o la masacre de Tiananmen; ¿resultado? no hay acceso. Y el COI sin decir ni mu, a callar y, eso sí, a llenarse los bolsillos con la lluvia de millones que genera un evento de este tipo.

No hace mucho un muy buen amigo mío me hacía ver que es positivo que las Olimpiadas se lleven a cabo en China porque es la única forma de que su población conozca la realidad que existe fuera de sus fronteras. Tal vez tenga razón; ojalá. Tal vez el COI busque lo mismo y acepte todas las condiciones chinas para conseguir el objetivo final, que sería introducirse en el país más poblado del planeta cueste lo que cueste y una vez allí regalarles a los chinos la visión de otro mundo; ojalá. Yo no creo que sea así, pero les daré mi beneficio de la duda.

En fín, que las Olimpiadas de la Vergüenza están a punto de comenzar, y tal vez el COI haría bien en modificar su lema olímpico por un “Citius, Altius, Fortius, Fortunatius…” (Más Rápido, Más Alto, Más fuerte, Más Ricos…)

P.D: Ayer seguí con atención una entrevista a Barack Obama que la CNN le hacía en directo y he de reconocer que este tipo me transmite optimismo. Estaremos atentos…

Lee también:  Visita alternativa a la Gran Muralla China durante los Juegos Olímpicos
Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo